Capriles y su rol de policía represor del gobierno de Carmona Estanga
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/medios/a149470.html
Los seguidores de la oposición no tienen la necesidad de andar como desesperados tratando de encontrar más de una razón para explicarse por qué Capriles jamás podrá ser electo presidente por votación popular en este país. Es cierto que no habla bien y también que ello se hace más evidente cuando se aventura a improvisar por más de diez minutos seguidos, pues de inmediato resalta su escaso vocabulario, su pésima sintaxis y la muy baja capacidad que tiene para hilar una idea, como le sucede cuando se adentra en el bien complejo tema de la economía del país, pues recurre a falsas cifras en todas las áreas, como esa de que en Venezuela cuatro millones de venezolanos se acuestan todos los días sin comer y otras muy contradictorias, como: la producción petrolera apenas pasa del millón y medio de barriles y a la vez afirma que Chávez regala petróleo a manos llenas o estas ridiculeces de que las mujeres de Venezuela votarán por él porque es chocolate nuevo o porque es dulcito y flaquito o estas otras: se dice que hay chacachaca entre los chavistas y yo o que ahora andaremos hediondos como los franceses porque el gobierno ajustó los precios de los desodorantes…

¿Cómo explicar que un personaje con un discurso de esa calidad, desprovisto de algún sentido y tan pobre, pueda aspirar a ser presidente del país?

Pero con todas y esas evidencias de que Capriles es un personaje oscuro, bien ignorante y que no tiene la menor idea de la gran responsabilidad que ha asumido, no es por allí por donde debemos verle sus debilidades, pues este país tuvo, no hay que olvidarlo, un Raúl Leoni, quien se le parecía mucho en ese sentido, sólo que leía cuando le hablaba al pueblo los discursos que le preparaban sus asistentes y lo hacía muy mal, es cierto, porque se le enredaba la lengua, pero no caía en la chabacanería y en las ridiculeces del “primero justicia”. Vale acotar que Leoni le hizo un inmenso daño al país, pues no solamente continuó las políticas represivas de Betancourt, sino que las afino a tal punto que en su gobierno se creó la figura del desaparecido, como buena fórmula para exterminar a todo lo que oliera a comunismo, siguiendo así las órdenes expresas de Washington, figura esa que pocos años después, en las décadas de los años setenta y ochenta, se aplicó en forma intensiva en el cono sur, donde hicieron desaparecer a no menos de 40 mil personas, dentro de lo que se llamó la Operación Cóndor, creación inocultable de un sujeto como Henry Kissinger, jefe de seguridad de Richard Nixon y artífice de primera línea del golpe contra Allende y su posterior asesinato.

El asunto de Enrique Capriles es mucho más grave, su tragedia no radica en su incapacidad y crasa ignorancia, sino en que el pueblo jamás podrá olvidar que durante del golpe de Estado de abril/2002, actuó como el propio policía represor del brevísimo e ilegítimo régimen de Carmona Estanga.

Hagamos memoria:

En una primera avanzada cohonestó con su presencia muy activa y dinámica el desarrollo y cristalización del carmonazo, pues no hay que olvidar que desde los canales de la televisión privados le anunció al país, el mismo día11 de abril, junto a sus compinches de tolda, Leopoldo López, Gerardo Blyde, Carlos Ocaris, Armando Briquet y Julio Borges que “ellos (palabras más, palabras menos), diputados de Primero Justicia han decidió para facilitar la transición a un  nuevo gobierno de unidad nacional, renunciar a sus  curules en la Asamblea Nacional y ya instalado Carmona en Miraflores, al día siguiente, y esto también es bien importante recordarlo y revivirlo con toda precisión para esa juventud que hoy ya tiene derecho al voto, pero que, para ese entonces, apenas andaba por los ocho años de edad, que después de que echaron al cesto de la basura la Constitución Bolivariana de 1999 (1) y de suspender de sus cargos a los diputados principales y suplentes a la Asamblea Nacional, de destituir al presidente y demás magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, así como al Fiscal General de la República, al Contralor General, al Defensor del Pueblo y a los Miembros del Consejo Nacional Electoral, se inicio de inmediato una implacable, bárbara y criminal persecución a todos aquellos venezolanos que de alguna manera tenían vinculación directa o indirecta con el gobierno derrocado o que simplemente formaban parte de organizaciones populares, sin ninguna responsabilidad burocrática oficial, pero afectas al chavismo y fue así como el país todo vio cómo Enrique Capriles y su socio Leopoldo López, al frente de un enorme pelotón policial, detuvo en sus respectivas residencias al ministro del interior, Rodríguez Chacín y al diputado Tarek William Saab, mientras que grupos de la llamada “sociedad civil” que los acompañaban en esas “patrióticas hazañas”, golpearon, escupieron y le lanzaron todo tipo de insultos al titular del interior y para completar, pocas horas después, el primero de ellos, el hoy mismísimo candidato a la presidencia, ¡increíble, pero cierto….!, acompañado también de sus acólitos y pandilleros de la gusanera de cubanos batisteros, asediaron la sede diplomática de Cuba en Chuao, destrozaron los carros de la Misión, les suspendieron los servicios de luz y agua rompiendo las respectivas conexiones y amenazaron con invadir la residencia, lo cual no fue posible que  pudieran concretar tan repudiable atropello al derecho internacional, porque hubo una valiente resistencia del propio embajador y del resto de los funcionarios diplomáticos y por cuanto, a Dios gracias y, por supuesto, al pueblo en la calle y a los militares constitucionalistas y leales a la patria, la farsa fascista debió huir despavorida ante la decisión cívico militar que optó, ahíta de valentía y de los mayores sacrificios, no calarse ni de casualidad la opción del regreso al pasado cuarto republicano.

De no haber sucedido esa victoria popular aquel 13 de abril/2002 y el retorno a Miraflores de Hugo Chávez, la jauría fascista habría asesinado, sin contemplación alguna y lo escribimos sin que nos quede la menor duda de ello, a toda la representación diplomática que se encontraba para ese momento en la sede de la embajada del hermano país caribeño, entre los cuales estaban la esposa y los pequeños hijos del embajador Germán Sánchez Otero, así como igualmente perseguidos y asesinados a cientos de venezolanos, tal y como lo planteó por la televisión mayamera, Orlando Urdaneta (2)…    

De manera que es allí donde radican las razones por las cuales Capriles saldrá derrotado en las próximas elecciones. Es impensable que un sujeto coautor de primera línea en ese tipo de actuaciones del más claro corte represivo y fascista, pueda ser presidente ni siquiera de una junta de vecinos… 

Con Capriles se respira el nauseabundo olor del puntofijismo con su enorme carga represiva y mortífera, por más que él intente ocultarle al país que su mayor respaldo electoral para el proceso del 7 de octubre lo tiene en los viejos partidos responsables de ese pacto (AD y COPEY) y en sus derivados (UNT, Proyecto Venezuela, Alianza Bravo Pueblo, etcétera, etcétera), cuando impide que sus dirigentes, sin excepción alguna, hagan parte de sus comitivas de campaña electoral en las concentraciones por el país nacional. Ni de casualidad admite retratarse al lado de Ramos Allup o de Ledezma o de Omar Barboza o de los salta talanqueras de la izquierda, como Teodoro Petkoff o Pompeyo Márquez o Ismael García…    

La MUD lo sabe, y eso desde hace mucho tiempo, que salir de Chávez jamás será posible por la vía limpia del ejercicio del voto. Está convencida que Capriles apenas sacará un poco más del 30/35% de los votos, de manera que, como ya lo han anunciado unos cuantos de sus voceros, su plan no es otro que cantar victoria a los pocos minutos del cierre de las mesas y lanzar cifras al mundo de victoria contundente mucho antes de que el CNE emita sus primeros resultados oficiales, tal y como lo declaró hace pocos días al diario El Mercurio de Chile, quien fue ministro de CAP II, Ricardo Hausmann (3). Hay que recordar que ese diario, uno de los más importantes del país sureño, fue salvado de la quiebra con abundantes dólares que le entregó la CIA para que asumiera la responsabilidad comunicacional de acabar con el gobierno de la Unidad de Popular (4).

Ante esa estrategia opositora, a la revolución no le queda otra opción que articular un vasto plan  que mantenga el pueblo todo en la calle el día de las elecciones y, por supuesto, que contemple las medidas que fuesen necesarias para que el ejército esté alerta por si acaso el eco de esos mensajes victoriosos de la oposición al exterior, se traduzcan en intentos por desestabilizar el país y lograr por esa vía que se le invada de cualquier manera.

Pero cerremos esta nota con esto que le declaró el intelectual y prestigioso sociólogo estadounidense James Petras hace apenas unos pocos días al periodista uruguayo Chury Iribarne, para la Radio Centenario de Montevideo, Uruguay, sobre los eventos de Amuay, a lo cual debemos prestarle la mayor atención: "grave sabotaje (..) no es un simple incendio aparatoso, sino todo un acto de terrorismo de los enemigos del Presidente Hugo Chávez, con el fin de sabotear el proceso electoral y sacarlo del poder (..) Lógicamente esto no es un juego y está orquestado desde EEUU con los reaccionarios venezolanos (..) el Presidente Chávez debe tomar medidas enérgicas rápidas como la implantación del Estado de Emergencia o de excepción o algo de la misma naturaleza si no quiere que se aborte la Revolución Bolivariana bajo el pretexto y el libertinaje que a los enemigos concede el proceso electoral; la disyuntiva es: o la Revolución o el Proceso Electoral (..)No es una simple opinión, es un hecho. Hemos recibido documentación oficial de operaciones militares estadounidenses no sólo en Venezuela, sino en 74 países más. Debemos recordar que no son personas que actúan por su cuenta; es parte de una política dirigida para derrumbar gobiernos como en Siria, Libia y otras partes (del mundo). La Central de Inteligencia Americana (CIA) pretende crear un cerco alrededor del presidente Hugo Chávez, para así neutralizar los grandes proyectos sociales y de desarrollo económico que impulsa el Gobierno Bolivariano.

 [email protected]

______________________________________________________________

(1) Abrir esta página o copie y pegue: Documento: Decreto de Carmona y lista de firmantes

(2) Idem: Orlando Urdaneta ordena asesinar a Hugo Chavez en vivo desde ...

(3) Idem: Maricori Traidora a la Patria / Opinión | ::: Diario del Pueblo.com.ve :::

(3) Idem: 22 Flujo de dinero (documentado) a El Mercurio 22.1 1970 22.2 1972 22.3 1973
Articulo leido aproximadamente 2441 veces
Actualidad