El nuevo eje fluvial Orinoco - Apure
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/regionales/a149846.html
Anuncia el Gobierno nacional la reanudación, después de más de setenta años, del eje fluvial Orinoco-Apure que desde fines del siglo XIX hasta la década de los treinta o mediados de los cuarenta unió, cuando las carreteras eran inexistentes o precarias, a ciudades cercanas a ríos como Ciudad Bolívar, Caicara de Orinoco-Cabruta, La Urbana, San Fernando de Apure, Nutrias, Palmarito, Guasdualito; y por el Arauca hasta El Amparo, incluyendo grandes hatos intermedios.

Se bautizaron las actuales embarcaciones con los emblemáticos nombres de Masparro, Arauca y Boconó, que por aquellos años surcaron los ríos citados incluyendo el Meta. El Masparro, en servicio desde 1892, además de su importancia en el comercio de cabotaje, hizo historia. En 1914 fue tomado por el legendario general Pedro Pérez Delgado, Maisanta en San Fernando de Apure, hizo presa a la oficialidad que viajaba con él al Alto Apure, se devolvió y atacó sin suerte con sus incondicionales guerreros el Palacio Fonsequero, cuartel sanfernandino, por lo que emprendió la retirada que lo llevó hasta Puerto Nutrias al cual atacó, esta vez con mejor suerte. Obligó a los defensores oficialistas a escapar vía Barinas.

Luego, el mismo Masparro, recuperado días después por el Gobierno (era propiedad de la Compañía Costanera de Navegación, empresa privada) fue enviado con fuerzas a reforzar las guarniciones y puestos del Alto Apure. Allí sufrió el percance de su naufragio en julio de 1914 en medio de una tempestad con fuertes vientos que voltearon la nave en la margen derecha del río, en el sector llamado Cañón de Lagunota, a 50 kilómetros al noreste de Achaguas. Perecieron varios integrantes de la oficialidad y pocos lograron salvarse.

El Arauca también tuvo actividad en toda la zona al igual que el Boconó, de menor nombradía, pero cumplieron su rol de comercio de cabotaje llevando y trayendo telas, licores, utensilios de uso diario, víveres, harina de trigo y de los puertos llaneros (incluían al de Arauca, a Cravo, Orocué y otros por los rumbos del Casanare, Meta y Cravo, en Colombia) se iban cueros de res y de caimán, plumas de garza (cuando era legal su extracción), ganado en pie, carne salada y quesos fundamentalmente. Por supuesto también pasajeros que se dirigían a los distintos puertos. La mercancía importada era trasladada desde Ciudad Bolívar desde donde se redistribuía al llano de Venezuela y Colombia. No había comunicación sino por caminos y senderos de Arauca, Cravo, Orocué, Arauquita, etc. a Bogotá, por lo que era imprescindible el abastecimiento desde Venezuela. Importantes casas comerciales se beneficiaban de este comercio y del transporte de pasajeros.

La puesta en servicio del Arauca, Masparro y Boconó, los barcos chinos que ya surcan el Apure y el Orinoco, son una esperanza para los pueblos, para los agricultores, comerciantes y para el turismo. Así se unirán como antes San Fernando con Caicara, La Urbana y Ciudad Bolívar. Enhorabuena al gobierno del presidente Chávez.

[email protected]
Articulo leido aproximadamente 1598 veces
Actualidad