O cambiamos o nos cambian
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/actualidad/a152432.html
Luego de la victoria del presidente Chávez es preciso poner cuidado a lo que esta pasando dentro del proceso. Mucho hemos oído y leído sobre la autocrítica y la revisión en las filas de la revolución. Irreverencia en la discusión pero lealtad en la acción. Es una frase tantas veces acuñada por el mismo comandante, pero ¿Que pasa cuando la irreverencia se condena? Cuando la denuncia es vista como un acto de torpeza, de sublevación o peor aun, de traición.

Cuantas veces, hemos visto la frustración y la angustia que embarga a muchos camaradas, cuando le obstaculizan el debate a lo interno de las organizaciones políticas, instituciones o movimientos sociales de los que forman parte. Que ocurre cuando le impones censura a los que alertan barrancos. Cuando los que señalan las gerencias mediocres, la falta de compromiso y los actos de corrupción, son condenados a la distancia y a la indiferencia. Entonces empezamos a entender, que la lucha es adentro. Que no podemos vencer al imperio si antes no vencemos nuestras propias miserias.

Ya perdí la cuenta del NO ES EL MOMENTO y del NO CONVIENE AHORA.  Pero. ¿Cuándo es el momento? ¿Cuándo llega el ahora? Al parecer, nunca es el momento. Siempre hay una consulta, una elección, una asamblea, un congreso, una fiesta, un aniversario, en fin, un pretexto que nos salva del debate profundo. La resistencia al cambio es tremenda en nuestras filas. Estamos envueltos en un entorno, de intereses personales, de acomodo y de beneficios, donde nadie se atreve a transitar el camino de la justicia y la razón. Donde no se esgrime la verdad sin antes sacar de la manga una calculadora. Estamos en presencia de un constante autosabotaje, donde liquidamos las posibilidades, poniendo troncos en la vía pero todos sabemos lo que pasa, cuando un río reclama su cauce ocurren las peores catástrofes.

[email protected] 

Twitter: @YraniaR

Articulo leido aproximadamente 806 veces
Actualidad