La geopolítica como ciencia

En la actualidad la geopolítica es entendida como la ciencia que estudia
las rivalidades de poder que existen o surgen entre los seres humanos que
habitan en un territorio, sea a escala local, regional, nacional,
continental o mundial. Esas rivalidades se deben al control, dominio o
influencia que actores como Estados, partidos políticos, empresas, grupos
ecologistas, organizaciones religiosas, ejércitos, etc, ejercen o desean
ejercer sobre la totalidad o sobre porciones del espacio geográfico.

Así, por ejemplo, cuando se utiliza la expresión geopolítica del agua, se
designan las rivalidades políticas surgidas de la repartición del caudal
de los ríos o de la explotación de los recursos hidráulicos. Lo mismo
ocurre en el caso de la expresión geopolítica de las religiones, para
denotar principalmente las rivalidades territoriales entre fuerzas
políticas que reclaman, de manera explícita o implícita, representaciones
religiosas más o menos diferentes. Las rivalidades son identificadas como
fenómenos geopolíticos, definidos como la manifestación de la lucha entre
grupos humanos, traducida en la disputa, pelea, combate o guerra por el
predominio (preponderancia, preeminencia, superioridad, influencia) sobre
la totalidad o una porción del espacio geográfico.

Al momento de analizar los fenómenos geopolíticos es importante tomar en
cuenta el tipo de lucha y las características de los grupos humanos
involucrados y del espacio geográfico donde y por el cual se lucha. La
lucha puede presentar diferentes grados de intensidad y tiene como máxima
expresión a la guerra bélica, pero también puede darse mediante la
utilización de instrumentos jurídicos, estrategias económicas o medios de
comunicación.

Ahora bien, un fenómeno geopolítico tiene su origen en el acontecimiento o
proceso que da lugar al surgimiento de la lucha entre grupos humanos, por
el control o dominio de un espacio geográfico determinado. El origen puede
estar en un hecho natural, como es el caso de la cantidad de agua que
precipita anualmente sobre una región. Si esa cantidad de agua resulta
insuficiente para satisfacer los requerimientos de los grupos humanos que
habitan en dicha región, esto puede llegar a traducirse en tensiones y
conflictos.

Otro ejemplo de fenómeno geopolítico que se puede mencionar es el
originado en un hecho tecnológico. Si como resultado del apoyo que el
gobierno de un país le haya dado al sector tecnológico, éste logra
desarrollar una tecnología propia para la producción de rubros agrícolas,
de tal manera que se aumentan los niveles de seguridad alimentaria, esto
puede provocar un conflicto con los países que anteriormente lo abastecían
de productos agrícolas. Se entabla luego una lucha que puede pasar de una
simple disputa comercial a una guerra bélica en el mejor sentido de la
palabra. Por eso resulta interesante observar la realidad sociopolítica a
través del cristal de la geopolítica, para así comprenderla en su
verdadera complejidad.

* [email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 25491 veces.

Alfredo Portillo


Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.