Contra el poder

Uribe y su plan de violencia contra Venezuela

Fue durante el gobierno de Uribe Vélez que se dio el golpe de Estado en Venezuela durante el 2002, también el golpe petrolero, también la intervención paramilitar en la hacienda Daktari. Fue Uribe Vélez quien ganó las elecciones presidenciales con un escándalo por la llamada parapolítica, que consistió en un acuerdo con los paramilitares a fin de arreglar en las regiones remotas bajo sus dominios la votación para llevar al congreso colombiano un grupo de senadores que harían un proyecto de ley para beneficiar a cientos de delincuentes responsables de innumerables masacres ejecutadas contra ciudadanos colombianos. Fue durante el gobierno de Uribe Vélez que se descubrió la fosa común más grande de latinoamérica, más de dos mil cadáveres que el Estado colombiano había enterrado con total impunidad. Se demostró que la mayoría del senado colombiano pro uribista durante su primera administración, tenían vínculos con los paramilitares y que el comisionado por la paz, había fingido, mentido, montado un show mediático con la supuesta rendición de paramilitares, la cual resultó una farsa del Estado colombiano. Es Uribe Velez, cuyo padre fue asesinado por las FARC cuando atacaron tierras que eran propiedad de supuestos narcotraficantes, el hermano de Uribe Vélez es rescatado en el helicóptero de un narcotraficante y tiempo después se conocería que las aeronaves del narcotraficante más peligroso de Colombia, Pablo Escobar, pues era narco y terrorista, tendrían el permiso de vuelo de un funcionario público, ¿quién era? el mismo Uribe Vélez.

El prontuario de Uribe no se detiene en estos hechos, actualmente realiza una intensa agenda política contra el presidente de Venezuela y frecuentes reuniones con los dirigentes políticos de la oposición. Pues bien, ni en Venezuela puede perder Chavez las elecciones del 7 de octubre del año en curso, ni en Colombia debe volver Uribe a la presidencia, ello sería un grave peligro para ambos países, pues la macabra figura del paramilitarismo se expandiría por toda latinoamérica. Uribe tiene una larga deuda con la justicia colombiana y latinoamérica, pues sus delitos pasaron las fronteras de Ecuador y Venezuela. Su política de guerra ha cobrado víctimas en estas tres naciones bolivarianas. Táchira y Zulia son dos regiones penetradas por la cultura paramilitar, sus frecuentes asesinatos a dirigentes campesinos, su sangrientas riquezas que reclutan a jóvenes, cada vez más ambiciosos, cada vez más violentos. ¿Y todo para qué?, para sostener una podrida burguesía que vive de la guerra mientras se horroriza ante los medios por la inseguridad.

El que Uribe admita que le faltó tiempo para intervenir en Venezuela es de un cinismo desproporcionado, pues durante sus dos administraciones estuvo interviniendo en el país. Sus cuerpos de seguridad espiaron y actuaron en Venezuela, su agenda paramilitar intervino y sigue asesinando dirigentes en el país. Y políticamente es un cuadro en la campaña de Capriles Radonski, quien en tanto sea más estúpido e inmoral, más beneficioso es para la campaña de Uribe Vélez.

[email protected]
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1550 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


David Javier Medina


Visite el perfil de David Javier Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /internacionales/a148366.htmlCUS