Agosto de Hiroshima y de los hijos del mal

El 6 de agosto de 1945 un bombardero volaba sobre Hiroshima; lo llamaban sus dueños, el imperio gringo, el Enola Gay. En su interior además de un sargento psicópata que lo conducía, iba un aparato llamado “ Litle Boy”. Nos sabemos por qué el género masculino si era una bomba de uranio que descendió a terminar con una población que murió in situ y otra que quedó muerta en vida, la cual aun en este año 2012 sigue sufriendo los rigores del uranio que se apoderó de la atmósfera a 600 metros de altura de Hiroshima a las 8:45 del macabro día. ¿Por qué?- se preguntará el mundo que sueña con la paz y el amor. Muy bien dirá la otra parte, la que manipula, la que desea apoderarse de lo que no es suyo, la que sigue intacta creyendo que solo ella debe vivir, pues porque los demás son escoria.

Existen dos mundos en verdad. El mundo donde nacieron las “bestias blancas”-así lo dijo un insigne pensador, no yo- y el otro, de donde emergieron los girasoles y el aroma. Quienes fabricaron las bombas de uranio y plutonio que terminaron con Hiroshima y Nagasaki con diferencia de 3 días, se hacen llamar “Los desarrollados, los inteligentes, los preferidos de Dios y uno atrapados en esta bella ignorancia de amor y paz exclama: vaya inteligencia! Al parecer a los que no lanzamos bombas atómica, ni menos invadimos naciones para robarla y asesinar a sus habitantes, no tildan de subdesarrollados, de países del Tercer Mundo y continuamos expresando:¡vaya que hermoso es pertenecer a este subdesarrollo!

Los hijos de Europa son los mismos que llegaron a América a devastarla, a corromperla, a seducirla con sus llagas, con sus olores nauseabundos de sangre mala acumulada en sus venas durante miles de siglos desde que comenzaron a ensanchar sus dominios para someter a los que veían como bestias en dos pies. Escuchamos a un locutor deportivo en estos días de olimpiadas londinenses quien expresó que un peleador gringo que en ese instante estaba combatiendo, era nuestro hermano, porque dicho gladiador era descendiente de aquellos que llegaron en el Mayflowers a esa geografía” Nos dio lástima el comentario del locutor de marras. ¿Cómo desconocer la historia de tal manera? Los hermanos nuestros eran los Comanches, los Patas Negras, los Siux y otros a los cuales la obra natural colocó en esos espacios y no los tatarabuelos de los que acabaron con Hiroshima y Nagasaki. Es hora de que nos ubiquemos y dejemos el jalabolismo étnico. “Cuando digo que la vaca era negra es porque tengo los pelos en mis manos, carajo”

Hermano locutor venezolano, los que llegaron en el Mayflowers sentían tanto asco por los nativos del Norte que prefirieron masturbarse y hacer otras prácticas, antes de acostarse con una de esas bellas indias del lugar, algo que no hicieron los otros invasores, léase, los españoles que se instalaron en Venezuela, los cuales fueron preñando mujeres y regando su sangre, mas no por amor sino por deseos naturales. Creemos que Jesucristo desde los 12 a los 30 y pico de años estuvo por acá visitando a sus verdaderos familiares en un lugar de Bolivia cerca de donde asesinaron al Che Guevara, por la quebrada Del Yuro.

Los que llegaron en el Mayflowers fueron invasores, como igual quienes llegaron en La Niña, La Pinta y La Santa María. Los mestizos nacidos en estos lugares fueron producto de una circunstancia y no de una realidad de compatibilidad amorosa: los marineros que violaron a las indígenas de América no lo hicieron por “mejorar la raza” sino por satisfacer instintos sexuales, por eso algunos somos más claritos que otros. Los dueños de haciendo, los esclavistas españoles preñaron negras que les servían en sus haciendas y luego nacían nuestros hermanos achocolatados, con ojos aguarapados, verdes y marrones.

Ningún africano, ningún asiático, ningún LATINO AMERICANO, ha lanzado bombas sobre pueblos, ¿quiénes son los humanos, los inteligentes, los RAZA? Quienes se imaginan que ser inteligente y desarrollado es vivir con miedo, en perenne guerra, en desacuerdo, en terrorismo, son unos pobres diablos: África es el alma de la vida, Latinoamérica es el cerebro del mundo. Ningún país del orbe atacado por el terror de que alguien pueda hacerle daño como los Estados Unidos, es feliz, porque el miedo obliga a andar pendiente del supuesto enemigo. ¿Qué sería de ese país si pudiera ser admirado por todo el resto de la humanidad?

Japón fue un imperio; hoy lo sigue siendo en lo económico. Pero ¿quién rehace la vida de los inocentes que en 1945 murieron para que un país extranjero probara dos bombas sobre esa nación? El eterno dilema de los pueblos que eligen forma de vivir, que adoran ídolos, que creen en vida eternas, que se inmolan para luego “Gozar eternamente en supuestas glorias”. No se ha probado nunca que la reencarnación sea un hecho ; más bien se ha manifestado con claridad que toda esa extravagancia fanática lo que ha servido es para que unos bolsas sigan en la parte interior del saco en los cuales los vivianes los encierran para convertirlos en idiotas, en pendejos, en sumisos. La religión fue un invento del hombre Europeo para joder a los demás pueblos de otros Continentes.

Quien ordenó acabar con la vida de miles de personas en Japón, leía un libro sagrado media hora antes de su cruel orden. Quienes crearon la Inquisición fueron segmentos de un fanatismo religioso al cual hoy el mundo sigue atado. Los que lanzaron las bombas sobre Japón en 1945 a las 8:45 de la mañana ¿cuántas veces se habían persignado antes de llevar a cabo esa inhumana acción? Las casi trescientas mil personas que cayeron bajo el uranio enriquecido, bajo el plutonio, de las bombas preparadas por los GRINGOS que bajaron del Mayflowers a invadir NORTEAMÉRICA ¿lograrían saber por qué ese Dios que todo lo puede, que todo lo sabe, que ama a sus hijos, tuvo que tomarlos a ellos como conejillos de India para que unos Europeos que les robaron sus tierras a los nativos de América, probaran sus artefactos nucleares?

Japón no celebra nada…las celebraciones en honor de alguien que fue decapitado sin motivo alguno merece ser cobrada con alguna acción que sirva de ejemplo, empero Japón clonó a los Estados Unidos en una guerra peor; la imitación

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1033 veces.

Ángel V. Rivas


Visite el perfil de Angel V Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.