Crisis cultural y autocrítica ...leyendo los cuadernos de Gramsci
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/ideologia/a153025.html

Realmente, toda esta crisis de Crítica i autocrítica tiene su génesis i su final (Alfa & Omega) en el concepto i praxis cultural o de Cultura.  Es necesario i vital, dejar de concebir "LA CULTURA" como el saber o conocimiento enciclopédico, eso solo sirve para crear "desorientados"(A. Gramsci), "intelectuosos" que se creen superiores a los otros seres humanos; son unos verdaderos "cabeza e' huevo" (por la enormidad de su cráneo), que cada día estarán acumulando en su memoria una nueva e interminable cantidad de datos (nombres, fechas, hechos, topos, i un etc larguísimo) que les permita levantar su etéreo trono de la inteligencia extrema, un "fiat lux ultimun".  Es el intelectualismo que poco o nada aporta al humanismo dialéctico.

El otro concepto de CULTURA es: "Todo aquello que hace la humanidad por adaptar íntegramente, sus condiciones de vida para la preservación de la especie".  Esta forma de definir la CULTURA es más socializable, mas cohesionadora de la esencia que debe tener la vida en colectivo;  pero, no llega a generar un sentido pleno de identidad, le falta el carácter protagónico o "Histórico Universal" de la humanidad.  Se oculta o mimetiza el trascender, su busca de la lejana perfección; aunque, con respecto a esto último, lo finalmente importante sea el camino trillado por el accionar rebelde de la voluntad consciente (salir del "amenti",diria Marx) por conseguir esa meta (EL TAO ES LO IMPORTANTE).

Tener "CULTURA", en el sentido HISTÓRICO-UNIVERSAL I TRASCENDENTE, es "ORGANIZAR I DISCIPLINAR" poderosamente el "YO INTERIOR"(A. Gramsci).  Es hacerse dueño (APREHENDER) de todos los conocimientos, quehaceres i potencialidades que tiene la persona.  Es conocer (que implica: conocer, comprender, analizar i sintetizar) las ventajas i desventajas alcanzadas i negadas, según sea el caso, en el transcurrir de lo vivido.  Es verse poseído del valor Histórico-Universal de la humanidad (Marx, en "Crítica a la Filosofía), carácter omnipresentemente protagónico.  Esa posesión de lo histórico por parte de mujeres i hombres, rebeldes i valientes, no es a causa de una evolución natural, ni es consecuencia del impulso de la fisiología orgánica; ese esclarecedor "espíritu" es la sumatoria cuántica de todo lo logrado por la humanidad consciente, desde que surgió el "homo-sapiens", hasta el digitalizado mundo de hoy.  Esa acrisolada consciencia es la síntesis de la reflexión de cuántos, cómos i por qués, de nuestros DEBERES I DERECHOS, hemos de exigir, cumplir i sacrificar para, así, conquistar una vida humana i buena para todos los hombres i todas las mujeres, en especial para la humanidad del mañana; sin olvidar que de la vida de los otros seres, no humanos, dependerá siempre la nuestra.

Gloria i recuerdo sempiterno para todos humanos que permearon i extramultipolaron su valioso i trascendental individualismo como aporte cultural para resolver la problemática socio-económica i política de quienes, en masa gigantesca, viven las mismas o peores condiciones que ellos i ellas; pero que no han tenido la posibilidad ni la "chispa" de ser conscientes de su valor, de conocerse a sí mismos.  Conocerse a sí mismos, es esa la finalidad de la CULTURA.

Conocerse a sí mismos, es diferenciarnos de lo que no somos nosotros; distinguirnos en un orden propio, disciplinadamente fieles a la consciencia reflexiva i sus ulteriores metas.  De igual forma, analíticamente, debemos conocer a los demás, a "los otros i otras", sus hechos, tesis i antítesis, sus postulados, sus virtudes i egoísmos.  Solo después, sabremos "QUE CAMINO LABRAR DEFINITIVAMENTE"


[email protected]

Articulo leido aproximadamente 948 veces
Actualidad