La Refinería de Amuay y el morbo de la oposición
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/oposicion/a149411.html

Estos días han sido problemáticos en la Refinería Amuay, donde el reporte accidental por el incendio y explosión de de tres tanques de combustible, ha sido un tema de alto centimetraje en la opinión pública. Desde luego que cuanto ha ocurrido enluta a honorables hogares venezolanos y a la Fuerza Armada Bolivariana que han perdido algunos de sus integrantes, pero la directiva de PDVSA ha informado con la más absoluta responsabilidad los detalles del suceso, y ha explicado los factores técnicos de fondo que han podido incidir como causas fundamentales que produjeron estos lamentables sucesos. De igual manera el gobierno nacional, con el Presidente Hugo Chávez en la vanguardia, viene liderando la investigación, junto al Ministro Rafael Ramírez y la Fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, poniendo todo el aparato institucional del Estado venezolano y los recursos humanos, materiales, de inteligencia y emocionales, al servicio de la causa humanitaria, y de quienes se consideran víctimas o hayan sido afectados por estos hechos fortuitos. Desde luego que la tarea para los equipos especialistas en control de incendios ha sido titánica, pero gracias al profesionalismo, la actuación oportuna y a la ética gubernamental, se ha podido dar respuesta en las áreas requeridas, mediante un monitoreo permanente a la infraestructura y al sistema general de la Planta de Amuay.

Como asunto de fondo el estado venezolano ha redoblado los esfuerzos y el propio Presidente Hugo Chávez ha dispuesto la creación de un fondo especial, administrado directamente por PDVSA, por la cantidad de 100 millones de bolívares fuertes a los fines de atender la contingencia y cubrir los gastos derivados de las necesarias labores de recuperación de una 500 viviendas y comercios ubicados en las zonas periféricas a la planta y que resultaron de alguna manera afectadas por los efectos del fuego. Sin embargo, no han faltado las especulaciones, y menos las informaciones tendenciosas e infundadadas, que la oposición ha lanzado al vuelo para desacreditar al gobierno revolucionario, y lo hace en medio de un escenario electoral que le es adverso y donde solo tiene cabida la tergiversación de la oligarquía, el morbo mediático de Globovisión y las matrices de opinión de tendencia fascista, construidas por los mismos actores que originaron irresponsablemente el paro petrolero del año 2012, cuando se produjeron pérdidas considerables al patrimonio nacional por encima de los 10 mil millones de dólares, sin importar el daño manifiesto a los derechos humanos de millones de venezolanos, quienes durante meses fueron sometidos a la más humillante intimidación golpista.

De manera que este momento de pesar y angustia debe ser llenado con mucha serenidad y calma, teniendo confianza en las investigaciones adelantadas por el gobierno nacional y que en la medida de las posibilidades, según lo determinen los detalles del caso, van a ser puestas con la mayor objetividad y el respeto necesario a disposición de los medios de comunicación para el debido conocimiento de la opinión pública nacional e internacional. En este sentido no puede haber otra valoración de los sucesos ocurrido en la mayor refinería del mundo, sino la que resulte de las investigaciones a fondo y orientadas desde el propio aparato del Estado. Lo demás siguen siendo pamplinadas mediáticas lanzadas desde el laboratorio de guerra sucia de la derecha, que sin el menor pudor humano y traficando con el dolor ajeno disfruta la soledad de la campaña de Enrique Capriles Radonski.


[email protected]

Articulo leido aproximadamente 786 veces
Actualidad