¿Solo la voz del presidente cuenta? ¿qué hacen los medios cotorros?
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/actualidad/a152872.html
Desde hace tiempo, desde las bases de éste proceso estancado, muchos voceros anónimos, pero con un poco de suerte por poder disponer de una tribuna escrita o, hablada a veces. Hemos cazado una pelea contra la mediocridad, el conformismo, el uniformismo, la desidia, la incompetencia, la ineptitud, la burocracia, la inoperancia y contra la complicidad enemiga, infiltrada dentro del aparato estatal, los partidos políticos "revolucionarios" Y el poder judicial.

Esa batalla nos ha premiado con la censura de unos medios, que estando subsidiados por el estado y que auto calificándose de ¿progresistas? Se encargan de silenciar, de censurar a quienes no son complacientes con lineas editoriales clientelares y mediocres - No voy a nombrar a esos medios, pues ya los he mencionado demasiado - Y pensar que ellos se auto califican "prensa y medios alternativos" ¿alternativos a que serán?.

Basta que el presidente, el jefe, la autoridad, el único venezolano con derecho a ser escuchado (según esos medios y los otros también) diga algo. Y entonces se enciende la alharaca. Los medios loros, cotorras, los medios ecos, los comunicadores cassettes, saturan todos los espacios informativos existentes con una retahíla interminable en referencia a lo dicho por el que no pueden censurar. Entonces los programas de opinión de televisión, radio, prensa escrita, prensa digital, prensa ¿alternativa? Adquieren un dinamismo insospechable. Se diluyen en la retorica mediocre de decir mucho, para no decir ni hacer nada, que al poco tiempo desparece de la misma manera como apareció. Así pasó con las 3 R, y con tantas y tantas propuestas que se pierden en el tiempo y en la ineptitud de quienes deberían dinamizar el proceso. El mismo presidente habla de auto critica, de rectificación, de re impulso. Pero a la vez vive en un permanente reciclaje de funcionarios incapaces que fracasan en todos los cargos para los cuales son asignados. Así vemos por decir algunos casos: a dirigentes políticos que fueron ministros de educación, luego de hábitat y vivienda, después de energía, luego de educación superior, luego gobernadores, después alcaldes, otros min agricultura y tierras, luego presidentes de institutos, más adelante administradores de institutos autónomos, pero que en todas estas posiciones, demuestran incompetencia y pesadez administrativa. 
 
¿Cómo coño va a funcionar un estado que se califica de revolucionario, atado a estructuras capitalistas y burocracias que están dirigidas por personas con mentalidad de dinosaurios? - eso en el caso de ser honestos - por que de otras maneras, si son ágiles y expeditos para cobrar comisiones o para resolver y poner los dineros públicos o, presupuestos a ganar intereses en los bancos comerciales, mientras los proyectos de inversión e infraestructura, se pierden en el olvido. Olvido que genera mayores costos para cuando los depósitos a plazo fijo vencen y cuyos intereses van para las cuentas personales de nuestros "funcionarios revolucionarios".

No faltará el afectado por esta nota que salga a calificarme desde escuálido, hasta de espía, o con otros calificativos mediocres que culminaran en el consabido recordatorio de mi viejita linda.

Cámara presidente. No basta la auto critica. Es necesario actuar en consecuencias. Preferiría que se hiciera más y se anunciaran modismos menos. Empiece por acabar con el reciclaje de lo que no ha dado la talla. Tal vez muchos sean buenos actores políticos, a lo mejor honestos, pero si no tienen capacidad administrativa, no se les puede estar premiando la lealtad con cargos que en vez de hacer un favor a la revolución, lo que hacen es perjudicarla. Tenemos casos de funcionarios efectivos y responsables, que sin explicación fueron relegados y sin embargo siguieron siendo fieles a sus concepciones, como el caso de Vielma Mora, o Eduardo Samán, o como casos contrarios como el de Juan Carlos Loyo, que no da la talla en ningún lado. Pero que a lo mejor es efectivo como dirigente político.

Las riendas del estado, reposan en manos del presidente. Él es el responsable ejecutivo de todo lo que pase o no pase en Venezuela. Más debo recordar que nuestra carta magna nos garantiza que debemos ser todos, absolutamente todos corresponsables de nuestro destino como nación, al ser un sistema político participativo y protagonico y al ser el pueblo el legitimo poseedor del carácter constituidor. Mientras esas facultades nos sean negadas. Todo ira contra corriente y lo que se haga tendrá visos de ilegalidad.

Estamos claros que una persona no puede atender todo lo que implica el funcionamiento de un estado. Pero si es su responsabilidad la escogencia de funcionarios eficientes y de ser claro en hacerles ver el carácter revolucionario del nuevo estado y que por lo tanto se deben omitir trabas burocráticas, que impiden el dinamismo de ese estado y el beneficio colectivo del pueblo ¿Qué hacemos con ministros ineficientes, pero duchos en mentir y atosigar con propagandas falsas? ¿De que valen gobernadores que primero piensan en sus beneficios personales, grupales, partidistas y después con lo que sobra se atiende al pueblo? ¿Realmente el costo que se paga por obras y contratos es el costo verdadero, o lo sobreprecian para la rebatiña? ¿Qué función y beneficio real aportan alcaldes y concejales? ¿De que valen leyes revolucionarias, si las instituciones que deben aplicarlas o velar por su cumplimiento no sirven para un carajo? http://planetaenpeligro.blogspot.com/2012/10/en-el-saren-los-abusos-de-poder-en-el.html como muestra un botón. Así pasa con el S.S, con la ley de simplificación de tramites, etc, etc. El poder judicial es una maraña que impide que lo que no sea besado por la corrupción, no tendrá respuesta. Y cuando digo el poder judicial, me refiero a todo. Sin excepción, aquí no caben islitas de excepciones. Lamentablemente, la mayoría de quienes pretenden acceder a la administración pública, solo se quieren resolver, y lo dicen. ¿QUÉ REVOLUCIÓN SE HACE CON GENTE ASÍ?

En el caso de esa telaraña que es el Seguro Social, UD aparece en sus propios archivos con las cotizaciones, luego cuando consigna los documentos, si en la computadora del irresponsable administrador, no aparece la información que coincida con la que UD consigna con las formas correspondientes, entonces para esos mediocres, el responsable de la ineptitud del Seguro Social es el asegurado y te ofenden diciéndote que falsificaste esos documentos, pese a tener el sello de las empresas. Es el caso como ejemplo que me pasó a mi y el vagabundo administrador en YARACUY, el señor Haiquel Escudero, hasta me ofendió. Si acudes a un órgano defensor a solicitar su gestión, simplemente pierdes el tiempo y te recargan otra vez la carga de la prueba. O te indican que hagas la solicitud vía especial ¿Por qué, si se están cumpliendo los requisitos de ley y no se está pidiendo una dádiva o un regalo? La revolución no se hace con palabras, ni retoricas, ni dádivas, ni con engaños. Se hace con hechos concretos, dignos, con dinamismo, sin clientelismo politiquero, sin funcionarios morrocoyes para algunas cosas y, linces para otras. No podemos conformarnos con pasos intermedios o con reformas, que aunque son importantes, no representan la meta ni los objetivos por los que se lucha.

Ay revolución que mal nos vemos



facebook: Javier Monagas Maita
Articulo leido aproximadamente 1091 veces
Actualidad