Aventís

Discurso, manejo estratégico

Paraguay, ayer Honduras. La oligarquía viene utilizando una nueva treta de guerra para usurpar los gobiernos electos por votación popular, son los soldados psíquicos que se infiltran en la estructura constitucional para ir visualizando como derrotar a sus opositores. Devoran los expedientes civiles para extrapolar fuerzas judiciales y policiales para debilitar los contextos políticos. Esta nueva estrategia de lucha tiene como tres años en proceso y ha sido denunciado en diferentes instancias, pero, los procedimientos de justificación para el arbitraje político ha sido muy lento y cualquier ataque puede desarrollarse en cualquier lugar del Continente. Exigimos una nueva visión de país para contrarrestar los avances de quienes buscan un quebrantamiento energético en el Cono Sur.

El manejo del discurso es vital para los latinoamericanos, cada elector o ciudadano busca una identificación con el líder, Fernando Lugo nunca creó las condiciones para arroparse en el pueblo. O formar una fuerza de poder para contrarrestar la acción de los oligarcas en esa región del Continente.

Hay que estar atentos sobre la ruptura del orden democrático en algunos países que consolidan sus economías con países del eje socialista. Entendemos que hay debilidades por la carencia de una ideología precisa y no hay un encadenamiento en las decisiones, siendo excluidos algunos grupos de avanzada. La derecha juega al disfraz y pone al horno algunos acuerdos para quebrantar a futuro la unidad venezolana

Es la nueva imagen política para Latinoamérica. Se nota el tiempo trazado, desde aquellos pequeños grupos anclados en las tribunas de cada stadium o plaza, dando a conocer sus manos o franelas hasta llegar a mediatizar que ellos constituyen un grupo superior de verdaderos nacionalistas, pero, escasos en el manejo del discurso empantanan cualquier acción positiva del gobierno bolivariano Es una lucha por reflejar un carácter simbólico de la acción. Da resultados positivos.

La nueva política es de estrategia y trabajo en equipo, donde el discurso de confrontación y acción es fundamental para sumar simpatía y la maquinaria del presidente Barak Obama es fundamental para el Sur para destronar los avances de la nueva democracia socialista. La fuerza de los líderes es la fuente primaria de credibilidad, nos preguntamos, que le paso a Lugo y no cambio el libreto. En nuestro país, hay interrogantes sobre el simbolismo del liderazgo. Esto sucede, porque en los puestos claves del gobierno central aún permanecen vestigios de la vieja derecha que llenaron el pasado con leyendas sobre el boom de una reina de belleza. Quieren repetir el escenario.

La economía global es perceptiva y cada Continente debe proyectarse como una unidad o bloque geopolítico. Es la dinámica para comprender nuestros valores de participación con los vecinos países y tener muy en claro su identificación política, es un ancla política. Hay que evaluar y sumar estas expectativas que inquietan a un amplio sector de nuestra comunidad. Hay que evitar un desorden en el mercado y los presidentes deben asumir una responsabilidad con sus cuentas de flexibilidad social.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 838 veces.


VE N