El enriquecimiento es una profesión
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/actualidad/a152389.html
La profesión de enriquecerse es parte del producto de adaptación al orden capitalista. El neoliberalismo necesita de esta entrega en el comportamiento de los bienes externos ligados a las condiciones de triunfo en la lucha económica por la existencia cultural del capital que se habla en el seno familiar y en la sociedad. El rico es un triunfador… se dice.

La concepción del mundo está determinada por esta profesión y quien no se adapta se hunde en la política social de las condiciones del éxito capitalista. Todo esto ocurre en todas las épocas en la que el capitalismo ha triunfado desde sus antiguos asideros medievales apoyándose en el poder político cómplice.

Los protestantes contra el poder de la iglesia, Lutero, Calvino, Knox, Vott, nacidos en los paises mas desarrollados y las clases medias burguesas, nacientes en esa epoca, no solo que no aceptaron esa tirania catolica sobre la vida sino que exigieron la sustitucion del sistema por otro que con el tiempo se llamo “progreso” que de ninguna manera se le pudo llamar amor por el mundo. Nacio asi la individualidad historica.

En la cultura política escoger una carrera lucrativa es triunfar, así, es obligatorio escoger una carrera que les permita el éxito económico. Una vez lograda esa profesión la ética pasa a un segundo plano como el derecho canónico; es el espíritu de empresa del préstamo usurero sin que afecte la cultura productiva del negocio.

Las materias que se estudian para el enriquecimiento son: El tiempo es dinero, el credito es mas dinero, enriquecimiento ilicito, lavado de dinero, narcotrafico, lucro, avaricia, especulacion, indiferencia etica, apariencia de modestia, doble contabilidad, evasion al fisco, acaparamiento, inflacion, austeridad, impulso adquisitivo, etc. Materias que no solo enseñan tecnicas vitales sino una etica peculiar y esto es rigurosamente esencial para el enriquecimiento dentro del capitalismo global convertido en amo y señor de la vida, educa y crea empresarios y trabajadores que la globalizacion necesita.

La enorme mayoría de empresarios privados y curas son especuladores de la economía y de la fe; osados y sin escrúpulos son naturalezas idóneas para el enriquecimiento convertido en una profesión oscura y retraída, decisiva para sostenerse como burguesía con su poder económico y político intacto. Son prudentes, arriesgados y perseverantes, con devoción por el dinero y lo material, es un duro escollo para la igualdad.

La motivación del lucro, inevitable y desde ese punto de vista lícito tuvo su complacencia en la Iglesia católica tan estrechamente ligada al poder político. La economía en todas sus formas se volvió más acomodaticia en las actitudes destinadas al enriquecimiento, aceptadas por el espíritu capitalista de la Iglesia, probando que la unión capitalista- católica es una fuente legitima de lucro éticamente irreprochable, estratégicamente dominante considerando la moral del provecho capitalista, pero, sin valoración positiva desde el punto de vista humano por las actividades de los capitalistas fieles a la Iglesia, así, nació el sermón mandato de Dios, “que los pobres sean pobres y dependientes de los ricos que los ayudan”.

La Iglesia paso a ser mantenida con el dinero de los ricos y de los pobres. Dinero que adquiere la moral de los mandamientos, dinero de consciencia compra el espíritu y la unión capitalismo –Iglesia, para sostener desde la moral, desde la ignorancia y desde la influencia de la fe la desigualdad socio-económica.

La sumisión es el arma a utilizar como es utilizada la muerte, el pecado, la resurrección, el cielo y el infierno, así se explica el máximo desarrollo del capitalismo desde siglos pasados cuando se supero la fase del cambio de productos en el siglo XVIII.

La relación capitalismo-Iglesia fue determinante para el desarrollo del capitalismo con la domesticación de la humanidad porque surgió una cultura con un tipo de conducta que propiciaba y justificaba desde Dios el enriquecimiento, la estafa, los impuestos excesivos. Y, el desconocimiento, la ignorancia desde la educación y las guerras están encaminados para que el saqueo de los pueblos sea exitoso y justificado para el capitalismo.

Logros económicos aspirados por una elite que se enriqueció sin límites con el apoyo feudal de la Iglesia, enormes extensiones de tierra hasta el horizonte eran gobernados por la jerarquía eclesiástica y las monarquías. Poder ricachón llenaba las planicies con pueblos miserables. A breves rasgos esta es la evolución del espíritu capitalista.

Después, el derecho privado con la materia jurídica, la fuerza del derecho y la ley del más fuerte invadió países como lo hace actualmente EEUU y su coalición. Amparados en el derecho internacional de la ONU y la moral de la Iglesia que bendice a las tropas invasoras para que asesinen enormes cantidades de gentes y esos soldados puedan regresar a salvo. Los imperios radicalizaron el derecho privado a las guerras y la iglesia justifica los asesinatos si son cometidos en una guerra.

Hoy, el hombre y mujer abonado para ejercer su profesión de enriquecimiento requiere de un sentido misional por parte del capitalismo; avanzada para desplegar todo un universo de contradicciones en donde la inseguridad y el narcotráfico son sus reinas madre de la profesión de enriquecimiento que sigue siendo uno de los elementos característicos de nuestra civilización.

Capitalismo -católico enfrenta con todo su poder al conocimiento socialista por las innumerables resistencias que este ofrece a la explotación de los pueblos. Ese el principal motivo de los choques entre la izquierda y la derecha política con su aliada la Iglesia católica.

La institucionalidad de la Iglesia y el sistema globalizador se sostienen porque tienen de guardaespaldas al imperio más grande que la humanidad haya imaginado jamás; les importa un pepino la ética y la verdadera palabra de Dios.

El sentido mercantilista de la vida es negativo y hoy, esta circunstancia es lo más recurrente para la violencia excesiva y la contaminación global producida por la conducta del capital y por la amoralidad de la Iglesia vaticana.


[email protected]
Articulo leido aproximadamente 1595 veces
Actualidad