Retenes C.A.
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/regionales/a153005.html
Así como lo leen, así es en el Zulia. Los centros de arrestos preventivos están privatizados por el gobierno del señor Pablo Pérez. Claro, está privatización no está planteada dentro de la formalidad, con algún acto de gobierno, pero de manera abierta y encubierta desde los períodos del tristemente célebre, Manuel Rosales se viene configurando una estructura que ahora está por encima de la estructura formal de gobierno, me refiero a la figura de los prames, constituida por unos "líderes" que son impuestos por la fuerza de las armas.

Estos a su vez, gobiernan los centros de arrestos preventivos como autoridad "superior" a los cuerpos de seguridad, ministerio público y tribunales de justicia, constituyendo un fenómeno que se reproduce en todos los recintos carcelarios de nuestro país como herencia o consecuencia histórica de los gobiernos de de otrora.

Pero, ¿cómo entender que son superiores al estado? ¿Quién facilito semejante situación? Está literalmente por encima del estado porque los directores de estos centros dependen de la secretaría de seguridad ciudadana, que a su vez depende del despacho del gobernador, en el caso particular del Zulia, de Pablo Pérez. Y estos funcionarios son nombrados por sus méritos obtenidos en el partido o por amiguismo, de tal manera que ellos "no le paran bola a jueces y fiscales". Llegan a decir incluso; "el juez manda allá y yo mando aquí" pero en realidad, quienes mandan son los líderes impuestos de los procesados. Y este fenómeno tiene sus genes en Manuel Rosales y Pablo Pérez, ellos tienen la paternidad en esta cruda realidad de la cual hoy me permito mencionar algunos detalles que nadie me contó.
Estos centros por administración de la gobernación y asignados por el gobierno central tienen un presupuesto asignado para alimentación, servicios básicos de salud, agua, energía eléctrica, aseo y otros de los cuales no se cumplen.

El de alimentación, los procesados tienen un plan alternativo cuyo pago es "obligado", el de salud no tienen médicos ni insumos para atender emergencias propias de un lugar como estos, además que las autoridades no cumplen las órdenes emitidas por tribunales para traslados al hospital, dónde también les dan una atención inhumana a los internos que corren con suerte de que les hagan el traslado, apenas cuentan con un equipo de enfermeras que hacen un esfuerzo sobrehumano para prestar los primeros auxilios a los internos.

El servicio de agua es pésimo, por iniciativa de los internos tienen pipas, pipotes y tobos que utilizan para almacenar el vital líquido para el aseo personal: por un cuñete cuya capacidad es de 18 litros se bañan 5 presos, es decir que cada interno se baña con 3,6 litros y medio de agua, pero la calamidad es mayor cuando se refiere al agua potabilizada, ellos tienen que comprarla y su pago también es de carácter "obligatorio".

Pero observando otros elementos nos encontramos como, desde la gobernación del Zulia se viene fomentando el hacinamiento y las condiciones para un genocidio del cual tal vez culparan al compañero presidente Hugo Chávez.

Porque no se justifica que en el pabellón C del reten de Cabimas, tenga una capacidad técnica para albergar 16 internos y las autoridades ingresen hasta 130 en un espacio como dije antes para 16 internos. Este espacio físico consta de tres celdas de 3x3 metros, en cada una hay 6 camas de concreto para colocarle colchonetas. Los demás duermen en el patio ya que la gobernación construyo una reja sobre el patio y este mide 9x9 metros. En ese espacio reducido son albergados más de un centenar de presos que tienen que usar dos chatas y un wáter clog a la hora de ir al baño hay que hacer colas.

El castigo más cruel que viven los internos y que igualmente afecta a sus familiares son las visitas y los traslados al tribunal, a los familiares les faltan el respeto, les decomisan cosas, les impiden el ingreso de medicina para sus seres queridos, pero las drogas, armas y bebidas alcohólicas las dejan entrar como pez en el agua porque los funcionarios de seguridad cobran su comisión para eso.

Mientras la mayoría de los internos son diferidos en tribunales porque en el reten no les hacen los traslados o se los hacen muy tarde, violentándoles el lapso procesal y los derechos humanos porque hay presos por pendejadas, la mayoría inocente. En este mismo orden, me permito mencionarles que solo me he referido a un pequeño espacio del reten de Cabimas sin mencionar el anexo femenino, los pabellones B y A, así como unos guetos donde alojan a los aislados, no he mencionado el marite y otros espacios dependientes del gobierno regional.

Así pasa el tiempo y los procesados ríen mientras cuentan la calamidad que comparten con sus seres queridos, gracias a Pablo Pérez y su gobierno quienes han convertido los centros de arrestos preventivos en los campos de concentración del siglo 21 porque para ellos es un negocio que les produce doble ganancia; capital económico y capital político, por esta razón, ellos temen lo que al final va ocurrir, vamos a recuperar la gobernación con Francisco Pancho Arias Cárdenas para sintonizar la gestión de la gobernación del Zulia con la revolución bolivariana que lideriza el compañero presidente Hugo Chávez...

[email protected]




Edwin Martínez Espinoza.
Articulo leido aproximadamente 1410 veces
Actualidad