Declarar nuestros fines
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/actualidad/a152431.html

Es Carlos Marx quien, en el Manifiesto del Partido Comunista, señala como deber revolucionario de las y los comunistas, no ocultar sus fines.

El objetivo se debe decir. Lo que se quiere lograr, aquello que se aspira conseguir, debe ser nítidamente mostrado para que todas y todos lo sepan.

El fin último del comunismo es lograr una transformación tan radical de la realidad que podamos vivir sin diferencias de clases o, lo que es lo mismo, en una sociedad donde no existan relaciones de explotación para producir los bienes materiales de subsistencia, tampoco para producir o reproducir aquellos espirituales o de sentido.

Queremos construir la sociedad de las y los iguales, se debe decir. Y se dice, se confiesa, se declara, porque ese fin de las y los socialistas es un hacer, es una actuación, es una lucha y una construcción.

El tema lo traigo hoy a colación, a propósito de las reflexiones y exhortos realizados por el camarada presidente Hugo Chávez, especialmente a propósIto de los nombramientos y juramentación de los más recientes ministros. Eficiencia y comunicación han sido los temas sobre los cuales se ha centrado el Comandante Chávez en este momento de la nueva gestión que ya comenzó, pero que, constitucionalmente está acotada para el sexenio 2013 - 2019.

Ha sido el revolucionario Hugo Chávez quien, desde su aparición pública encabezando la rebelión militar antisistema de 1992, confesó y ha confesado siempre, a partir de aquel momento y cada vez que ha sido necesario, sus fines.

Cuando fue juramentado por primera vez como Presidente, en 1999, confesó  sus fines de "enterrar" la vieja y moribunda constitución, para abrir paso a transformaciones profundas de la sociedad venezolana.

Más tarde, y ahora cada vez con mayor constancia y firmeza, el líder de esta Revolución Bolivariana, declara los fines de alcanzar la definitiva independencia y el socialismo.

Esta confesión de los fines, propuesta por Marx para todo revolucionario, viene en este momento al caso porque para abordar el tema comunicacional no es necesario -es más, sería contraproducente y contrarevolucionario- esconder los fines, por el hecho de que se deba gobernar para todas y todos los venezolanos y comunicar desde una perspectiva que no se reduzca a lo doctrinario y militante, al punto de que nos quedemos estancados hablando para nosotros mismos y para quienes nos son afectos.

Comunicar sin ocultar nuestros fines, a lo que nos reta es a desarrollar una creatividad donde la manera revolucionaria de mirar el mundo y los valores propios a la sociedad socialista que construimos, sean expresados más por el hacer que por el decir.

Para ello no hace falta el discurso directo y doctrinario, sino la inteligencia y creatividad para inventarnos un lenguaje de estética nueva que esté basado en el hacer y divulgue lo que somos como pueblo transformador, desde lo más profundo de nuestros adentros. 


[email protected]
Articulo leido aproximadamente 1554 veces
Actualidad