Reflexiones y tradición islámica en Ramadán

Millones de musulmanes en todos los países y continentes celebramos el sagrado mes de Ramadán que corresponde, en esta ocasión, al año 1433 de la Hégira, cuando el profeta Muhammad y sus compañeros emigraron desde La Meca hacia Iazrib, conocida después como Medina, una de las ciudades más importantes de Arabia Saudita. En esta época de ayuno y oración, las mujeres y los hombres de la familia islámica, reafirman su fe, recuerdan sus tradiciones, dan gracias a Dios, el Misericordioso y reflexionan sobre los acontecimientos de actualidad.

  La defensa de la República Islámica de Irán, así como el incremento de la solidaridad con los hermanos de Myanmar o Birmania, Palestina y Siria, son temas que en este año 1433 musulmán y 2012 del calendario occidental, unen a la familia musulmana en todo el mundo. Ante el aumento de presiones diplomáticas y sanciones económicas contra Irán, los musulmanes han explicado los logros científicos que se realizan en Teherán y otras ciudades de la patria del Imam Jomeini. La cuestión nuclear ha sido tergiversada por los gobiernos: británico, estadounidense e israelí, para señalar a los iraníes como “peligrosos” para la paz mundial. Actualmente los científicos persas estudian la posibilidad de fabricar barcos que funcionan con energía atómica, cuyo combustible requiere del enriquecimiento del uranio.

  Una activa diplomacia desarrollada por el hermano Mahmud Ahmadineyad, presidente de la República Islámica de Irán, ha incrementado en el presente año la relación de amistad y cooperación con países de nuestra América. Integrantes de las comunidades musulmanas de Ecuador, Nicaragua y Venezuela, recibieron animadamente al mandatario iraní durante la gira que realizó en enero por sus respectivos países y también por Cuba, donde compartió reflexiones con dirigentes y estudiantes en su histórica visita a la Universidad de La Habana. Ali Akbar Salehi, ministro de Relaciones Exteriores, recordó en nuestro continente a varios mártires de su país como Masud Alí Mohamadi, profesor de la Universidad de Teherán, quien trabajaba para los Guardias de la Revolución hasta el día de su muerte, el 12 de enero de 2010, cuando fue víctima de un atentado terrorista mediante la explosión de una moto bomba que estacionaron frente a su domicilio.

  Veinte mil musulmanes han sido asesinados en los últimos meses en Birmania o Myanmar donde el gobierno militar desconoce los derechos humanos de la población residente en Rajine, Arakan. Allí se vive en estas semanas una situación catastrófica. Varias familias huyeron hacia Bangladesh, India y Tailandia. La Organización de Cooperación Islámica (OCI), el ayatola Seyed Ali Jamenei de Irán y los hermanos musulmanes de Gaza, Palestina, han exhortado a la comunidad islámica y a los hombres y mujeres de buena voluntad a solidarizarse, de acuerdo a sus posibilidades, con la comunidad Rohingya en Birmania-Myanmar.

  Los palestinos han cumplido 64 años de resistir la ocupación militar israelí. Su lucha heroica es reconocida por dirigentes culturales, políticos y religiosos en naciones árabes, del Golfo Pérsico, africanas, de nuestra América, Asia y Europa. El Movimiento de Resistencia Islámica Hamas y la Autoridad Nacional Palestina denuncian cotidianamente las agresiones y el asedio que realizan en su contra los militares y el gobierno israelí dirigido por el ultraderechista Benjamín Netanyahu. Desde Gaza, Jericó y Jerusalén el pueblo palestino se solidariza con sus hermanos de la República Árabe Siria y denunció recientemente en su semanario informativo Al-Menar, la criminal intervención estadounidense-israelí en Damasco y Qabun.

  Hace 13 años, Rajab M. Maatung, secretario de Relaciones Exteriores de la Confederación Internacional de Sindicatos Árabes (CISA) denunció en La Habana, Cuba, durante su visita, la creciente injerencia estadounidense en los países de la región del Golfo Pérsico. Rajab invitó a trabajadores cubanos y dirigentes sindicales de los países de nuestra América a participar en el décimo congreso de la CISA que se realizó en Damasco entre el 29 de noviembre y el 2 de diciembre de 1999.

  Siria siempre solidaria con la causa palestina es víctima en 2012 de la invasión y la “inversión” armada extranjera. Desde el mes de marzo han sido reclutados mercenarios en Libia y Túnez para agredir a los sirios en nombre de la libertad. Gobiernos de países occidentales, con honrosas excepciones, bloquean las telecomunicaciones del país árabe como parte de su estrategia de guerra. Los mercenarios cometen crímenes y exacerban la violencia de la cual culpan exclusivamente al gobierno de Bashar Al Assad.

  Resulta indignante y lamentable que autoridades de países con mayoría de población musulmana como los gobiernos de Arabia Saudita, Qatar y Turquía, se encuentren aliados con las dirigencias imperialistas británica y estadounidense, así como con la dirigencia sionista israelí para asesinar, devastar y robar los recursos petroleros al pueblo sirio. Los musulmanes de Damasco no temen a los invasores porque saben que su instructor no es el gobierno de Estados Unidos o alguno de sus cómplices. El Instructor de los musulmanes es Dios.

  Veinticinco años después de la matanza de peregrinos iraníes en La Meca (31 de julio de 1987), a manos del gobierno de Arabia Saudita, el bendito mes de Ramadán inspira reflexiones sobre la justicia y nos recuerda que en El Corán, Dios otorgó permiso a quienes son atacados, para que se defiendan. Los pueblos que han sido oprimidos deben defenderse. En la Sura de la Peregrinación, uno de los capítulos del libro sagrado islámico, los versículos 39 y 40 recuerdan que muchos musulmanes fueron expulsados de sus hogares por haber dicho: “Dios es nuestro Señor”. Los opresores son quienes siembran la violencia en todo el mundo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 602 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a147454.htmlCUS