España: Venezolana cuenta como le negaron asistencia médica en ese país
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/actualidad/n214354.html
Diario El País de España
Credito: web
17 de Septiembre.- Una venezolana llamada Ofelia contó al diario El País en Madrid cómo le han negado la asistencia médica en España.

Llegó con su hija a este país para trabaja y estudiar, y luego de su incesante lucha por sobrevivir, se siente enferma, pide auxilio en un centro de salud y le niegan la atención. Recurre a todas las instancias de la Seguridad Social, y solo pudo ser vista en Urgencias, donde los médicos le diagnosticaron un tumor en el pecho. Ante tal hallazgo nada se pudo hacer para saber más de su cuadro clínico. La falta de papeles imposibilitó la obtención de cita para su examen y seguimiento.

Ofelia había solicitado la tarjeta sanitaria que se otorga a los extranjeros con solo el registro de empadronamiento, pero le dicen que, “por razones de recortes, los empadronados han sido borrados del sistema”. “A partir de ahora no se extenderán más tarjetas y tampoco se prestará atención médica”. Son medidas de recortes presupuestarios para con los ahorros contribuir al pago de la deuda de los banqueros y financistas estafadores. Más de 700 mil inmigrantes fueron excluidos de la noche a la mañana del Sistema Sanitario de Salud. La Seguridad Social pagada por los ciudadanos mediante cotizaciones, y con la contribución de todos, mediante el IVA, deja de ser un derecho de los trabajadores.


Los recortes a los derechos adquiridos son aplicados por el gobierno español, más por la insensibilidad social de su derechista ideología que por la “necesidad inaplazable” de obtener el pírrico ahorro económico en este rubro. Su ideología está en sintonía con el grupito de los 950 sujetos más ricos del mundo, quienes montados en el carro del poder, ordenan, que sean los trabajadores quienes paguen la deuda acumulada, producida mayormente por el mal manejo de sus grandes capitales, y por los gobiernos occidentales que otorgaron a los neoliberales libertades para delinquir a nivel planetario; lo que ha dado lugar a estafas bancarias, a estafas con la manipulación de intereses y a un sinfín de estafas que han hecho posible el empobrecimiento de los poderes públicos en toda Europa, ya reducidos a la mínima expresión.

De modo que la guerra está abierta para que se pague a los “acreedores”, quienes a la vez son deudores; pero que, según el capitalismo “son indispensables”, por lo que lejos de nacionalizar a los bancos quebrados, hay que hacer colectas (recortes) para salvarlos, para que el modelo neoliberal siga sometiendo a los millones y millones de explotados que deben resignarse a sobrevivir en la miseria.


Los nunca mejor mentados, “hombres de negro” de la troika; parodiando a los tres caballos que tiran del histórico carruaje ruso. Son oscuros personajes que como arrieros llevan la voz y el látigo del triunvirato de los prestamistas: El Banco Central Europeo, El Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea. Son tecnócratas formados por el sector privado, para determinar los destino de las naciones presuntamente endeudadas, y como verdaderos terroristas imponer los tenebrosos intereses de los mega ricos; desestabilizando naciones, orquestando quiebras fraudulentas, exigiendo despidos para abaratar la mano de obra, planificando la destrucción de contratos colectivos, desmontando el estado de bienestar y el sistema de salud, haciendo más grande la brecha entre las clases sociales, y la carroza rebosante de riquezas.

Ofelia regresa a su patria desconcertada luego de descubrir que para ella, en la Europa del primer mundo no existe seguridad social alguna, ni buena ni mala. Solo le presentaron la posibilidad de la medicina privada directa o a través de un costoso seguro, servicios que ni el más calificado trabajador de la clase media podría paga. Se espera que Ofelia encuentre en Venezuela la atención que todos merecemos. Como ella exclamaba resignada: “Somos seres humanos y necesitamos de salud”.

Pronto llegará el día en que todos los venezolanos acepten con razón y naturalidad el fruto de la lucha titánica que se libra en el país a favor de toda Venezuela, y en contra de los intereses imperialistas que por siglos negaron al pueblo la salud. En pocos años se podrá valorar más, la vida en una sociedad más igualitaria y más justa. Los viejos rencores y prejuicios clasistas tendrán que ir muriendo con los años. Pero la memoria colectiva de la naciente sociedad, servirá para sin complejos, aceptar los logros que día a día se van sumando para una mejor calidad de vida.

En Venezuela, la salud cuenta con una importante y fundamental “Misión” que va creciendo minuto a minuto para atender con humanidad a todos los sectores de la población aunque se encuentren en los más remotos lugares del país. Misión y compromiso que contrasta con la decadencia de los sistemas de salud del primer mundo.

Diario El País/actualidad/ 14/09/2012.

[email protected]


Noticia leida aproximadamente 4220 veces.
Contador actualizado cada 3 minutos
Actualidad