En casa de herrero, asador de palo....

Así  reza un viejo refrán creo que de origen castellano. Veamos. El venerable banco estadounidense J P Morgan Chase, uno de los símbolos mayores en el sistema bancario del Imperio, fundado en  el año 2000 resultado de la fusión del viejo banco de los Morgan (J P Morgan & Co.) y del Chase Manhattan Bank,     acaba de anunciar el miércoles de la semana pasada, con una noticia increíble:  El Banco informa públicamente que ha perdido US $  2 mil millones, debido a unos créditos mal otorgados. En su explicación, el vocero del Banco  Jamie Dimon (celebrado super -gerente bancario,  hasta ese día) uno de los más grandes y tal vez el más viejo como institución, alega que ello ocurrió en la Jefatura de la Oficina de Inversiones, ubicada en Londres. El responsable es nada menos que el  jefe de dicha oficina Ina Drew quien ha sido destituido de su cargo, por “haber otorgado créditos incobrables a algunas Corporaciones estadounidenses.”  Como consecuencia de semejante anuncio de una tan pesada Institución, el valor de las acciones en la bolsa de Nueva York del Banco Morgan bajaron al día siguiente 3,2 % lo cual traducido en pérdidas,  montó a la cantidad de US $ 19 mil millones. De paso la bolsa de Wall Street bajó un 0,51% con al suceso. Hasta el New York Times hubo de ocuparse también del  tema.

Es decir, que en una Institución bancaria de esa magnitud y en el centro propiamente dicho del Imperio, ocurre este hecho que viene a confirmar para todo el mundo, que la crisis financiera del Imperio es de verdad - verdad, como decíamos cuando de pequeños deseábamos afirmar algo que parecía medio increíble. Por cierto, al comienzo de la crisis bancaria que arrancó por el lado de los créditos hipotecarios y que raspó del escenario a varios bancos de mediano y por supuesto de pequeño tamaño, llevándose por delante a miles de ciudadanos estadounidenses que perdieron, no solamente sus haberes y activos, sino incluso sus lugares de habitación. En este barullo que se produjo en la sociedad estadounidense, el  banco J P Morgan sobrevivió, como era de esperarse y creció a costa de muchos activos de los bancos quebrados.

Por cierto, que sepamos, muy pocos o ninguno de los “expertos financieros” de Venezuela se han dado por notificados con semejante noticia. Y mucho menos los amantes del “Way of life” norteamericano. Y la prensa escrita: naiboa. ¿Qué pasaría? Será como dice el profesor Lupa ¿“misterios de la ciencia”?

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 912 veces.