Un camino sospechoso
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/oposicion/a149179.html
No sé leer, pero me escriben.


El candidato de la oposición nos ofrece un camino. Muy bien, pero no ha dicho hacia dónde lleva ese sendero, sólo que el viaje se hará en autobús, llamado por él como “el bus del progreso”. Eso es todo. El cuento es fácil de imaginar: un autobús que viaja lentamente por un camino polvoriento o lleno de barro, porque los caminos son así. Tendrá que tener buenas mochas para superar obstáculos, por ejemplo cuando se quede pegado o ante una cuesta muy empinada. Yo aún no he visto autobuses cuatro por cuatro, ni siquiera de esos que fabrican como juguetes de colección.

Ese fulano camino lo pintan muy bonito, con muchas flores y mariposas revoloteando, todo rodeado por un campo verde, muy verde, verde como los billetes que reciben del norte imperialista. Esta historia me recuerda a una bíblica, no estoy seguro, que habla de dos caminos, uno lleno de flores y cosas lindas, y otro lleno de piedras y espinas. El primero lleva al infierno y el segundo, el que se hace con sacrificios y maltratos, lleva al cielo. Y, aunque no soy religioso, creo que algo similar podría ocurrir actualmente. En este momento histórico existen sólo dos caminos, el camino hacia el capitalismo y el camino hacia el socialismo. No hay terceras vías, por más que Douglas Bravo insista en ello. La humanidad está ante estas dos opciones y vemos como en Europa, el hermoso camino del capitalismo está conduciendo a la gente al infierno. España y Grecia son dos escalofriantes ejemplos, en esos países están pasando el hambre hereje gracias a la llamada economía de mercado.

En cambio, en nuestro país el hecho de haber escogido la opción del socialismo nos salvó de la debacle financiera y ha hecho de nuestro pueblo el más feliz del mundo. Claro que hay problemas, cuarenta años de entreguismo y de implantación de un modelo económico, social y cultural capitalista han originado muchos de los flagelos que hoy en día aún padecemos. La delincuencia es uno de ellos, por ejemplo. La pérdida de valores morales y éticos es producto de un modo de vida materialista, donde el dinero prevalece sobre lo humano, se roba y se mata por dinero. Una cosa es el buen vivir, con todas las necesidades cubiertas, y otra cosa es vivir en la opulencia.

Luces de neón iluminan el camino hacia el capitalismo, hacia el llamado progreso, luces que nos enceguecen y no nos dejan ver las miserias que a un lado del camino va produciendo ese modo de producción y de vida que se fundamenta en la explotación, en la competencia, en la degradación del medio ambiente, en el robo, en la viveza, en el asesinato y en la pérdida de la libertad de expresión. Y este es el famoso camino que ofrece Capriles Radonsky. El progreso del cual habla es el de unos pocos que se basa en la explotación de muchos. En el capitalismo una minoría se enriquece a costa del trabajo de la mayoría. Y este candidato majunche es el representante de esa clase explotadora que ha perdido sus privilegios en la Quinta República.

Hay un camino lleno de sospechas. Y la primera sospecha es que ese camino nos llevará a muchos al exilio, en caso de que este peligroso personaje llegue al poder. Porque la persecución que se desatará ya tuvo una muestra en los tristes días de abril de 2002. En un hipotético gobierno de Capriles, la paz y la unión que pregona la oposición consistirán en eliminar a todo revolucionario. Mirémonos en el espejo de Chile luego del sanguinario golpe de estado contra el compañero Salvador Allende, la dictadura implantada con la complicidad del Departamento de Estado de USA, acabó con todos los movimientos sociales progresistas y de izquierda. Algo similar ocurrirá aquí, una caravana de la muerte que recorrerá el camino del progreso.

Y con la restauración, la burguesía instaurará su reino de terror, explotación y miseria. Ese es el camino que nos ofrece la derecha, y para allá yo no creo que el pueblo escoja caminar y mucho menos después que Chávez nos ayudó a recuperar nuestra dignidad y nuestra independencia.

[email protected]

Articulo leido aproximadamente 723 veces
Actualidad