Los debates nucleares
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/tiburon/a152528.html

La conferencia de Moscú sobre el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, NPT (iniciales en inglés) se llevó a cabo entre el 6-8 de septiembre pasado.  Los programas nucleares de Corea del Norte e Irán y la vieja idea con nuevo ropaje de hacer del Medio Oriente una zona libre de armas nucleares (obstaculizada, como se sabe por el hecho que Israel es un estado nuclear) no fueron los únicos problemas en agenda.  La conferencia fue dirigida hacia las perspectivas y los obstáculos en la vía para el fortalecimiento de un régimen más amplio de no proliferación.

Problemas básicos del NPT

El Vice Ministro de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa, Sergey Ryabkov, confirmó el punto de vista ruso en el sentido que el Tratado era la piedra angular del régimen internacional de no proliferación nuclear.

Todos los problemas nuevos podrían y deberían ser resueltos dentro de su ámbito.  De acuerdo con el representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, numerosos críticos que piden una revisión del articulado básico del tratado o incluso su derogación, no fueron capaces de producir nada equivalente al actual sistema legal que continua influyendo favorablemente al régimen de no proliferación.

Naturalmente que la numerosa representación de participantes facilitó el intercambio de opiniones encontradas.

Numerosas veces las cinco potencias nucleares miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONUfueron reprochadas por su posición privilegiada.  Por ejemplo, durante las deliberaciones dedicadas al Tratado General de Prohibición de Pruebas Nucleares, CTBT (iniciales en inglés) los miembros de la delegación de Pakistán hicieron énfasis en el hecho que los grandes estados nucleares salieron con la idea de concluir el tratado después que ellos realizaron cientos de explosiones nucleares y modernizaron sus fuerzas nucleares.  Otros estados, incluyendo a Pakistán, no tuvieron tiempo de hacerlo y necesitan continuar con las pruebas con el objeto de garantizar su seguridad.

Un portavoz coreano señaló que Estados Unidos siendo una superpotencia nuclear continúa mejorando su potencial con el objeto de garantizar su superioridad al tiempo que trata de impedir el surgimiento de nuevos estados nucleares.

Indicó que por el momento Corea del Norte se ha abstenido de realizar nuevas pruebas pero que se encuentra monitoreando la situación respecto de la seguridad.  Mientras mayor fue el nivel de los ejercicios conjuntos militares de Estados Unidos y Corea del Sur, realizados cerca de la frontera con Corea del Norte, mayor fue la inseguridad que experimentó el país y cualquier otro país en circunstancias similares.  De ahí el porqué Piongyang se aferra a la noción de nunca decir nunca, sino veremos respecto del problema de la prohibición de nuevas pruebas nucleares.

Al mismo tiempo, los participantes del foro hicieron énfasis en que el CTBT era útil y necesario. El General Ravaghan de la India dijo sin embargo que el tratado no ha sido firmado ni ratificado por muchos estados, pero que en todo caso, funciona de facto.  Existen 259 instalaciones desplegadas en todo el mundo para el monitoreo de las actividades nucleares.  Esto ha hecho imposible realizar pruebas nucleares clandestinas y esconder los hechos en torno a accidentes nucleares.  Por ejemplo, los dispositivos de seguridad detectaron el ensayo nuclear realizado por Corea del Norte en el 2006.  ¿Cuál sería el impedimento para hacer que el CTBT entre en vigencia de jure?

De acuerdo con el representante hindú, la razón sería que China y Estados Unidos se niegan a formar parte del tratado.  Indicó  que la mayoría de otros no participantes los están observando.  En caso que estos países cambien de posición y ratifiquen el documento, muchos otros seguirían su ejemplo, incluyendo a la India.

Garantías efectivas de seguridad nacional

El problema del patrón doble se puso en el tapete muchas veces durante la conferencia.  Por ejemplo, muchos participantes rusos plantearon nuevamente su preocupación en torno al despliegue anti-misilístico norteamericano cerca de las fronteras rusas.  Lo más preocupante es que el programa anti-misilístico tiende a expandirse geográficamente y a mejorar sus capacidades técnicas.  Esto se inició en forma de una limitada tercera posición en un área de Polonia y de la República Checa para extenderse más tarde hacia el sur, comprendiendo a Rumania, Turquía y el Mar Negro.

En el 2011 Estados Unidos anunció planes para desplegar sus sistemas de combate Aegis en el Golfo Pérsico.  Lo mismo está sucediendo en el Lejano Oriente involucrando a sus aliados Japón y Corea del Sur.  Tokio está construyendo su propio complejo anti-misilístico regional el cual es parte integrante del sistema global norteamericano lo cual  aumenta la preocupación de parte de Moscú y Beiyín.

Más y más sistemas anti-misilísticos móviles norteamericanos se están instalando a lo largo de las fronteras de la Federación de Rusia.  El potencial nuclear norteamericano tiende a cambiar la situación de disuasión por una condición doctrinal de armamento destinado a ser utilizado.  Esto ocurre contra el fondo de un uso cada vez más frecuente de la fuerza por parte de Estados Unidos, pasando por encima de la ONU y en permanente apoyo a las revoluciones de colores alrededor del mundo.

Los siguientes factores reflejan la brecha entre lo que declara Estados Unidos y los acuerdos prácticos que causan preocupación entre los expertos militares rusos.

  • Las amenazas nucleares denunciadas por Washington difícilmente serían justificables por la posición de las defensas anti-misilísticas que no son las mejores para detectar e interceptar proyectiles balísticos iraníes o norcoreanos;
  • El programa no es transparente.  Estados Unidos no ha confirmado que las características anunciadas son reales;
  • El hecho de desplegar sistemas de defensa anti-misilística a lo largo de las fronteras rusas, contribuye a obtener una superioridad aérea por parte de Estados Unidos en caso de un conflicto armado convencional;
  • La posibilidad de emplear componentes de sistemas anti-misilísticos para ataques nucleares (técnicamente no es ningún problema sustituir cabezales de guerra convencionales por cabezales nucleares);
  • En consecuencia, en caso que la tercera y cuarta fase del Phased Adaptive Approach* sean implementadas de acuerdo a los planes actuales, Washington tendría la capacidad de rápidamente desplegar los componentes móviles del sistema anti-misilístico en diferentes partes del mundo y consecuentemente debilitar el potencial de disuasión de Rusia en unos 5 a 8 años.

Tomando todo esto en cuenta, el presidente ruso, Dmitry Medvédev hizo una declaración bastante dura  en el mes de septiembre del 2011.  Señaló que si esta situación sigue desarrollándose podría obligar a Rusia a tomar medidas correspondientes para fortalecer la seguridad nacional y restablecer el equilibrio de fuerzas.  Las medidas anunciadas incluyen el despliegue del sistema misilístico  Iskander de escenario móvil en la región de Kaliningrado junto con otras medidas para contrarrestar la amenaza.  Informes recientemente publicados indican que Rusia planea introducir una versión actualizada del más poderoso proyectil balístico de todos los tiempos, el RS-20 o SS-18 apodado Satanás en Occidente.  La versión anterior de este misil fue eliminada durante los años 90.

Actualmente Moscú considera necesario tomar las siguientes medidas para impedir una reedición de la carrera armamentista:

  • Recibir garantías legalmente vinculantes que los sistemas de defensa anti-misilística no apuntan hacia Rusia.
  • Recibir garantías que ningún componente de los sistemas de defensa anti-misilística será desplegado en el Mar de Barents y en el Mar Báltico;

Al mismo tiempo deberá notarse que la posición de Rusia también tiene un punto débil.  Al tomar medidas con el objeto de reforzar su capacidad defensiva, Rusia no está lista para reconocer que otros estados tienen también derecho de hacer lo mismo.  Por ejemplo, expertos rusos y norcoreanos plantean de manera similar y aumentada las mismas evaluaciones concernientes a las amenazas provenientes de Estados Unidos.  Ambas partes ponen énfasis en la mala práctica norteamericana de adoptar una nueva doctrina luego de firmar el tratado SALT III con Rusia el año 2010 (que entró en vigencia en el 2011).  El documento precisó en términos concretos que al tornarse nuclear la OTAN presupone el uso del potencial nuclear por parte de Estados Unidos y la OTAN.  La cooperación con el Reino Unido le permite a Washington disfrutar ventajas unilaterales.  En consecuencia, las reducciones hechas por Rusia y Estados Unidos no tienen relación con Londres.

La interacción dentro de la planificación nuclear siempre existió  dentro del marco del Comité de Planificación de la Defensa y del Grupo de Planificación Nuclear de la OTAN.

Esto ha hecho que Moscú tome en consideración los potenciales nucleares de todos los estados que conforman la OTAN y no solamente el de Estados Unidos.  Pero los aliados de Estados Unidos en la OTAN no están involucrados en el proceso de ninguna reducción.  Ejemplos se han conocido que en ocasión del retiro de misiles balísticos intercontinentales de los arsenales de Estados Unidos a consecuencia de las reducciones acordadas en el tratado, fueron instalados en submarinos nucleares de la Marina Real del Reino Unido.

Los representantes norcoreanos preguntan ¿existe alguna lógica en relación con la recomendación de Moscú de reforzar la seguridad de su país solo mediante garantías legales?  Ellos con toda razón sostienen que la validez y confiabilidad de tales garantías de parte de Estados Unidos y Occidente como un todo, fueron demostradas de manera brutal en Libia.  El trágico destino de Muammar Gadafi, quien abandonó su propio programa nuclear,  es un ejemplo de donde extraer lecciones.  Occidente desplegó mucha cortesía con él durante un breve lapso.  Luego fue derrocado y asesinado.  Todo esto impresionó a todo el mundo grandemente.  Actualmente están tratando de hacer lo mismo con Bashar Assad en Siria.  La cruel realidad nos hace pensarlo dos veces y no solo en Piongyang sino en muchos otros lugares también.

*Enfoque Adaptable Escalonado. Política adelantada por Estados Unidos y la OTAN para la instalación de     sistemas de defensa anti-misilística según criterios regionales.

 Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Nota.-  Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

 [email protected]

Articulo leido aproximadamente 1056 veces
Actualidad