¿Cómo cambiar el mundo sin tomar el poder? ¿Y el poder directo, horizontal, autogestivo?

1. En el libro que John Holloway escribió hace 10 años: “Cambiar el mundo sin tomar el poder”, señaló: “Imaginemos un mundo sin políticos, un mundo sin sus amigos capitalistas, un mundo sin Estado, un mundo sin capital, un mundo sin poder”. Me lo imagino maravilloso, justo, igualitario, autogestivo y, por eso mismo –tengo la convicción- debemos luchar por él como objetivo vital. Pero la pregunta que de manera inmediata salta a la vista: ¿Cómo hacerlo? El analista no es inexperto o superficial; al contrario, ha sido un estudioso y activista preocupado de las transformaciones y avances económico/políticos en el mundo, aunque tampoco su carácter de “científico” obliga a nadie a creer en la razón de la ciencia; lo que me hace recordar a Nico Berti sobre “Anticipaciones anarquistas sobre los nuevos patrones” (Vuelta 8)

2. El escritor Holloway parece tener razón: por donde quiera que pensemos y veamos siempre nos encontramos a Estados, partidos y políticos autocalificándose como “justos”, incluso “igualitarios”, cuando al mismo tiempo –con los mismos métodos- explotan y oprimen a sus pueblos. Con procesos revolucionarios armados, pacíficos reformistas o electorales suelen asumir el poder, pero adoptan las mismas formas de dominación después de constituirse en Estado, en gobierno, en clase dominante. ¿Es que, como han subrayado los anarquistas: cualquier poder –así sea “el más democrático”- busca formas distintas de explotar y dominar teniendo como único objetivo la ganancia? Y Holloway parece haber revisado las diferentes formas de gobierno y visto se repiten las mismas formas.

3. En México –precisamente en estos días- vivimos la lucha de ciudadanos, estudiantes, gente socialdemócrata y de izquierda contra la imposición de un presidente de la República por un monopolio televisivo (Televisa) y un partido político de derecha (el PRI) ¿Es simplemente –como diría Holloway- “un  pleito electoral entre dos sectores de la burguesía?. Sin embargo un porcentaje muy alto de la población (y esto es los más importante) está atento en el problema porque el PRI y López Obrador representan proyectos un tanto diferentes y el resultado puede significar un proceso interesante de movilización. ¿Qué tiene que ver esta lucha con el socialismo y la igualdad si los dos pertenecen al marco capitalista? La realidad es que muy poco, pero la movilización a que llevan sí tiene que ver con la lucha por la igualdad.

4. Si los malditos jueces o funcionarios electorales del IFE o TRIFE –mantenidos con los más altos salarios pagados por el Estado- deciden reconocer a Enrique Peña Nieto, estarán cumpliendo con el poder; estarán diciendo que las 100 mil y un pruebas de compra de votos presentadas por el lópezobradorismo, así como la aparición de caminos políticos violentos que podrían surgir, les vale un carajo; que en México –aunque hayan millones de protestas- continuará el gobierno al servicio del gran capital. Peña Nieto, como demostración de su agradecimiento, pondrá todo su gobierno al servicio de la privatización de PEMEX, de la electricidad, de los intereses de Televisa, se reformará la ley del Trabajo y la ley Fiscal, así como se aprobará el IVA en alimentos y medicinas. Peña se ha comprometido con ello y con mucho más.

5. Si por el contrario los jueces asumen su responsabilidad, deciden ser honestos y reconocen que las pruebas son abrumadoras, reales, y luego ordenan que se nombre un presidente interino que convoque a nuevas elecciones, por primera vez se vería un comportamiento honesto de funcionarios y hasta merecerían un aplauso. Como resultado de ello las movilizaciones crecerían, México se prepararía mejor y después de 80 años se removerían algunas cosas política importantes. ¿Sería el socialismo y la igualdad? Nada, absolutamente nada de eso, pero habrían oportunidades para crear espacios políticos que den continuidad a la organización y la movilización. Lo demás sería responsabilidad de la izquierda de seguir independiente, no dejarse engañar con un plato de lentejas o con un cargo funcionaril.

6. El análisis del profesor Holloway partió de la realidad mexicana pero también de muchos otros países; coincide en parte con los anarquistas que plantean que los procesos electorales, parlamentarios, los cambios reformistas, incluso las revoluciones violentas, de nada sirven si la población sigue al margen de la participación política, si no se interesa por exigir y vigilar a los gobernantes. Señalan los libertarios que más temprano que tarde una nueva burocracia aparecerá en el proceso y se adueñará del poder. Y no es por “maldad original del hombre” o porque “así está destinado”, sino porque los países más poderosos y los demás siguen viviendo bajo la dominación imperial capitalista, es decir, que los pueblos se liberarán en bloque porque de uno en uno serán aplastados. Y este es el quid del asunto.

7. ¿Puede construirse el socialismo igualitario en un solo país o una docena de países si el capitalismo y los países imperiales (EEUU, China, Alemania, Japón) siguen siendo poderosos? Los stalinistas decían que sí, pero nada pudieron hacer por el socialismo en la llamada Unión Soviética y demás países (unos 12) que estaban dentro de su órbita. Marx aconsejaba hace 150 años de la revolución “ininterrumpida” y Trotsky hace 80 años  la revolución “permanente” en tanto el capitalismo sigue saqueando y destruyendo el mundo. Pero, ¿cómo será esa rebelión anticapitalista que terminará enterrando la explotación, la opresión y la desigualdad que durante milenios ha mantenido a la mayoría de la población en la miseria? Será cuando los pueblos –en proceso de acciones ininterrumpidas- decidan coordinar sus luchas y cuando los imperialistas y capitalistas no puedan ya mantener su dominio.

8. Por eso las batallas de Chávez, Morales, Castro y otros que hablan de socialismo del siglo XXI, buscando alternativas no capitalistas, son ensayos importantes que deben impulsar a los pueblos a mayor participación política. Aunque como dice Holloway “no puede construirse una sociedad de relaciones de no poder por medio de la conquista del poder porque una vez que se adopta la lógica del poder, la lucha contra el poder hay está perdida”, dado que no hay recetas, en las condiciones actuales de avance de las ideas, el movimiento de masas antipoder, por la horizontalidad, contra el dirigismo, puede crear un significado distinto. Y el autor del libro lo sabe a perfección: los movimientos de masas son capaces de despojarse del liderismo falso y manipulador, aunque para ello tengan que pasar muchos años de educación política para extirparlos.

9. Las batallas del lópezobradorismo en México –con excepción de las de la CNTE- han sido numerosas pero casi solitarias. Los grandes movimientos de masas son extremadamente pocos a pesar de la presencia de organizaciones combativas como la APPO, el EZLN, los electricistas y otras más pequeñas que pocas veces han salido a la calle. Los estudiantes del Yo soy 132 -que apenas llevan tres meses de actividades- nos han enseñado que para avanzar es necesario tener en constante actividad a la gente. Solamente si la población es capaz de gestionar y dirigir directamente sus procesos se puede construir una sociedad igualitaria y libertaria. De lo contrario tendrán que pasar otros 50 años para medir si la gente está madura para autogobernarse sin Estado, partidos y líderes. (10/VIII/12)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1392 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Pedro Echeverría V


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /internacionales/a148189.htmlCUS