Debate pide el chocolate
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/oposicion/a150789.html
Nunca terceras partes fueron buenas, falta casi nada para ir a votar el 7 de octubre y ratificar una vez más al Candidato de la Patria, para continuar proporcionando los cambios necesarios para que la democracia, las libertades y la justicia social llegue a todos por igual. El gobierno en un amplio marco plural, nos distingue y distancia de la mentalidad clientelar y mercantilista, eso se lo dejamos al novicio de la política, el amoral y no ético, el que nunca asumirá sus responsabilidades.

Ahora sus mentores, quienes le han venido aconsejando en inglés, o machucando y atropellando el castellano, lo persuaden a que pida el debate, bate que bate el chocolate. Los pendejos vivianes, con sendas trabas en ambos ojos, quieren ver la paja en lo ajeno. Convencidos de la derrota, los oposicionistas agrupados MU-DOS va palo a pique. Sin escrúpulos, faltos de ética, inmorales, mienten y engañan, ambicionando meterle mano al tesoro en general, y arrastran a sus demandantes de buena fe, engañados, manipulados, a los despreciados por la oligarquía. Con ropaje de decencia se burlan de la honestidad; los tarifados del norte, enemigos del país, son siempre los personajes que han usado y abusado del poder en todo el siglo pasado, conculcando las libertades, las que gracias a Chávez en los casi catorce años, hemos retomado; pero el peligro es inminente, las acciones desestabilizadoras están a la vuelta de la esquina, ellos no van a tolerar un nuevo descalabro electoral, por lo que vienen con todo su odio.

Han pretendido tomar los bastiones del chavismo en la campaña, usando estrategias de la antigua izquierda, la real y combativa, que en el pasado se inmoló por los ideales de la causa justa, no la de los tránsfugas de hoy, traicionando la memoria de los combatientes que quedaron sembrados, muchos progenitores de los que ahora comen en el mismo pocillo en la derecha de la derecha. Quieren hacer sombra y buscan voltear el resultado de las encuestas, pero los últimos mítines rojos rojitos y el respaldo de las masas al líder candidato Hugo Rafael Chávez Frías, una marea que se desborda por el Candidato de la Patria, y el muchacho pa bobo, copión de gestos, consignas, discursos, poses y proyecciones con escapulario ajeno. La derrota irreversible de los extremistas, de los mercenarios del neoliberalismo, de los oposicionistas más enredados que un kilo de estopa, caen en su proporcionado fraude, evidenciados en el desvelo de aventuras antidemocráticas, que buscar una salida violenta e irracional para acabar con las políticas de acompañamiento del pueblo venezolano hacia su total emancipación.

El proceso y la revolución que lo anima, ha dotado de nueva infraestructura, obras tangibles materializadas en el tiempo, redistribuyendo los recursos petroleros, invirtiendo las rentas en provecho y la elevación de las condiciones de vida de cada venezolano direccionándolos hacia los mejores derroteros. Chávez abrió los diques de las libertades, la incorporación y la inclusión como nunca antes, permitiendo las oportunidades al alcance de la voluntad y el esfuerzo tesonero de los y las venezolanas que realmente aman a Venezuela. Muchos de los graves problemas que heredamos de la cuarta, se han ido reduciendo, algunos erradicados. La pobreza, la inseguridad, los vicios inoculados en la humanidad golpearon la sensibilidad y postraron a quienes viven en condiciones precarias. Estos apuntes nos deben alertar y prevenir ante las chapuceras falsedades que distorsionan la realidad, la guerra sucia de la canalla es la antesala para un conflicto de mayor intensidad.

El majunche se quiere vender como gato por liebre, quiere pasar como un corderito, pero lleva en el corazón la malquerencia, donde no habrá cabida para las obras sociales, las misiones, los avances que colocan a Venezuela en la referencia obligada de la política internacional, de la economía petrolera, de la cultura pluriversal, del recate de los atavismos de la vieja política, del sistema mundo en el que se quiere apropiar el nuevo orden mundial.

Nadie puede predecir lo que ha de pasar, pero guerra avisada no mata soldado, vayamos temprano a votar y permanezcamos en la calle acompañando la institucionalidad, hasta el último boletín del CNE, y defendamos los diez millones de votos que consolidarán la reelección y ratificarán al Comandante Presidente, que ha sembrado conciencia patria, abonada en la última década y está dando frutos.

Hasta la victoria siempre.

[email protected]

Articulo leido aproximadamente 692 veces
Actualidad