La incómoda y beneficiosa critica
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/actualidad/a152860.html
Esperar cambios rápidos en el actual estado de conciencia social de la raza humana después de estar regida por modelos esclavistas,feudales y capitalistas durante miles de años,es ignorar la naturaleza misma de los cambios que se pretenden.Las sociedades humanas se han caracterizado -desde que tenemos conciencia histórica-por unas escalas jerárquicas en las que siempre aparecen divididas en función de la raza,el sexo,la religión,las posesiones materiales,las posiciones sociales,las capacidades para la guerra y para el pensamiento,etc.En todas esta sociedades siempre ha existido una clase dominante muy reducida en cuanto al porcentaje de poblacion,pero extremadamente poderosa en cuanto a su capacidad de manipulación.Dado al solo hecho de la siempre existente posibilidad de ponerse de acuerdo todos los que forman las mayorías sobre la idea de salir de sus opresores,que lo hayan hecho en tan pocas ocasiones después de tantos milenios de una tiranía tras otra, tiene una sola y unica explicacion: La enajenación de su Conciencia social.Es decir la colocación en sus mentes de conceptos y valores que actúan igual o mejor que la amenaza de ejercitos enteros, en los que la creencias espirituales han jugado un papel protagonico cuando son manipuladas por las jerarquías que se confabulan para mantener a los pueblos bajo deplorables estados de sumisión.Y que en resumidas cuentas determina la capacidad critica y autocritica de los pueblos ,centuria tras centuria,milenio tras milenio.

En los intentos de coronar un modelo político democrático de economia socialista mas justo y equilibrado,tanto el pueblo como la clase politica y los intelectuales corren el peligro de dejarse llevar por el poder de estas concepciones y valores impuestos que modulan a su antojo la razón y el entendimiento.Ambos el pueblo y sus dirigentes quedan atrapados en una especie de mixtura en la que ha prevalecido hasta hoy,la propiedad privada de los medios de produccion, -aunque estos últimos son el producto del esfuerzo humano colectivo- en manos de la" ultima versión "de una histórica clase social dominante que tiene la capacidad casi "divina" de salvar millones de vidas o de dejarlas sucumbir ante sus propios intereses y reclamar estos medios de producción como propiedad exclusiva.Excluyendo a las mayorías del producto que generan entre los que se cuentan alimentacion, salud, educacion, vivienda, los últimos cuatro,indispensables para llevar una vida digna de ser vivida. Por eso es que a la critica y a la autocrítica política económica y social se les tiene miedo y terminan siendo aplastadas en sociedades que buscan perpetuar el estado de dominación,pues tienen la noble tarea de dar al traste con las antiguas concepciones y los antiguos valores que la fuerte y caudalosa corriente de la historia viene arrastrando como fragmentos que chocan con la orilla,con las fronteras, de un mundo totalmente nuevo,en el que estos "escombros" son solo los pedazos de antiguos modelos en los que la mayoría de los hombres y de las mujeres siempre han sido tratados como esclavos,como siervos,o como una mercancía que una minoría "usa" y "cambia" con el objeto de acumular y centralizar cada vez mas poder económico político y social y heredarlo a la próxima generación en un-hasta ahora-exitoso intento de perpetuación.


Es por esto que seria pecar de ingenuos si esperamos que los miembros de una comuna entiendan lo que ni siquiera parecen entender algunos altos dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela y una cantidad preocupante de sus intelectuales, a los que el poder de esa turbulenta corriente de la historia parece arrastrar.La critica y la autocrítica los esperan a todos en las orillas del turbulento rió para salir de el para siempre.

Ahora que al parecer 8 millones de venezolanos estamos irreversiblemente de acuerdo en cambiar nuestra historia,es hora de autocriticarnos y de aceptar también la destructiva critica opositora, para crecer. Dejemos que esta ultima también sea parte de la construcción de una antítesis que logre el fin ultimo: la síntesis, es decir la sociedad que todos andamos buscando.


[email protected]
Articulo leido aproximadamente 638 veces
Actualidad