El jalabola en desespero
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/oposicion/a149459.html
El Majunche ya tiene apellido, es el de Jalabola. Se lo ganó ofendiendo a nuestros trabajadores y trabajadoras petroleros. Se lo ganó por carecer de argumentos para el debate de ideas y querer imponer las suyas a golpes o mediante argumentos que sólo le consienten las sociedades machistas que la burguesía ha forjado por el mundo para perpetuar su dominación.

En Venezuela, en esta coyuntura electoral, el majunche es el papel que desempeña una oscura marioneta que, en realidad, se llama Henríque Capriles Radonsky. Pero pudiera ser cualquier otra de sus fichas.

Podría ser cualquier otra persona pero le correspondió a este torpe individuo que es un congénito jalabolas del imperio estadounidense y de los intereses del gran capital. Henrique Capriles Radonsky, no conforme con ser el jalabolas quien es, pretende endilgar su condición de tal a quienes, en sus actos cotidianos, se rebelan contra ese mismo imperio y ese mismo gran capital, para producir nuestros bienes de sustento en cumplimiento de una función social que beneficia, sin discriminación, a todo el pueblo.

Jalabola es el majunche y no el pueblo trabajador que crea para el beneficio de todos y todas, además de luchar permanentemente por alcanzar los cambios profundos que la patria necesita, para hacerse definitivamente independiente y socialista.

Ahora, lo grave con el Majunche Jalabola no es que haga lo que le corresponde hacer como burgués que es, como "empleador" que se autodefine. Lo grave y peligroso es que está en desespero. Que, además, refleja el desespero del imperialismo yanqui con relación a Venezuela. Y, para complemento, lo grave es que nos está dando un alerta, pues refleja de lo que son y serán capaces de hacer los explotadores del mundo, los dueños de las transnacionales, las oligarquías venezolanas y sus ejecutores mercenarios, para detener la Revolución Bolivariana y Socialista, que avanza en paz y en paz se consolidará este 7 de octubre con la misión victoria en la Batalla de Carabobo.

El peligro no es exactamente el Majunche Jalabola, sino quienes conducen a esa marioneta. Lo de la refinería de Amuay y los movimientos del jalabolismo proimperialista alrededor de esos hechos, es lo que nos indica por dónde van los tiros.

Por ello lo importante es reiterar el llamado al pueblo revolucionario para mantenernos en guardia, para no abandonar las calles, por acudir a votar en el simulacro de este domingo 2 de septiembre, pero, sobre todo para vencer en la Misión 7 de octubre. ¡Esa es la inmediata tarea!

[email protected]

Articulo leido aproximadamente 2992 veces
Actualidad