La nueva LOTT es el programa de la clase trabajadora
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/actualidad/a151072.html

El día 30 de abril de 2012, en el Palacio de Miraflores, el Presidente Comandante Hugo Chávez con su firma promulgó la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (LOTTT). Cumplía así  la palabra empeñada ante miles de compatriotas en el acto fundacional de la Central Bolivariana Socialista de los Trabajadores y Trabajadoras de la Ciudad, el Campo y la Pesca, en el polideportivo José María Vargas en el Estado Vargas. Tan relevantes eventos que están estrechamente vinculados, constituyen al síntesis histórica de un proceso de luchas y sacrificios del pueblo trabajador en su larga búsqueda de mejores condiciones de vida y de trabajo así como de una mejor Venezuela.

En tan memorables fechas, la Revolución Bolivariana y su líder fundamental saldaron una deuda económica, política, social y moral que como nefasta herencia nos habían dejado la Cuarta República y el Puntofijismo. Por tal motivo, tanto el 10 de noviembre de 2011 como el 30 de abril de 2012 quedarán sembrados en el corazón y el cerebro de millones de trabajadores y trabajadoras que con sus luchas y esfuerzos hicieron posibles tan grandiosos eventos, que ya forman parte de lo más hermoso de nuestra historia patria. La nueva LOTTT cerró el ciclo neoliberal que en la vieja Ley Orgánica del Trabajo ponía la ganancia por encima del trabajo al concebir al mismo como una actividad meramente económica y mercantil, abriendo paso a la revolución conceptual que asume al trabajo como la actividad humana más trascendental y liberadora capaz de potenciar y desarrollar todas las capacidades individuales y colectivas del ser humano logrando su más integral desarrollo físico, intelectual y espiritual. Igualmente, la riqueza producida por el proceso social de trabajo tiene un carácter social, colectivo y comunitario; es un beneficio para la sociedad en su conjunto y no es un privilegio ni una ganancia particular de las élites, cogollos o individualidades.

Esta revolucionaria concepción del proceso social del trabajo le da un rol estelar, protagónico, al trabajador; a su fuerza de trabajo. Pone en primer plano el papel transformador de la clase trabajadora. Pero va más allá, y adquiere un verdadero carácter que pudiéramos llamar programático cuando en su Artículo 25 expresa lo siguiente:

“Artículo 25. El proceso social de trabajo tiene como objetivo esencial, superar las formas de explotación capitalista, la producción de bienes y servicios que aseguren nuestra independencia económica, satisfagan las necesidades humanas mediante la justa distribución de la riqueza y creen las condiciones materiales, sociales y espirituales que permitan a la familia ser el espacio fundamental para el desarrollo integral de las personas y lograr una sociedad justa y amante de la paz, basada en la valoración ética del trabajo y en la participación activa, consciente y solidaria de los trabajadores y las trabajadoras en los procesos de transformación social, consustanciados con el ideario bolivariano. En consecuencia, el proceso social de trabajo debe contribuir a garantizar:

    1. La independencia y la soberanía nacional, asegurando la integridad del espacio geográfico de la nación.
    2. La soberanía económica del país asimilando, creando e innovando técnicas, tecnologías y generando conocimiento científico y humanístico, en función del desarrollo del país y al servicio de la sociedad.
    3. El desarrollo humano integral para una existencia digna y provechosa de la colectividad generando fuentes de trabajo, alto valor agregado nacional y crecimiento económico que permita la elevación del nivel de vida de la población.
    4. La seguridad y soberanía alimentaria sustentable.
    5. La protección del ambiente y el uso racional de los recursos naturales.

En el proceso social del trabajo se favorecerá  y estimulará el diálogo social amplio, fundamentado en los valores y principios de la democracia participativa y protagónica, en la justicia social y en la corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad, para asegurar la plena inclusión social y el desarrollo humano integral”

Este artículo en particular, y todo el texto de la nueva LOTTT en general configuran aspectos básicos y fundamentales para la elaboración de una aproximación de un programa de la clase trabajadora. Temas como la independencia, la soberanía, el estudio y la formación, la innovación científica, la participación en la gestión económica del Estado, el control de los procesos productivos, la unidad revolucionaria de los trabajadores se encuentran señalados en el texto de la LOTTT. De aquí el histórico compromiso de defender esta revolucionaria Ley de los ataques de la derecha apátrida que se expresan a través de su candidato Capriles Radonski, que en el supuesto negado de acceder al poder una de sus primeras medidas sería la inmediata derogación de la nueva LOTTT. Tal situación coloca a nuestra patria en el ojo del huracán y el próximo 7 de octubre nos jugamos la vida. Se trata de la confrontación del modelo neoliberal de la oligarquía venezolana y su candidato burgués disfrazado de populista con nuestro modelo socialista, que encarna el Candidato de la Patria Hugo Chávez. Somos nosotros o son ellos. Es el Comandante Chávez y el futuro o es la burguesía y su candidato derechista que son el retroceso. De aquí el tamaño del compromiso y la gigantesca tarea del movimiento de los trabajadores y su vanguardia revolucionaria la Central Bolivariana Socialista de los Trabajadores.

Depende de la unidad, organización y movilización de los trabajadores y trabajadoras de la patria, articulando nuestros mejores esfuerzos y voluntades para garantizar una votación aplastante sobre el candidato de la derecha y no permitir el avance de su nefasta política, que sería una copia al carbón de las políticas implementadas por los gobiernos estadounidense y europeos que recortan salarios, eliminan pensiones y jubilaciones, eliminan programas de ayuda social y reducen el papel del Estado como garantía de la defensa de los derechos sociales, puesto que son la expresión del capitalismo más salvaje.

Se hace imperativo cerrar filas con el Comandante Presidente, quien encarna la Patria y es la garantía de un gobierno obrerista, al servicio del pueblo trabajador. El candidato de la derecha es la negación de todas las conquistas y reivindicaciones logradas en la Revolución Bolivariana. La lucha es por nuestro futuro, nuestros hijos, por la paz, por la vida, por la Patria. Se impone la más férrea unidad revolucionaria de la clase trabajadora. En este momento no hay intereses particulares que valgan. Echemos a un lado los problemas subalternos que aparecen como problemas prioritarios, no hay nada que esté  por encima de la Patria y del Comandante Presidente. Hoy, aquí  y ahora, más que nunca se impone “con Chávez todo, sin Chávez nada”

¡Y EL 7 DE OCTUBRE, DEFENDAMOS LA LOTT, GARANTIA DE JUSTICIA SOCIAL!

¡VOTEMOS MASIVAMENTE POR HUGO Chávez, ELCANDIDATO DEL PUEBLO TRABAJADOR!

¡BOLÍVAR, CHÁVEZ Y LA CLASE TRABAJADORA, CORAZÓN ENCENDIDO DE LA PATRIA!

El autor es: Miembro del Consejo Consultivo de la Central Bolivariana Socialista de los Trabajadores y Trabajadoras de la Ciudad, el Campo y el Mar

[email protected]

Articulo leido aproximadamente 1320 veces
Actualidad