Mérida Preciosa quedó en el pasado
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/regionales/a153028.html
Desde hace muchos meses atrás mi bella ciudad de Mérida, ya convertida en la ciudad del olvido, ha sufrido la indiferencia de sus gobernantes (Gobernador y Alcalde, ambos de partidos distintos, uno oficialista y el otro opositor). Ha quedado bien claro para los merideños que, ambos, son incompetentes y jamás les importó la gente que los eligió. Al Gobernador deberíamos apodarlo “El Hombre Invisible”, no importa quién implore por su presencia y el por qué, la cuestión y reacción inmediata es no aparecer; mientras que al Alcalde, deberíamos apodarlo “Léster Zamuro”… no ha habido forma ni manera posible que este “señor” (lo digo por respeto más no se lo merece) dé la cara a la población que suplica se solvente el problema de la basura desde que surgió. Ayer fui al centro de la ciudad, las diminutas aceras están adornadas con montones… montones y más montones de basura, aquello fue impresionante; se practica el deporte extremo: caminar en zic zac y dar brincos acera-calle y calle-acera, y más vale que no llueva, el aroma sobrepasa los límites de la tolerancia. No dejemos de lado las nuevas mascotas de la ciudad: ratas, cucarachas, mosquitos, moscas (en todas sus versiones), zancudos, zamuros, entre otros y tampoco a los brotes de enfermedades que se han generado gracias a la contaminación por culpa de unos ineptos; los incluyo a ambos porque si el Alcalde no cumplía con algo tan delicado como el tema de la basura, al menos se esperaba que el Gobernador se pusiera su capa de superhéroe y terminara siendo el que salvaba a los ciudadanos de un terrible problema de salud pública.

Hago esta carta para ver si alguien se conmueve y nos soluciona el problema; las comunidades se han organizado y algunas han llegado a resolver su problema de la basura pagando camiones para evitar las epidemias (eso, por las buenas) mientras otras trancan una calle o avenida hasta que llega un camión a hacer lo suyo (eso, por las malas); entonces, no sólo se ha llegado a tener el problema de la basura sino también de tráfico (para rematar)… sino son los estudiantes, empleados, obreros de la ULA quemando caucho por alguna vaina, son las comunidades tirando la basura a la calle para que sea recogida; incluso nuestras islas en las avenidas están adornadas de monte y de basura, es demasiado triste e indignante. El Ministro del Poder Popular para el Ambiente hizo acto de presencia hace unas dos o tres semanas aproximadamente, pensamos que el problema desaparecería, pero no fue así.

Los merideños solíamos jactarnos de vivir en una ciudad turística, de ser la ciudad más limpia del país, de ser cordiales, de ser correctos, de disfrutar de un clima envidiable para muchos, de vivir en una ciudad tranquila. Pero ahora no se puede disfrutar de la ciudad como antes: los parques están abandonados y la basura está en toda la ciudad, no se salva nada ni nadie; no se puede caminar con tranquilidad, cualquier loco al volante, por ganas de pasar a otro o tirárselas de vivo y no calarse una cola hace lo que sea sin importarle ni los demás conductores ni los peatones alrededor; no se puede caminar en las aceras, sólo existe basura y caminar en la calle es a riesgo (no olvidemos los locos al volante); ahora ni se puede educar, escuelas y colegios se han visto en la necesidad de cerrarlas/los por la cantidad de basura y contaminación que las/los rodean… y pare de contar.

No escribo más porque terminaría llorando por cómo mi Mérida Preciosa ha pasado de Preciosa a Asquerosa, lamentablemente. A quien le pueda interesar esta problemática y resolverla, los merideños se lo agradeceríamos inmensamente!!!

[email protected]
Articulo leido aproximadamente 1250 veces
Actualidad