Rabia, Dolor y Frustración en Clase Media. Disminución Porcentual Dramática de Votación Chavista respecto a 2006
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/oposicion/a151812.html
1.- Una mezcla de Rabia, Frustración y Dolor se siente en amplios sectores medios de la población por el resultado electoral favorable a Chávez, producto del Triunfalismo de la Clase Media, incluyendo algunos sectores bajos de ésta (Véase http://www.aporrea.org/ideologia/a151463.html), inducido por los medios de comunicación privados, que calaron profundamente en estos sectores y que terminaron por convencerlos, con convicción, que el "Flaco" tenía la victoria asegurada. Los sectores de muy altos recursos, en mi opinión, no padecen de esos sentimientos. Sus problemas y objetivos son otros, por ejemplo, cómo ganar más dinero y cómo mantenerlo, algo que nunca se ha visto frustrado en estos 14 años de dominio Chavista.

Afortunadamente el "Flaco" (Henrique Capriles Radonski) no avaló el Plan B que un minúsculo sector opositor planeaba ejecutar, lo cual incluía acusaciones de fraude y un llamado a la violencia. Para mí está claro que la ventaja de mas de 10 puntos, con tendencia a aumentar, fue decisivo al final. Lo negativo del "Flaco" fue su actitud francamente Arrogante al sobreponer con Descaro "Su Camino" (44.4%) por encima del "Otro Camino" (55.0%), ni felicitar, nombrando directamente, al Ganador Hugo Rafael Chávez Frías.

Dicen que el tiempo lo cura todo, yo particularmente veo difícil esta Sanación aunque no imposible. Requiere que transcurra mucho tiempo, varias generaciones, más de 50 años diría yo. Todo depende de cómo avance la Revolución Socialista y cómo se produzca la inclusión, en nuestro Proyecto Socialista, de todos los sectores que hacemos vida en nuestra querida República Bolivariana de Venezuela.

2.- Resulta fundamental comparar los resultados de las elecciones presidenciales del año 2006 con las del 7 de octubre de 2012, casi 6 años después. En la elección Presidencial del año 2006 Hugo Chávez obtuvo el 62,84% de los votos (7.309.080) con un total de Votantes Escrutados de 11.790.397, mientras
que este año Hugo Chávez obtuvo el 55% de lo votos (7.963.061) con un total de Votantes Escrutados de 18.264.080, una dramática diferencia porcentual que alcanza 7,84% lo cual, en términos absolutos, serían 1.431.903 electores que dejaron de votar por Chávez este año 2012. No voy a entrar a analizar la diferencia entre las campañas presidenciales, ni entre candidatos en ambos años, ni siquiera el desgaste de la gestión gubernamental durante los 14 años transcurridos de Revolución.

Lo que si es importante resaltar es que Chávez ganó esta Elección Presidencial gracias a la votación de los sectores de la población más humildes pero también resulta determinante que un muy alto porcentaje de este millón cuatrocientos mil electores de este sector, claramente favorecido por el Gobierno Bolivariano, se trata del pueblo conformado por las clases con menos recursos quienes todavía no acuden a votar masivamente por Chávez y peor aún, algunos de ellos y ellas han votado en contra del proceso revolucionario en todos los eventos electorales. En mi opinión es imprescindible llevar a cabo con esta gente un trabajo intenso de formación, un trabajo que implique fijar posiciones en el ámbito ideológico y conceptual para la construcción de la nueva sociedad, la del Socialismo del Siglo XXI, un trabajo que acelere su divulgación y comprensión, estando claros, debo insistir, que la construcción de una sociedad de iguales es un proceso largo y duro que requiere asumir riesgos con grandes posibilidades de fallas transitorias, requiere también sacrificios heroicos que debemos estar dispuestos todos y todas a asumir a la mayor brevedad posible. Está alli, a mi juicio, el reto fundamental para atraer a esta masa confundida de votantes de las clases pobres, quienes no votan por Chávez e insólitamente votan a favor de la derecha, en contra del proceso revolucionario y de sus propios intereses, a pesar de los notorios avances en la reducción de la pobreza traducidas en mas y mejor educación, salud y soberanía.

También es imprescindible resaltar que en nuestro Proceso Revolucionario no ha habido todavía una clara exposición del Proyecto Socialista, insisto que noto a Chávez muy sólo en este trabajo, mientras que la mayor parte de su dirigencia y jerarcas de la Administración muy poco lo han ayudado porque han estado ocupados en consolidar posiciones de poder en sus diferentes ámbitos de acción, ni tampoco acompañan a Chávez en su determinación de ser un gobierno obrerista. La mayoría de ellos no han podido contrarrestar las mentiras de la oposición propagadas por los medios de comunicación de la derecha, ni tampoco han logrado explicar adecuadamente los beneficios del Socialismo del Siglo XXI, que están dirigidos a favorecer a todo el pueblo.

Por último, es importante también referirnos a los temas de moda en los medios de comunicación de la oposición como son la inseguridad, la corrupción, la inflación, la basura y el acaparamiento de los productos de primera necesidad. No cabe duda que estos factores influyen de manera importante en el ánimo del elector, por lo que es menester tomar medidas contundentes a corto plazo. Sin embargo, resulta imprescindible destacar que estos problemas no son de la exclusiva responsabilidad del gobierno central, aunque el mismo tenga la mayor cuota de desempeño.

Dichos problemas son males crónicos de la sociedad que se atacan con programas de largo aliento previstos en el Proyecto Bolivariano plasmado en la Constitución de 1999, mediante el cual Estado es el responsable de definir y ejecutar políticas dirigidas a combatir estos males, mediante programas para combatir la pobreza que tiendan a lograr el desarrollo humano. Ese rol lo ha venido ejecutando durante estos 14 años el Gobierno Bolivariano, pero de ningún modo debe creerse que el mismo tiene soluciones inmediatas ni tampoco durante los 14 años transcurridos, tampoco son excluyentes, todo lo contrario, el Estado, junto con todos sus poderes, debe ser acompañado por los restantes actores sociales, políticos, culturales, jurídicos y económicos, así lo exige la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, corresponsable, protagónica, participativa, incluyente, humanista y solidaria.

El autor es: Trabajador Jubilado del MPPCTII

[email protected] [email protected] Twitter: @pueblopatriota
Articulo leido aproximadamente 4574 veces
Actualidad