Las estrategias políticas de las elecciones
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/actualidad/a151803.html
El 7 de octubre del 2012 ocurrió un hecho histórico en la política venezolana, se decidió a través de los votos del pueblo venezolano el destino de la nación. Una intensa campaña de tres meses fue parte de los acontecimientos políticos que se fueron presentando en Venezuela, donde dos modelos diametralmente opuestos dieron a conocer sus programas de gobierno.

Los resultados electorales estaban cantados, solo aquellos cuyo odio irracional antichavista los ciega por completo, estaban convencidos que Chávez perdería, debido al veneno mediático que ha penetrado sus vulnerables mentes, pero para su tristeza no fue así y el Comandante fue relecto con más de un millón de votos y el 10% de diferencia. Muchos revolucionarios pensábamos que la brecha sería mayor, que el Comandante sacaría mas votos, y la oposición menos votos, pero la diferencia fue menos de 2 millones, algo que nos sorprende cuando estamos acostumbrados a dar palizas electorales, entonces muchos se preguntan: ¿Cómo es posible que un candidato tan pobre léxica e intelectualmente con un programa de gobierno neoliberal sacara mas de 6 millones de votos? Es una interrogante que merece un detallado análisis.

El discurso político de la oposición que tuvo que aprenderse Capriles de memoria, fue un discurso bien estudiado a nivel de marketing político, donde se introdujeron una serie de elementos discursivos que le dan un tono conciliador a la campaña. Palabras como "amor, paz, esperanza, camino, progreso, libertad, unión" fueron constantemente repetitivas en el discurso del candidato de la derecha, para querer sembrar una imagen de "líder de unidad" en un país polarizado políticamente, debido al conocimiento político que ha adquirido nuestro pueblo desde hace 14 años y la intolerancia opositora. Los 6 millones de votos de Capriles los podemos dividir en tres partes: Los que realmente lo apoyan, los que votaron por él porque simplemente son antichavistas, y los que han sido engañados con el discurso emocional de palabras bonitas.

En este país hay gente que no le gusta la política porque no la consideran importante, o porque sencillamente piensa que ésta es un factor de desunión en su vida, con su familia y amigos. Son personas que no tienen clara una ideología, ni una conciencia política bien formada, y rechazan el radicalismo de donde venga, es por ello que muchos decidieron ejercer su voto por la derecha, porque ante su poca convicción, escuchan el discurso emocional de la oposición hablándoles de unidad, y el del gobierno hablándoles de la trascendencia histórica de las elecciones y el socialismo, prefieren apoyar a la oposición. Nuestro error es que nos hemos mostrado muy radicales, mientras la derecha se disfraza de cordero vendiendo una falsa imagen de "unión entre venezolanos independientemente del pensamiento" cosa que sabemos que es un grandísimo engaño, pues estamos en presencia de la oligarquía mas rancia que haya conocido la historia contemporánea de este país. Por algo el candidato derechista utilizó la gorra tricolor durante toda la campaña, para hacer pensar a los indecisos que él, es una persona plural y no anda de un solo color porque su propuesta es "para todos los venezolanos"

El error nuestro es que, mientras nosotros estamos todo el día hablando sobre la importancia de la continuidad del socialismo, y somos cada vez más radicales hablando siempre de política en la televisión, la oposición nos lleva un paso adelante convenciendo a los indecisos a través de su discurso de "unidad". Es por ello que debemos ser más audaces e incluir las palabras tolerancia, respeto y hermandad en nuestros elementos discursivos de manera repetitiva para que los "apolíticos" sepan que nosotros siempre estamos dispuestos a tolerar y ser respetuosos con quienes nos adversan políticamente al contrario de la manipuladora oposición, pero ¡No lo hemos hecho!. La verdad es que el único que puede garantizar la convivencia nacional es Hugo Chávez, pero no nos hemos dado a la tarea de demostrar esa verdad, pues es la oposición quien se adueño del discurso de la "no división".

Las personas que no están claras políticamente rechazan el radicalismo rotundamente, es por ello que en 2004 el Presidente ganó contundentemente el referéndum revocatorio, porque la oposición venezolana venía del golpe de estado de 2002, el paro petrolero 2002-2003 y las guarimbas del mismo 2004, eventos violentos que crean división, y que estaban frescos en la memoria de los venezolanos, pero han pasado los años, y algunos los han olvidado y se han dejado engañar por el discurso reconciliador, siendo la oposición un grupo experto en el fascismo. Es por ello que tenemos una tarea encomiable de cara a estos próximos años: reconfigurar nuestras estrategias políticas, en el sentido de abrirnos públicamente al debate y la tolerancia con la oposición. No se trata de nombrar ministros opositores, ni darle la razón a la derecha queriendo ser matas de comprensión ¡No!, se trata de invitarlos púbicamente al debate de las ideas con las normas del respeto que debería prevalecer en el ambiente político, aún cuando sabemos que a ellos no les conviene la paz de la nación, porque su objetivo es desestabilizar para crear zozobra y pánico en la población.

No nos debe caber la menor duda de que el Socialismo es el sendero que debemos transitar para que este país se desarrolle en todos sus ámbitos, pero antes de hablarles de la ideología a la población, también es necesario convencerlos de que solo en Revolución es posible la verdadera unión, no esa que nos quieren vender en un discurso preparado de marketing político. Todo es cuestión de como saber manejar las masas y notar el comportamiento electoral de la población en los distintos procesos políticos, y en ese sentido debemos reconfigurar nuestra estrategia política para convencer al pueblo de los inmensos beneficios que aporta la revolución a este país. ¡Convenciendo estamos venciendo!

[email protected]

Twitter: @LuisFGJ
Articulo leido aproximadamente 903 veces
Actualidad