Imagino a 10 mil obreros huelguistas, 50 mil estudiantes, a 100 mil ciudadanos en las calles contra el PRI y Peña

1. Se han entregado en demasía las pruebas del fraude electoral anticipado, pero puede ser un trabajo inútil ante instituciones de Estado como el IFE, el TRIFE y la FEPADE que sirven para un carajo. Y no diré que son democráticas por resolver a favor de la invalidez de las elecciones, pues sólo estarían cumpliendo con su trabajo. Pero si repiten el mismo discurso de siempre a favor del PRI, Peña Nieto y el establecimiento, les mentaré la madre y me alinearé a las acciones políticas que me encomienden. Estoy convencido que el PRI nos va a joder tanto como lo hizo el PAN en 12 años; escojo darle una oportunidad al Movimiento Progresista encabezado por López Obrador pensando en que algunas cosas pueden cambiar en beneficio del 70 por ciento del México pobre y miserable.

2. Pero también sé que si las cosas no cambian en uno o dos años, tendré que seguir batallando aunque muchos de mis conocidos estén en el gobierno. Porque en política no hay asuntos personales sino fundamentalmente colectivos, sociales; no sería correcto que para justificar a amigos dejemos –ni un minuto- de luchar por más de 80 millones de mexicanos que sufren pobreza, miseria y hambre. López Obrador es el político electoral más honesto y consecuente que existe en México y ha dado muestras de que es muy consecuente con su ideología, pero no hay nada escrito, destinado y seguro. Hasta el gobernante más honrado del mundo puede dejarlo de ser si no hay mucha gente crítica de izquierda que lo ande vigilando. De la derecha también habría que esperar críticas, pero para servir a los ricos.

3- La realidad es que estamos ante un sistema de simulación democrática, se escribe en Proceso, en el que hay élites partidocráticas, especialmente dos, que se mueven del centro a la derecha –el PRI y el PAN- y que entre ellas acuerdan reglas con muchos acuerdos bien entendidos para la alternancia. Es lo que escribí en mi artículo de hace unos días comentando la actitud del PAN y su misma candidata Vázquez Mota que antes que se den los resultados reconoció en todos los medios el triunfo del PRI para luego obligar al presidente Calderón (del mismo partido) a hacerlo. En esa alternancia buscan entrar los “Chuchos”, los enemigos de López Obrador que prefieren aliarse con el PRI o el PAN a acercarse a AMLO. Es el vergonzoso papel que han caminado la señora Robles de Ahumada y la señora Zavaleta.

4. Me parece que quienes desde la izquierda no apoyen la batalla contra el descarado fraude electoral antes de los comicios, realizados por Peña Nieto y el PRI, la historia los seguirá juzgando. ¿No comprenden acaso que no se trata de avalar a una persona sino de acabar con el dominio de un puntal importante del sistema capitalista, así como de debilitar viejas maniobras que siempre se usan (fraude y compra de votos) en los procesos electorales. Pero no solamente es eso; además le daremos un magnífico golpe al monopolio televisivo y de la radio que durante más de 50 años han manipulado al pueblo mexicano. Para cumplir con esa tarea ha despertado el movimiento estudiantil “Yo soy 132”. Pienso que esta batalla puede ser importante para cambiar algunas formas tradicionales y dominantes de gobierno.

5. Las clases dominantes, que siempre controlan las riquezas y el poder, han tenido al ejército, la policía, las cárceles y, sobre todo las armas, a su disposición. Es por ello que el pueblo no se atreve a salir a la calle para reclamar -hasta conquistar- sus derechos. Si el TRIFE, la FEPADE y el IFE resuelven otorgarle el triunfo a Peña Nieto e inventan mil argumentos para decir que las acusaciones y las pruebas no tienen razón, las amenazas de represión contra las protestas pasarán a primer término. En México no contamos con grupos y organizaciones fuertes que pudieran defender los intereses de la población; lo más seguro es que cada quien –soportando la intensa propaganda a favor de Peña Nieto en los medios de información- se dirija a su casa lamentando nuestra permanente falta de fuerza.

6. Ante la fuerza bruta de la burguesía idealizo que tuviéramos en México aunque fuera a 50 mil estudiantes progresistas e izquierdistas vigilando que el gobierno cumpla sus promesas con el pueblo; que 10 mil obreros estén preparados para impulsar huelgas de fábrica para obligar a cualquier gobierno a cumplir; o que 100 mil ciudadanos estén dispuestos a salir a la calle y paralizar la ciudad en caso de que un gobierno que cumpla con solucionar las necesidades del pueblo. Es para mí la única forma en que los gobiernos pueden solucionar los problemas de la nación y, si eso no existe, fácilmente se ponen de acuerdo en las reuniones patronales, confederaciones de empresarios y banqueros, para impulsar acciones en su beneficio. Es lo que ha sucedido en todo el siglo XX y lo que va del XXI: El PRI y del PAN sirviendo a los ricos.

7. Y parece que así continuaremos en, por lo menos, los próximos 30 años si dejamos que por tercera vez (1988, 2006, 2012) los gobiernos de derecha, los medios de información, los empresarios y el clero, nos sigan imponiendo a sus gobiernos. Las grandes concentraciones de masas del lópezobradorismo, del Yo soy 132, de la CNTE, de la APPO, del SME, alguna de EZLN y de Javier Sicilia, parece que han servido muy poco si tomamos en cuenta que la clase gobernante siempre se ha impuesto. Si por el contrario, por primera vez esas funestas instituciones cumplen el papel, muchas cosas tendrían que cambiar: primero lograr condiciones de unidad de la izquierda para futuras batallas. Así que en estos días debemos estar muy vigilantes para contribuir con lo que podamos hacer. (13/VII/12)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 933 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Pedro Echeverría V


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US N /internacionales/a146777.htmlCUS