24 horas antes y algunas después
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/actualidad/a151703.html
Evocando el título de una obra del escritor Ernest Hemingway, Caracas era una fiesta. Había recorrido varias avenidas del centro de la ciudad y en todas se repetía lo mismo, oleadas de gente tapizaban de rojo las calles; saliendo a borbotones de las entradas del metro cantando, riendo, coreando consignas a favor de Chávez. Era muchedumbre incontable de pueblo alegre y bullicioso. Culminaba la campaña y las principales arterias del centro de la ciudad estaban atiborradas de gente que acudía a escuchar el discurso de cierre de campaña del Candidato de la Patria. Bajo una lluvia que según la tradición caraqueña, algunos atribuyeron a un cordón de San Francisco. Chávez dio un discurso vibrante, en el cual recordó una vez mas el compromiso que hay por delante. Al terminar, exhaustos y felices todos se retiraron en paz para preparar la batalla y victoria perfectas.

Ese mismo día, en otro lado de la ciudad, una señora realizaba una operación bancaria mientras comentaba en voz baja, como un secreto, hay tensión en el ambiente. Poco después en un supermercado, las cajeras agotadas atendían a largas colas de clientes cuyas compras de mercado parecía que iba a sobrevenir una calamidad, una suerte de huracán con terremoto y plaga de langosta que arrasaría con todo. Entretanto sonó mi teléfono y acto seguido llegó un mensaje invitando  a votar por un candidato cuyo camino me abstengo de mencionar. Terminaba el día y en medio de la visita de un familiar enfermo, alguien me mostró el video de un brujo que vociferando, soltaba sapos y culebras por la boca maldiciendo al Presidente Chávez y pronosticando su derrota electoral. En ese momento dije para mis adentro, ahora sí se montó la gata en la batea. Lo que faltaba en esta campaña donde twiter y facebook se han convertido en formidables armas electorales.

La estrategia de quienes dirigen la campaña del llamado candidato de la unidad es clara. Se trata de hacer incuestionable que Capriles Radonsky no perderá y que el chavismo se prepara para desconocer su triunfo por todos los medios. Poco importa los pronósticos de los sondeos de opinión de las últimas semanas que prevén una holgada victoria del Presidente Chávez. Según los cálculos de esos aprendices de brujo, la derrota del Candidato de la Patria es asunto de pocas horas. Lo que se esconde detrás de este falso pronóstico es claro. En realidad se busca cohesionar el voto opositor y frenar por todos los medios que actúe la economía del voto que postula lo siguiente, ante la certeza que el candidato X va a perder y no tendrá oportunidad alguna, no queriendo desperdiciar el voto, el elector votará por aquél que sea el probable ganador. Ahora bien, estando marcada la contienda por una frontera ideológica que presenta votar por un programa de transición al socialismo o hacerlo por un programa de derecha liberal, legitimando una u otra vía. Los votantes que no logran dar el salto, podrían acariciar entonces la opción de la abstención en el último minuto. A fin de cuentas, de que vale el esfuerzo de ir a votar y hacer una fila innecesaria, si ya Capriles perdió.

Para mantener el espíritu de rebaño, sin fisuras, ni dudas se apela entonces al recurso de la propaganda nazi, que bajo la dirección de Joseph Goebbels, aplicaba como principio: una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. Al dar por cierto la falsa victoria de Capriles se asegura contar con un caudal de votantes nada despreciable, se evita el peligro latente de desbandada y desanimo, a la vez que contar con grupos que al menor chispazo están dispuestos para la guarimba y el aventurerismo, en lo cual no faltan manos peludas que desde el extranjero persiguen desestabilizar el orden constitucional.

Una vez más, sólo el valor de un pueblo unido con su fuerza armada teniendo claridad de conciencia y firme compromiso, para continuar construyendo el proyecto bolivariano y socialista alrededor del liderazgo del Presidente Chávez podrá conjurar las amenazas que pretenden cernirse sobre la victoria perfecta que se libra hoy con la nueva Batalla de Carabobo.    


 [email protected]

Articulo leido aproximadamente 1196 veces
Actualidad