El caso de los indígenas Yanomami
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/medios/a150792.html
            En el programa tv foro de anoche trasnmitido por VTV pudimos observar un documental de David Segarra reportero de Telesur, respecto a la noticia que rápidamente recorriera el mundo sobre una supuesta matanza de indígenas en lo profundo del Amazonas Venezolano. En el referido documental se desmonta toda la mentira sobre el “hecho noticioso”

            No es la primera vez que una red de empresas de noticias se encarga de montar una olla mediática. En los años recientes hemos venido evidenciando estos métodos para justificar la invasión extranjera en Libia, Siria e Irán. En nuestro país, a lo interno se han venido planificando atentados a la verdad en continuadas ocasiones, siendo el más perverso la plataforma mediática en torno al golpe de Abril de 2002, donde los medios privados jugaron un papel fundamental.

            Esta noticia sobre los indígenas Yanomami fue elaborada desde los laboratorios informativos de la red de empresas privadas de la comunicación, CNN, Globovisión, ABC, EFE, Reuters, entre otras, enseñando a su vez el rostro de sus aliados, los dirigentes de partidos como el caso de Un nuevo tiempo protagonista en esta noticia, el gobernador de Amazonas, las ONG’s con su perverso papel de legitimador y las figuras internacionales, como fue Patricia Velázquez cuyas relaciones con los entes dominadores de la política mundial quedó al desnudo.  

            Entre los mencionados se armó la noticia, se colocaron frente a las cámaras algunos personajes haciendo la afirmación de que habían sido masacrados 80 indígenas de una comunidad, por ahí pasó el vocero de Un Nuevo Tiempo para los medios nacionales y la proyección internacional estuvo en manos de la vocera de la ONG Survival International Sarah Shenker. Extrañamente un programa misógino y retrógrado como Notimujer de CNN, que se encarga exclusivamente de tocar temas de moda, avances en el cuidado corporal o limpieza del hogar, entrevistó a Patricia Velázquez para afirmar con certeza la realidad de la noticia.

            Finalmente, una vez que se inició la investigación, varias comunidades de la zona fueron visitadas por la guardia nacional, comisionados del ministerio público y la ministra de los pueblos indígenas, fuera de que se encontraron situaciones que resultaba necesario solventar, no fueron hallados restos de una masacre ni cadáveres, al contrario, se visitó la mencionada comunidad, habitada por 43 personas que comentaron la falsedad de lo dicho por los medios. Luego se supo que los supuestos testigos del hecho no eran tales y que el vocero indígena que se presentó denunciando en la televisión los sucesos, había manipulado los testimonios así como fue establecido el vínculo de éste con el político de Un nuevo tiempo.

            Lo narrado hasta ahora no es muy distinto a otras acciones de la canalla mediática internacional y nacional de la que hemos tenido que ser víctimas en estos últimos años. La diferencia es que en esta ocasión muchos compañeros se hicieron eco por las redes sociales de la noticia casi inmediatamente a su emisión, de igual modo varias páginas de izquierda empezaron a repetirla casi hasta el final de la historia. La noticia resultó así legitimada por sectores de la izquierda que sirvieron de plataforma para su expansión.

            En este caso en particular estamos ante una forma nueva de olla informativa, no sólo se transmite por la vía tradicional, a través de la alianza de los medios privados transnacionales y sus voceros, sino que los códigos de la noticia se configuraron a fin de generar empatía por parte de particulares y colectivos revolucionarios que vienen luchando en espacios específicos, tales como el reconocimiento indígena y campesino. Para ese fin se hizo uso de las redes sociales, por medio de las cuales circularon comunicados cuya forma era similar a la de los movimientos sociales, éstos fueron reenviados en múltiples ocasiones.

            Toca estar alerta ante la posibilidad de que se repita este método, buscando hacer uso de la plataforma creciente de los sectores críticos a fin de asestar un golpe al proceso de transformaciones internas. Es necesario impedir que seamos usados de nuevo, para ello hay que contrastar las noticias, así como hilar fino de dónde provienen y quiénes la están emitiendo, porque se termina haciéndole el juego a la canalla internacional.

            Vale la pena reflexionar y aprender del error, porque si bien es legítima he importante la lucha que se viene dando para visibilizar atropellos existentes hoy en día contra los campesinos como es el caso del sicariato y los indígenas como los vividos por los Yukpas, es igual importante impedir que esos reclamos, esas exigencias, pierdan legitimidad en los medios informativos impresos, televisivos y digitales, gracias a campañas como la que tocó desmontar esta vez.  

 
[email protected]
Articulo leido aproximadamente 1791 veces
Actualidad