Fidel: estamos contigo

Contar con Fidel en estos momentos en que la humanidad se debate entre la guerra fraticida y monstruosa en que nos quieren sumergir el Imperio y sus aliados y los desastres naturales, es como encontrar un ojo de agua en medio del desierto.

Hombre, maestro, Líder, espíritu de verdad, jamás un ser humano ha levantado pasiones tan encontradas: amor, odio, ternura, pasión, admiración, reverencia, pero nunca tibiezas; Fidel, irreverente hasta para tomar la pluma como arma para desentrañar la verdad, para defender a la humanidad, para enfrenar el odio venático y los ataques de formidables enemigos, no solo personales, sino también como muralla de luz que empuja las fuerzas del oscurantismo que aprisiona los mas caros y grandes ideales de las luchas de los pueblos.

Esta familia humana que habita esta tierra convulsionada, en donde la verdad se encuentra secuestrada por intereses que pretenden convertir al ser humano en una mercadería más para explotar, por aquellos cuyas intenciones se disfrazan de “humanitarismo”, en donde los EEUU, Europa y sus aliados están a punto de desatar el pandemoniun de una guerra que pondrá en peligro a la raza humana y al planeta tierra, esta familia humana aun tiene la oportunidad de escoger el mejor camino, la antorcha de Fidel nos alumbra, nos guía y nos abre paso en medio de las brumas del miedo y la desesperanza.

Tu ya cumpliste Fidel, la tarea de llevar a buen recaudo a la amada Cuba y al pueblo revolucionario fue exitosa, la misión de amor de asistencia a todos los confines de nuestro planeta tierra se alza como una insignia que brilla en el firmamento de la historia de las humanidades, a pesar de todas las calumnias, a pesar de todos los inmensos obstáculos, a pesar de las carencias y del hambre con que quisieron ahogar al pueblo cubano, ese pueblo tan querido logro, guiado por tu mano, alzarse por encima de tantas bajezas para cumplir la misión encomendada.

Nos felicitamos y te felicitamos por tu presencia entre nosotros, pudiéndote marchar cuando quieras pues ya has cumplido, escogiste acompañarnos en esta etapa decisiva, para luchar aun por nosotros y con nosotros, como un padre que sabe que la paternidad es eterna, y que por muy díscolos o ingratos que seamos siempre podremos contar contigo.

Hoy cuando los tiempo nos marcan entre ser o no ser, cuando las hambrunas cabalgan por todos los pueblos de la tierra, cuando el sistema capitalista hunde en el abismo a países enteros por no haber escuchado y no tomar las previsiones adecuadas, cuando la guerra de los malvados nos puede exterminar en cuestión de minutos, cuando la naturaleza cobra lo suyo por tanto abuso y unos pocos locos pretenden creer que pueden enmendar los daños perpetrados al planeta, erigiéndose como “salvadores” asumiendo la tarea del creador, ¡menos mal que estas aquí!, por tu pluma y de tu voz saldrá la luz que nos alumbre en medio de la oscuridad del túnel en que la humanidad a entrado.

“Fidem verbis senium demus”, Confiemos en las palabras de los viejos. Marco Tulio Ciceron.

Confiamos en el Líder.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1299 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a148365.htmlCUS