Venezuela y la humanidad en un momento crucial este 7-O
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/actualidad/a150624.html
Un bien orquestado plan internacional para desconocer los resultados de las elecciones presidenciales, que hasta ahora según las encuestas favorecen al candidato Hugo Chávez, pudiese estar activado, y que de no triunfar dada la debilidad de movilización opositora, sus organizadores aspiran al menos que logre deslegitimar ante la opinión pública internacional el que se prevé será un triunfo arrollador, para mantener el acoso a futuro contra nuestro país.

Producto del fragor político que vive el país por estos días pre electorales, solemos olvidar el carácter de crucial que tiene para la mayoría de las y los venezolanos el próximo día 7 de octubre, y que aun cuando todo indica que la nuestra patria y nuestra revolución bolivariana continuarán su curso soberano y ascendente de la mano de su máximo líder e inspirador, no puede dejar de alertarse sobre las serias amenazas que se ciernen en su contra por obra de los poderosos factores políticos internos y externos que se le oponen rabiosamente.

Con ello se quiere significar en grado superlativo que al igual que lo sucedido el 13 de abril de 02, el momento exige la movilización y la activación de los millones de bolivarianas y bolivarianos antes, el mismo día 7-O y los días subsiguientes para evitar que se salgan con la suya quienes durante estos 13 años no han cesado ni cesarán, recurriendo incluso a los más viles actos -incluido el uso de su poder mediático y manipulador de realidades-, en su intento de torcer la voluntad mayoritaria de nuestro heroico pueblo.

En esta oportunidad, qué duda cabe, seguirá siendo la mediática el arma fundamental que los enemigos foráneos e internos de Venezuela, el imperialismo estadounidense y la oligarquía criolla, emplearán a fondo para sus aviesos fines desestabilizadores. Así lo revela esta semana el “Plan de Reacción Rápida” de la Mesa de la Unidad Democrática. En éste ese habla de movilizar piquetes coordinados de opositores -ello a pesar de su escaso poder de convocatoria cada vez más evidente en esas mismas calles, al acercarse el 7-O- destinados a generar “guarimbas” en calles y avenidas una vez el Consejo Nacional Electoral dé a conocer el primer boletín electoral que, como bien insisten sus autoridades legítimas, sólo sucederá cuando la tendencia electoral sea irreversible.

Llegado el momento

Llegado este momento, será pues cuando cobre suma importancia el término “crucial”, pues la ocurrencia de un hecho extraordinario (un apagón eléctrico provocado), o una cadenas de ellos, que retrace la lectura pública de su primer boletín más allá del tiempo legalmente establecido, pudiera ser la señal para la activación de cualquier plan desestabilizador, incluido el de “Acción rápida”, cuya autoría se le atribuye al ciudadano Alejandro Platz, uno de los fundadores de la Asociación Civil Súmate junto a María Corina Machado, y a la que éstos pretendieron posicionar ante la opinión pública como un CNE paralelo durante el referéndum revocatorio del 2004 y de ese modo deslegitimar al poder electoral nacional constituido.

Si tal como se ha filtrado al público, la oposición tiene un plan –que incluye una aparentemente infalible plataforma tecnológica de lectura de votos en tiempo real- para dar a conocer resultados electorales antes de que lo haga el CNE, y peor aún: para que la poderosa maquinaria mediática antibolivariana los posicione como datos incuestionables a nivel, sobre todo, de la opinión pública internacional, la situación pudiese tornarse peligrosa para la tranquilidad del país y veamos por qué.

En primer lugar, vale recordar que luego de las elecciones parlamentarias del 2010 la oposición intentó hacer creer que ganó esta contienda con 52 por ciento de los votos contra 48 de los bolivarianos y que por lo tanto son mayoría en el país. A partir de allí su mediática ha inoculado esta media verdad electoral en la psiquis de sus seguidores, en estos días con mayor intensidad, quienes de ese modo pueden haber sido predispuestos a expresar su frustración de manera pública cuando el primer boletín del CNE diga lo contrario, o sea: saliendo a la calle a gritar fraude – e incluso pudiera ser de manera violenta: no olvidemos cuando quemaron las papeletas electorales y desconocieron el mandato del Tribunal Supremo de Justicia en sus propias elecciones primarias del 12 de febrero.

La historia nos enseña

De esta manera, la mesa estará servida para que la poderosa maquinaria mediática imperialista norteamericana-europea inicié su campaña de deslegitimación del proceso electoral venezolano, y de presión a los gobiernos europeos para que se pronuncien en contra de nuestras autoridades, e incluso tomen medidas de aislamiento internacional contra Venezuela hasta tanto, insistirán: “No haya condiciones para unas elecciones verdaderamente transparentes”, como no se cansarán de repetir mediáticamente.

Y ya la historia nos enseña lo que ello significa: la injerencia extranjera a través de supuestas “ong´s imparciales”, “personalidades imparciales”, en cuya lista no faltará figuras del tenor del tristemente célebre señor secretario general de la ONU, Ban ki Mon, conocida de manera pública y notoria su condición de peón del imperialismo, de modo más recientemente en los caso de Libia y Siria.

En segundo lugar, necesario es recordar que el imperialismo prepara, y más aun: planifica, con mucha antelación, como manipulará a la opinión pública internacional para, llegado la ocasión propicia de ejecutar sus planes de agresión, silenciarla e inmovilizarla ante cualquier acción suya de injerencia en cualquier país, bien sea política, económica y /o militar.

En tal sentido, su mediática (CNN, Fox, BBC, la cadena Murdoch y otros) habrá posicionado a nivel mundial, como de hecho ha sucedido ya, que tanto en Irán, Rusia y Nicaragua sus candidatos-presidentes Amahdineyad, Putin y Daniel Ortega cometieron fraude electoral y por la tanto su apoyo a la revolución bolivariana en una crisis de este tenor tendrá la indiferencia de esa opinión pública, que entonces se dirá: “Chávez actuó como ellos por que son tiranos de la misma calaña”.

En todo caso, de llegar a plantearse un escenario similar al aquí esbozado, sus auspiciantes deberán pensarlo mil millones de veces, pues Venezuela no es Siria, en el sentido de que nuestro pueblo seguramente recibirá la solidaridad continental e internacional más contundente que haya conocido la historia de la lucha por la dignidad y soberanía de los pueblos del mundo, y derrotará - y de qué manera- el plan de injerencia imperialista, que parece subestimar al liderazgo bolivariano, con Hugo Chávez a la cabeza, ese que previendo peligros de este tipo para la patria de Bolívar, ha desarrollado una acertada política internacional basada en el respeto a la libre autodeterminación de los pueblos, la paz y la amistad.

[email protected]
Articulo leido aproximadamente 1003 veces
Actualidad