La libertad de prensa y los falsos positivos judiciales
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/medios/a152650.html

 

La Sociedad Interamericana del Palangre, perdón..de Prensa (SIP) está muy preocupada por los delincuentes de la tinta sometidos a la justicia en Venezuela en Argentina y Ecuador, países considerados por ese tribunal inquisidor como los países mas peligrosos para el ejercicio de la profesión de periodista.

La pregunta es: ¿Cuantos periodistas están presos en Venezuela por el ejercicio profesional? Si hay algún comunicador social privado de libertad, es por delitos comunes y de eso se encarga el Poder Judicial, que tiene esa potestad y nada tiene que ver con el Ejecutivo Nacional, porque aquí si hay independencia de poderes y, más que libertad de prensa y expresión, hay libertinaje e impunidad, sino muchos mercenarios de la comunicación no estuviesen conspirando diariamente contra la soberanía del país y atentando impunemente contra la salud mental del venezolano, a través de las ondas hertzianas, con el espectro radioeléctrico y las empresas editoras de impresos, cabezas de playa del imperio, que más que periodistas, tienen instrumentos repetidores del odio, las mentiras y la manipulación contra el pueblo.

En el caso de Argentina, tampoco se conocen casos de periodistas presos por ejercicio profesional, al parecer están sometiendo a juicio a una pieza importante del grupo Clarin, pero no es precisamente por periodista, sino por presunta colaboración en los crímenes de las dictaduras militares y el robo de niños de las madres ejecutadas en los centros de tortura, como la escuela de mecánica de la Armada. En Ecuador, el presidente Rafael Correa, no ha hecho otra cosa que activar las leyes para la defensa de la soberanía nacional, ante la caterva de Malinche, surgida a raíz del triunfo de la revolución ciudadana.

Pero en absoluto hacen mención en su resolución, a los falsos positivos judiciales que se emplean en Colombia para criminalizar el libre ejercicio de la libertad de prensa y expresión.

Allí está los casos de Joaquín Pérez Becerra, director de la Agencia ANNCOL, encarcelado en Colombia, mediante un juicio amañado, Freddy Muñoz Altamiranda, primer corresponsal de Telesur en Colombia, sentenciado a 15 años de cárcel, acusado de ser integrante del Frente 37 de las FARC -EP, por resultar molesto al grupo Santos, Santodomingo y demás empresarios de la comunicación, que han visto en Telesur, en ANNCOL y otros medios independientes, una piedra en el zapato. Pero eso no lo ven los asalariados de la CIA, que integran la SIP

José Alfredo Pineda Dubon, nos hizo llegar información sobre las tropelías de la justicia colombiana contra los periodistas honestos, a quienes etiqueta de guerrilleros y con video-montajes elaborados por el DAS -G3, un grupo ilegal que hace el trabajo sucio para la Justicia colombiana, son llevados a juicio y condenados, como los casos de Becerra y Muñoz. Esa marramucia se la quisieron aplicar en 2007, a William Parra, Jefe de Redacción de la agencia Reuter en Colombia, porque sus preguntas resultaban incómodas, en las ruedas de prensa que ofrecía Alvaro Uribe, cuando era inquilino del Palacio de Nariño, que la picardía del pueblo rebautizó como Palacio del Narquiño, en alusión a quien lo ocupaba.

La lista es larga, pero entre los nombres de los profesionales del diarismo más emblemáticos estigmatizados por la justicia  de Colombia, figuran: José Gosain, director de RCN, quien denunció  en 2009, al DAS  G3, como un grupo criminal mafioso, que actuaba bajo las ordenes directas de Uribe, para perseguir a la disidencia, Hollman Morris, Carlos Lozano, Claudia Duque, Daniel Coronel Dick Emanuelsson, quienes han escapado a los falsos positivos judiciales, pero cuyas vidas corren peligro, porque forman parte de la agenda de los sicarios del DAS-G3.

Desde los diferentes frentes, los periodistas libres y honestos, tenemos que activar un frente por la libertad de Freddy Muñoz y para denunciar ante el mundo la podrida mafia, que persigue al periodismo libre en Colombia y que somete a la libertad de prensa y expresión con los falsos positivos judiciales

Periodista

CNP 2414 

[email protected] [email protected]

Articulo leido aproximadamente 986 veces
Actualidad