Rusia e Irán, mas amigos que enemigos

Según la historia, las relaciones entre Rusia y Persia, comenzaron en 1592. Hasta 1935 Irán, era conocido como Persia. Dos imperios se disputaban Persia durante los siglos XVIII-XIX y la primera mitad del XX, la segunda guerra mundial freno los intereses soviéticos de instalar el comunismo en Teherán

Estados Unidos, con el Sha Reza Pahlevi, asumió el relevo de la ex URSS, pero la caída del Sha en 1979, el ascenso del Ayatala Jomaine, término con la influencia de Washington, quien se pasó a la otra orilla a Irak.

A finales de la década de los 90 Mohamed Jatami y Mahmud Ahmadinejad, apoyaron a Rusia, para que sea la nación influyente en esas áreas de Oriente Medio y Asia Central para que frene las aspiraciones políticas-energéticas de EEUU, al querer construir un gasoducto a través del Caspio, con el fin de explotar los yacimientos de gas y petróleo en esas zonas eludiendo a Rusia.

Desde los primeros años de este siglo Rusia e Irán se unieron para evitar que los oleoductos turcos y el proyecto Baku-Tibilisi-Celhan (BTC) patrocinado por EEUU, considerado por Rusia e Irán, una amenaza para sus intereses energéticos, y, para Rusia, al menos hasta que no se construya el oleoducto Burgas-Aleksandrpolis, que va desde Bulgaria a Grecia, le permitirá exportar directamente el petróleo desde el puerto de Novorossiiisk, hasta tanto el petróleo ruso se exporta por el puerto iraní de Neka, en el mar Caspio. 500000 barriles de petróleo por día (BPPD) en trueque por derivados de petróleo a Irán, acuerdo por 25 años.

Otro de los proyectos que desata una guerra geopolítica, es una carretera que Irán y Rusia, proyectan vaya desde India, pase por Irán hasta Rusia, la contraparte europea y estadounidense la trazaron desde India, pero que no pase por Irán ni Rusia, hasta Europa, o las prospecciones conjuntas en la parte iraní del Caspio, con petroleras rusas que eviten las sanciones de EEUU, quien califica a Irán de ser una nación que apoya al terrorismo no evita que Gazprom sea la empresa idónea para esta exploración ya que participa en la explotación de uno de los yacimientos de gas más grandes del mundo Pars del Sur, y colabora en la construcción de una serie de oleoductos y gasoductos en Irán.

El  miércoles 14 de julio del 2010 Massoud Mirkaemi, ministro de Estado de la República Islámica de Irán. Viajo a Moscú, para reunirse con el ministro de energía de Rusia, Serguei Shamatko, para trabajar una hoja de ruta para la cooperación bilateral sobre petróleo y gas. La creación de un banco binacional para financiar proyectos hidrocarburiferos y petroquímicos, los acuerdos incluyen colocar una parte de la producción petrolera de los dos países en sus bolsas, así como la creación de empresa mixtas comunico la agencia ITAR-TASS.

Las empresas rusas van a suministrar derivados de petróleo con intereses comerciales dijo el ministro Shamatko, en medio de las sanciones del Consejo de Seguridad y de Estados Unidos, que entre otros prohíbe la comercialización hacia Irán de derivados de petróleo, sanciones que impulsaron al presidente Dimitri Medvedev, a informar que, “Irán está próximo a tener armamento nuclear”, declaración que la hizo el primer día del mes de julio a los medios de comunicación.

El canciller ruso Serguei Laurov, comunico esta semana a los medios de comunicación que la sanción del Consejo de Seguridad votada por Rusia, “no frena la cooperación económica comercial en asuntos importantes”, Moscú, mantiene activos todos los canales con Teherán, en materia de cooperación bilateral”. Andrei Mesterenko, portavoz de la cancillería agrego: “las sanciones impuestas bajo presión de EEUU, no afectan los compromisos de Rusia, en la comunicación y en la puesta en marcha para agosto de la central nuclear de Bushehr”.

La central nuclear está ubicada a orillas del Golfo Pérsico y defendida por un sistema de defensa antimisiles tierra-aire SA-15 Gauntlet, y sistemas de defensa antimisiles aire-aire TOR-M-1 vendido por Rusia en el 2005 e instalados en el 2006 por 700 millones de dólares. Irán, después de China e India, es el mayor comprador de armas rusas, Teherán, ha comprado desde 1992 unos 11000 millones de dólares basados en un ambicioso programa de rearme de más o menos unos 1000 millones de dólares por año durante los próximos 10 años. Comercio que Moscú no está dispuesto a perder.

Las obras del reactor nuclear de Bushehr, dan trabajo y divisas para el gobierno de Medvedev, representan unos 1000 millones de dólares y trabajo para unas 1700 personas en su mayoría rusos en Irán, aparte de los casi 19000 plazas de trabajo en más de 300 compañías en la misma Rusia, para el mismo proyecto , central nuclear que tenía 15 años de retraso. El acuerdo ruso –iraní data desde 1992 firmado por la compañía Atomstroiexport, empresa que inicio la construcción de la central tres años después.

Rusia, está a favor del desarrollo nuclear civil que le permitirían unos 1000-1500 megavatios de energía a Irán, pero no está de acuerdo en que Teherán, desarrolle armamento nuclear por razones geoestratégicas, Putin y Medvedev, han tenido serios inconvenientes con Mohamed Jatami y con Mahmud Ahmadinejad, por los Estados ribereños del Caspio, Rusia, Irán, Kazajistán, Azerbaiyán y Turkmenistán, naciones que habitan a orillas  del lago más grande del mundo y que dividen a Teherán y a Moscú, interesados por los cuantiosos recursos energéticos y las estratégicas rutas de suministro y comunicación que cruzan el área.

Jatami, en el 2001 firmo con Putin, un tratado de vecindad estratégica y cooperación militar por miles de millones de dólares para que el Caspio, frontera natural entre los dos países permanezca libre de la influencia de Washington. Irán, necesita a Rusia, como vecino estratégico, el desarrollo de anergia nuclear, la defensa y la seguridad regional, aprovisionamiento militar, espacial, y estabilidad energética en derivados de petróleo, es importante para Teherán, por su parte, Moscú, necesita vender armas e Irán, es un comprador importante para una mejor defensa de su frontera sur. Relaciones que han incrementado en más de un 70%  las relaciones comerciales.

Desde el gobierno de Putin, Rusia dejo claro a los más influyentes líderes europeos, Nicolás Sarkozy y Ángela Merkel, que apoyara incondicionalmente a Irán en su proyecto nuclear, incluso, invito a Teherán a que se sume al proyecto internacional para enriquecer uranio en Siberia, por su parte, Irán, solicito a Rusia, participe en la creación de una OPEP del gas. Justamente el gas es un inconveniente en las relaciones entre Ahmadinejad y Medvedev, se disputan quien abastece a Turquía con gas, Rusia gano, pero, Irán no desiste en participar de ese mercado. El transporte de hidrocarburos desde Kazajstán y Turkmenistán, es otro de los obstáculos con Rusia, porque Irán, quiere ser uno de los mayores canales por el que circule el petróleo en Oriente Medio.

Las divisiones del Caspio, en términos de extracción de recursos energéticos, Rusia defiende una división en la que Irán saldría menos beneficiado, no solo por la extensión menor del resto de países ribereños sino porque le corresponderían yacimientos menos productivos beneficiando a Azerbaiyán. Rusia, formo una coalición con Kazajstán y Azerbaiyán, por otro lado, Irán, con Turkmenistán, quieren ocupar una posición intermedia, Rusia y Azerbaiyán, quieren evitar una mayor influencia de Irán en el Caspio.

El Cáucaso, es otra de las aéreas de disputas por los intereses diversos. Rusia no quiere dejar su influencia con las ex repúblicas soviéticas Azerbaiyán, Armenia, Georgia, a pesar de eso Irán, considera que es una potencia es esta zona. Iniciando la década de los 90 surgieron disputas entre Rusia e Irán, en el Cáucaso, que se solucionaron años después con Armenia, en todo caso Rusia e Irán, le apostaron a frenar la influencia de EEUU y Turquía, en la zona teniendo a Armenia como aliado común, con Armenia, Rusia le aposto al desarrollo militar mientras Irán, a las relaciones económicas.

El Cáucaso, es un serio problema relacionados con conflictos religiosos, étnicos y nacionales, Azerbaiyán, cuenta con el respaldo de Turquía y de EEUU, nación que, junto a la OTAN desestabilizan  Georgia del Sur. En estas circunstancias, el voto de Rusia, en el Consejo de Seguridad a favor de las sanciones a Irán, es intrascendente, el programa nuclear iraní civil no puede ser objetado por ningún país u organización, en segundo lugar, el combustible nuclear comprado por Irán, debe retornar a Rusia, cuya inspección le corresponde a la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA)

Con China, otro de los votantes contra Irán, del Consejo de Seguridad Permanente de la ONU no tiene relevancia global puesto que China, compra petróleo y derivados a Irán, los chinos son uno de los mayores compradores de armas rusas y los rusos son los mayores abastecedores de gas a Europa, además, es posible que, una vez en funcionamiento la central nuclear iraní, los chinos provean esa tecnología. El asunto de Washington, buscando frenar a Irán, no pasa por las armas nucleares iraníes, pasa para que Israel no pierda su hegemonía en parte del Medio Oriente.

Sergei Mironov, presidente del senado ruso concluyo, “Irán ha expresado categóricamente su solidaridad con Rusia, con ellos mantenemos conversaciones sobre problemas internacionales regionales como la guerra civil en Tayikistán, la invasión a Afganistán e Irak, el papel de la ONU, el conflicto palestino-israelí en la franja de Gaza y la política energética en el área en caso de un ataque de EEUU e Israel a Irán. Ahmadinejad, es un elemento importante para el equilibrio del Caspio, en el Cáucaso, para influir en la paz en Afganistán e Irak, y frenar a EEUU”.

[email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3871 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a104168.htmlCUS