Rio + 20

Mientras los gobiernos desarrollados debaten el color de tinta a usarse para firmar el certificado de defunción del “medio ambiente”, gobiernos revolucionarios se niegan a que ello suceda.

Nada se logra con abandonar el conclave, como algunas ONGs lo sugieren, de hecho hacerlo daría lugar a que los gobiernos desarrollados pongan en el “papelito” lo que les de la regalada gana.

El capitalismo no tiene escrúpulos y los gobiernos poderosos son –en realidad- unos títeres globales de un orden criminal que impera en el mundo, el orden de las transnacionales.

Desde la “Cúpula dos Povos” (Cumbre de los Pueblos), las organizaciones sociales, se ponen de acuerdo en los métodos de lucha, las estrategias regionales y globales, las alianzas entre pueblos y la visualización del enemigo común: el capitalismo verde.

Por ello es que, con variedades más o menos, el enemigo común es la “economía verde”, y esta definición es la que importa diluirla en su ambigüedad, pues su ambigüedad es precisamente el horizonte plástico que el imperialismo necesita para imponer un nuevo eje político cargado de privatizaciones y neoliberalismos emergentes, mucho más genocidas de las hasta hoy conocidas y no es poco lo que nuestros pueblos saben.

El mundo está sufriendo una mutación económica, un nuevo orden mundial está en gestación, el medio ambiente es su eje discursivo y su aliada más próxima tiene un nombre: caridad; y un apellido: internacional.

La caridad internacional, con nombre de “cooperación” es uno de los mecanismos contemporáneos de dominación colonial, sino el más importante, que en estos días se mueve entre dos cumbres:

Por un lado, su verdadero, juegan a ganancias verdes junto a los gobiernos poderosos, por el otro, nos muestran un rostro falso al lado de las organizaciones sociales.

En las tierras de lo que antes de la colonia se llamó Tawantinsuyu se aproxima el nuevo año pan-andino, los mayores están cerca de nosotros.

La delegación Boliviana presente en la Cumbre de los Pueblos, expresó su repudio a la “economía verde” denunciándola como una agresión genocida a la Madre Tierra, Pachamama.

Por la noche de ayer representaciones de los países de la ALBA, se reunieron para ratificar su apoyo a la revolución Boliviana.

El Presidente Morales llega hoy por la tarde a Rio de Janeiro.

En todo caso es una historia que espera el lado contrario de los designios imperiales.

Espera el lado de la Descolonización y la Despatriarcalización que son el camino de los pueblos.


Abogado  - Bolivia
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 742 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Ecología y Ecosocialismo

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Ecología y Ecosocialismo

US Y /internacionales/a145351.htmlCUS