En Siria no hay ninguna Revolución: Solo existen mercenarios asalariados

Durante 16 meses que lleva el conflicto en la República Árabe Siria, los medios de comunicaciones internacionales han manifestado con pruebas la existencia de grupos mercenarios y terroristas infiltrados en el territorio sirio para derrocar al Presidente Bashar Al – Assad.

Se ha dicho que estos grupos terroristas han sido formados por cuerpos de inteligencia de Gran Bretaña, Estados Unidos, Israel, Francia, con la complicidad de gobiernos, partidos políticos y dirigentes religiosos de Catar, Arabia Saudita, Turquía, Jordania, Libia, Líbano y algunos países que participan indirectamente como los países europeos.

Más de cincuenta países se han reunido reiteradamente, contraviniendo las leyes internacionales para trazar planes inmediatos guerreristas y de esta manera derrocar al presidente Bashar Al Assad.

Estos países supuestos “Amigos de Siria”, han creado un fondo económico para financiar la dotación de armas y los salarios de los mercenarios, que ahora en estos momentos, combaten contra el ejército del gobierno de Bashar Al Assad.

Todo el mundo sabe sobre estos hechos al margen de la ley que realizan esta cantidad de países, que tratan de imponer a través de dos frentes, una hoja de ruta: La primera a través de la OTAN, creando resoluciones para que el gobierno de Siria en Pleno renuncie o sancionarlo económica y militarmente. La segunda a espalda de la carta de las Naciones Unidas y leyes internacionales, organizan planes y contribuyen abiertamente en la preparación, formación, financiación de elementos mercenarios en países fronterizos y que luego son infiltrados en Siria. Asimismo contribuyen a desplegar despiadadamente una campaña mediática de hechos irreales, para preparar el terreno y decir que el gobierno con su ejército son unos forajidos, asesinos del pueblo o de la población civil.

Las noticias que transmiten los medios de comunicaciones internacionales como CNN, EURONEWS, France 24, Aljazeera, Al-Mustakbal, Rtve, y que copian deliberadamente todos los otros medios locales de los países occidentales sea de América o de Europa tienen sus fuentes principales en dos laboratorios: UNO; El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña. DOS; el laboratorio de noticias que tienen montado estos medios en el Park Hotel en la zona fronteriza de Chtaura en el Líbano. Otras informaciones son sacadas de Facebook y Twitter de los denominados opositores sirios.

Como vemos, ninguno de estos medios tienen corresponsales en Siria, sus noticias carecen de veracidad y muchos de los escenarios de combates no son en territorio sirio.

Los medios de comunicaciones que tienen corresponsales en la República Árabe Siria y que tienen acceso a los conflictos directos en este país árabe son: Prensa Latina, con su periodista Luis Beaton, la televisora de Irán Hispantv, con el periodista Bashar Barazi, Red Voltaire, con el periodista Thierry Meysam, TELESUR, con el periodista Hisham Wannus, Agencia de Noticias Árabe de Siria SANA, Tv Syria, BBC de Londres, Al-Manar del Líbano, Al-Alan, Rusia Today, Xinwua de China y Al-Kanthar.

Sin embargo, las corporaciones y las grandes cadenas de comunicacionales occidentales, son los que difunden las grandes mentiras.  Todo el mundo sabe esto, pero pocos hacen algo.

Las voces y la consistencia de Rusia, secundada por China e Irán, han puesto en cierto modo, un freno a las pretensiones occidentales dentro del marco de las leyes y de los órganos internacionales como la ONU o la OTAN.

Esta resistencia de Rusia Irán y China para que no se repitan escenarios como los de Libia, le ha costado una campaña de desprestigio, chantaje de Estados Unidos, a través de su vocera, Hillary Clinton y los países Europeos.

Es importante señalar, que a pesar de esta campaña mediática internacional para “demonizar” al gobierno del presidente Bashar Al – Assad, a pesar de las infiltraciones de miles de terroristas, del asesinato de sus cuadros de gobierno y cientos de militares, el ejército como el gobierno están fortalecidos y más que nunca están unidos para erradicar con armas o sin ellas los problemas sembrados en Siria por los países occidentales. También cabe señalar, que el pueblo sirio se ha reorganizado y cada cuadra tiene una red de inteligencia que está contribuyendo con sus informaciones a desarticular a estas bandas terroristas. Por ello se debe la cantidad de bajas y la captura de estos infiltrados de distintas nacionalidades: Libios, egipcios, iraquíes, chechenos, españoles, argelinos, tunecinos, libaneses, turcos, franceses, jordanos y norafricanos.

El escenario favorable al gobierno cambió rotundamente a partir de de marzo de 2012, cuando el ejército del gobierno de Siria tomó el control del barrio de Bab Amro en la ciudad de Homs, que se había transformado en el bastión de grupos armados.

Desde ese momento la situación internacional y el conflicto armado en Siria se fue esclareciendo. Occidente mostró sus intenciones por las buenas o por las malas de acabar con el gobierno del Presidente Bashar Al-Assad.

También se vieron las fisuras de dos bloques en la ONU: Por una parte Estados Unidos de América (EEUU), con sus aliados de la Unión Europa, Liga Árabe y Turquía, y por el otro; Rusia, China e Irán con respaldo de los países del ALBA. No solo se ha evidenciado una pugna geopolítica y desacuerdos en cuanto a no repetir el guión de Libia en Siria y hundirla en divisiones tribales, sino que se ha evidenciado el choque de dos sistemas políticos y (podríamos afirmarlo que también) económico.

Todo apunta, en estos momentos, en que estamos viviendo la bipolaridad o la pugna de dos modelos político – económicos. Una Rusia que ha despertado luego de varios años dormida, y una China que se ha transformado en la primera potencia económica del mundo, junto con el respaldo de otra concepción ideológica político-económica de la Alianza Bolivariana Para los Pueblos de Nuestra América ALBA.

Occidente, llámese Estados Unidos o Unión Europea, han y están recibiendo grandes derrotas en la República Árabe Siria, no solo porque las sanciones económicas y financieras impuestas no han causado el desmoronamiento del gobierno, sino que el ejército y el gobierno se mantienen cohesionados, y ahora, ha reaccionado el pueblo quienes están delatando a los grupos infiltrados.

El atentado del 18 de julio de 2012 donde murieron el Ministro y el Viceministro de Defensa y el director general de inteligencia, para nada que ha amedrentado al gobierno. Esta acción ha fortalecido al Presidente Bashar Al – Assad que ha derrotado, sin temblarle el pulso, a los doce mil infiltrados que trataron de tomar a Damasco. De igual manera, se prevé que estos grupos, como Al- Qaeda, que desde Turquía, Líbano, Jordania e Iraq, han incursionado en el campo de Alepo para luchar contra el ejércitio sirio, sigan el destino del aniquilamiento.

Estados Unidos y la Unión Europea, pronto buscaran otro escenario, crearan otro conflicto para ocupar la atención de los incautos televidentes y de esta manera saldrán de Siria, sin que en el futuro se les recuerde su derrota.

En Siria no hay ninguna revolución, los mercenarios que combaten son antidemocráticos asalariados y contrarrevolucionarios.

[email protected]

Twitter: @roajavier


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1924 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Javier Alexander Rojas


Visite el perfil de Javier Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /internacionales/a147571.htmlCUS