Y… Carter sigue errado. Ojalá no fuera así

Parte de las declaraciones del ex presidente de USA en la reunión de los ganadores de premios Nobel. El 23 / 04/ 12. En Chicago
 

“Estados Unidos ha estado “casi constantemente en guerra” en los últimos 60 años, en Corea, Vietnam, Camboya, El Salvador, Libia, Panamá, Haití, Yugoslavia, Iraq, Afganistán y tantos otros, enumeró Carter. “Y ahora estamos contemplando la posibilidad de hacer nuevamente la guerra a Irán”, dijo el Premio Nobel de la Paz de 2002.
La mayoría de esas guerras no cumplían los criterios de una guerra justa y “algunas de ellas eran completamente innecesarias”, añadió.
Carter dijo esperar que Estados Unidos sea considerado un campeón de la paz, un líder de la protección del medio ambiente y la nación más generosa cuando se trata de combatir la hambruna y las violaciones a los derechos humanos. “Ese no es un sueño sin esperanza”, estimó Carter.
“Tal vez lo es para mi generación, tal vez lo es para la generación de mis hijos, pero no para la generación de mis nietos y estudiantes que se dirigen a los ganadores del Nobel para preguntar qué es lo que pueden hacer para que el mundo sea más pacífico y asegurarse de que los derechos humanos sean respetados”, añadió
.” Subrayado y negritas mías.

Si el señor Carter reconoce que la guerra de Vietnam fue injusta, ¿Por qué no hizo nada para resarcir los daños al noble pueblo vietnamita?
 

Pero hay algo más: en el subrayado, dice que “para su generación, la de sus hijos, se perdió la esperanza de que su nación sea una nación de paz, defensora de los DD.HH, campeona de la paz. Pero que para sus nietos no.”
 

La realidad que yo veo es todo lo contrario. Los nietos y bisnietos de la generación Carter, serán mas sanguinarios desfasados y criminales que sus generaciones anteriores. Y es muy sencilla la explicación: el bombardeo mediático que le inyectan a diario a esa generación desde su concepción, es de mayor contenido de violencia y muerte que en otras etapas de esa sociedad enferma. Desde los programas infantiles de la televisión, del cine, video juegos; por la prensa escrita, por los programas de radio. Es de mayor contenido e inducción sanguinaria; al punto que su efecto ya hace mella en la generación de los hijos y nietos de Carter, por eso se ven esas masacres en escuelas, liceos y universidades, por parte de jóvenes estudiantes totalmente disociados. Por eso es mayor el uso de drogas en la juventud, la adicción a pornografías, el aumento del consumismo de chatarras y basuras tecnológicas inútiles, por eso es mayor el volumen de venta de armas mortales, por eso el racismo, la discriminación y sus implicaciones aumentan. Por eso el aumento de la pobreza, la deserción escolar y el aumento de los índices delictivos.
 

En los Estados Unidos de hoy y mañana, es decir, el de los nietos y bisnietos del señor Carter, la violencia se incrementa. Es sencilla la razón: se les agotan las facilidades para despojar a otras naciones de sus riquezas y por tanto su modus vivendi de derroche se les acaba. Entonces la competencia por tener más, será mayor y, para eso la violencia, la muerte y el saqueo interno, serán cosas cotidianas. La manipulación misma de la justicia interna y la internacional, contribuirán a una mayor impunidad. El hecho que los jueces del TSJ sean designados por el presidente de turno, pondrá parches en los ojos de la dama deshonrada de la balanza. Ya se vio el primer ejemplo con el golpe de estado suave que ese TSJ, dio para imponer a un borderline*, como G. W Bush en la presidencia, pese a todos los indicios de fraude, trampa y la mayoría de votos obtenidos por su contendor de turno
 

Demos un voto de confianza a los deseos al señor Carter y, creamos por un momento que son sinceros ¿pero como cambiar esa tendencia interna hacia una mayor intensificación de la violencia y la muerte? Si la difusión masiva por todos los medios de comunicación es de reforzamiento de la muerte como solución a todos los problemas, de necesidades y escases de cosas. Incluso la vida misma, tiene un valor que simplemente se cubre con tener un auto, televisores, drogas y armas. Esto no es un invento mío. Esos son los valores que le inducen a los niños, jóvenes y adultos de la nación norteña hoy. Inclusive les enseñan en las escuelas a desconocer los territorios de otras naciones. De esa forma encontramos en sus textos de primaria, que la Amazonia es protectorado de ellos y que Brasil, Venezuela, y los demás países amazónicos, somos salvajes, que debemos ser prácticamente liquidados y ser despojados de la selva amazónica.
 

¿Se dan cuenta que los sistemas de armas y de muerte que desarrollan, cada vez son más contaminantes y están dirigidos a destruir, repito, destruir, el ADN de los países atacados? Solo paséense por las generaciones post guerra de Vietnam, Irak, Hiroshima, Nagasaki. 

Para que el sueño del señor Carter se cumpla. Esa generación diabólica que controla el poder político, económico y militar hoy, debe ser exterminada de raíz. El sionismo debe ser execrado y destruidas todas sus simientes. El capitalismo y toda su esencia egoísta, avara de gula, deben ser enterrados en el infierno, desaparecer todo lo que se le parezca. ¿Podría el señor James Carter iniciar desde ya una campaña en esa dirección y vivir aunque sea dos días? No señor Carter, la solución a esa horrible pesadilla que vive su nación  y que contamina al mundo. Pasa – lamentablemente - por que una revolución verdadera y sangrienta, acabe con todo lo que existe en lo político, social, económico (no es mi deseo, es la crudeza de la realidad que así lo refleja). Que los anti valores materialistas y consumistas sean atacados con una urgencia tal, que solo el ritmo de la respiración sirva de compas. Que desde ya, los niños de apenas meses de nacido, comiencen a recibir una educación e inducción humanistas, solidarias, de amor y respeto por la naturaleza, por los demás. Ojala y por el bien de la humanidad, se de ese milagro señor Carter.


(*)Abogado Bolivariano  


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1225 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /internacionales/a142579.htmlCUS