Mientras haya un venezolano pobre que vote por sus verdugos, la revolución no habrá triunfado
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/oposicion/a150472.html
¿A quien no conmovió esa lagrima derramada por Chávez cuando evocaba sus andanzas y correderas por los llanos de Barinas y del Apure? ¿Quien no sintió un poco de compasión por este hombre que no ha hecho otra cosa que tratar de serle útil al pueblo y su patria? ¿Quien no desea con todo su corazón de que algún día se cumplan sus deseos de guindar un chichorro en la rama de un Samán a las horillas del Arauca o del Capanaparo para descansar y escribir sus memorias? ¿Quien no desea que Chávez pase un largo tiempo con su familia y sus amigos cantando las canciones que tanto le gustan, comiendo Bagre y Coporo frito con casabe y topocho asado? Todos, todos deseamos que se le cumplan sus deseos. Quien más que él se lo merece. Pero Chávez (por ahora) no puede hacer realidad sus sueños.

Todavía lo necesitamos por muchos años mas. Chávez, es al agua y aire para todos nosotros. Sin él todos pereceríamos y la patria desaparecería como desaparece la sombra cuando cae el sol. Él, aún tiene que hacer mucho por nosotros y nosotros por él mucho más. Tenemos que poner todos nuestros esfuerzos y todos nuestros corazones para ayudar a este gladiador de mil batallas a conseguir la definitiva independencia de nuestra patria.

Él, como nosotros, conseguiremos miles de obstáculos en el camino, para lograr nuestro propósito principal que no es otro, que consolidar la revolución para que todos los pobres lleguen a tener una vida digna feliz y duradera. Hay que abrirles a todos ellos las Alamedas de la educación, la salud, la vivienda y el trabajo. Hay que lograr que de verdad le cojan gusto a la lectura. Que lean mucho, para que abran los ojos y se den cuenta que si ellos no ponen de su parte, los escuálidos de siempre los seguirán engañando con la única finalidad de utilizarlos como esclavos para aumentar sus fortunas. Hay que acabar definitivamente con los burócratas que tanto daño le hacen a Chávez y a su gestión. Solo así lograremos que todos los pobres se unan a este proyecto revolucionario y que nunca jamás vuelvan a depositar un solo voto para los verdugos de todas las horas y toda la vida

Camaradas, hagamos que esa lagrima que brotó del corazón de Chávez, se convierta en una lagrima de felicidad el próximo siete de Octubre, propinándole una sonora derrota a nuestros enemigos de siempre: la oligarquía y el capitalismo. Una derrota que jamás olviden. Una derrota que diga que aquí no los queremos. Que Venezuela cambió para siempre, que ya no les pertenece. Que los amos Del Valle ya no son ellos, sino nosotros. Que somos valientes, que no les tememos. Que su proyecto dictatorial, aquí, no tiene cabida. Que se vallan a la mierda con su candidato y toda la porquería que ellos representan. Que los Cisneros, los Cameros, los Granier, los Capriles, los Zuloaga, los Mendozas, los Poleos, los Ravel y todas las Celestina de dirigentes de AD , COPEY y PJ sepan que cualquier intentona de desestabilización que hagan, solo les espera, la ruina y la muerte.

Con la victoria perfecta que les regalaremos al presidente, les estaremos enviando un mensaje inequívoco tanto a los enemigos internos como externos de la revolución. Ellos, se las están jugando: nosotros también.

Quizás, después del siete de Octubre, Chávez pueda descansar unos días al lado de sus seres queridos oliendo a mastranto y entonando una copla del Indio Figueredo. Quizás monte a caballo y recorra los llanos que tanto quiere, con los ojos impregnadnos por sus bellos atardeceres. Quizás, se eche un chapuzón en el Arauca, el Meta o El Capanaparo. Quizás cante Fiesta en Elorza junto a Eneas Perdomo o con Cristóbal Jiménez. Todo eso lo puede hacer Chávez, aunque sea por unos pocos días. No hay más nadie que se lo merezca como él. El siete de Octubre en el balcón del pueblo festejaremos junto a él, pero tenemos que pedirle que por favor descanse un poco.

Soy de los que piensan que nuestros enemigos no harán nada de lo que puedan arrepentirse después por tres razones: 1) No tienen conque (por ahora) 2) Son unas cuerdas de cobardes, comenzando por su candidato. 3) El pueblo, sería un huracán incontenible y arrasaría con todos ellos y con sus propiedades. Lo malo puede venir el próximo año, hay que estar alertas. Pero mientras tanto, hagamos que esa gotita de añoranzas que brotó de los ojos de nuestro amado presidente, se convierta en un caudaloso río votos el 7-10 para llenar de felicidad a todos los hogares venezolanos y así poder festejar una bonita navidad en paz y en felicidad.

Cuando ya no exista un solo pobre que vote por sus verdugos, Chávez habrá concluido con la misión que le encomendó Dios en esta tierra, y todos nosotros volveremos a soñar.

[email protected]
Articulo leido aproximadamente 1718 veces
Actualidad