¡Huele a Gas!
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/ddhh/a149142.html
Se vino de Colombia tras de un olor permanente a gas entre su mente que la traía mareada y, no era el olor a bombas molotov, ni nada parecido y, llegó a donde tenía que llegar como reportera de RCN con su moñito bien trenzado de tranquilidad con toda su buena intención a recoger el olor a gas y, a constatar que lo sucedido en la refinería Amuay en Paraguaná, estado Falcón: fue  por falta de mantenimiento como lo expresarán: algunos personeros entrevistados por Globovisión y, precisamente se lo confirmó a ella: los habitantes de Alí Primera, quienes, le comunicaron la misma noche que llegó que, desde días atrás había un olor permanente a gas y basándose en ello les pudo comprobar a ella in situ, a su canal y al mundo que hubo un hecho irregular adentro de la refinería y, que eso lo corrobora como testimonio: la gente que opinó y, que ella consciente de su ética periodística: tenía que decirlo tal cual, lo exigía su gran audiencia –entre ellos el ex presidente Uribe Vélez- como asesor de la oposición venezolana, por lo que el caso lo debe tener bien contento por las incidencias que serán positivas para ellos como lo esperan.

Pero, resulta que el presidente Chávez también se presentó en Paraguaná a ver y a oír y cumplir con un acto post mortem de los militares fallecidos allá y, después de haber escuchado lo que dijo la periodista, tuvo que enfrentarla con toda la parsimonia del caso y hacerle ver la irresponsabilidad de llevar adelante sin conciencia de ética periodística lo afirmado por la misma en que se deducía que el escape de gas se debía a la falta de mantenimiento con lo que el presidente no estuvo de acuerdo y razonadamente trató de convencer a la que ya estaba envenenada de mala información y mala praxis en que no hubo tal escape y que, puede haber un olor a gas sin haber escape y que así sucede en las bombas de gasolinas que huele a gasolina sin haber escape y, sabiamente le aconsejo no disparar primero y después averiguar a lo romulero –sino lo contrario

Y, lo más contagioso y hermoso demás, como el mundo está lleno de infinidad de personajes engordados y sudados de buenas intenciones, no podría faltar en el  momento que: un apartado hijo de dios de la tierra coriana que saliera a lucirse en medio del dolor a desencajarlo después, de descargar su batería de oraciones de constricción gratuita hacia el prójimo pobre de esa región y, nos referimos al magnánimo: arzobispo de Coro, Roberto Lückert que anda de potazo abierto en apoyo a la población afectada con lo que le salió a flote: lo católico que lo consume en gases preventivos de piedad a este buen hombre, candidato con opción a santo en el Vaticano para el 2021 –san Valentín lo bendiga- que será para su vivencia eterna de a dios rogando y con el mazo dando.

El que está claro sin espesura en sus planteamientos es el tímido de Toro Hardy, no ha tenido descanso desde lo sucedido en Amuay como calloso representante de la vieja meritocracia de PDVSA en que los encontronazos de un mal directivo a las órdenes del imperio cayó en desgracia sin argucias de ética alguna: anda buscando de qué palo agarrarse para flotar y, aún viejo rencoroso-envidioso no se da por vencido y sigue jugando con cartas marcadas dentro de los planes subversivos de la oposición se lanza con “Amuay: Guerra avisada no mata soldado”, lo que es una mentira sin doblez, ya que los soldados nacieron para morir o en batallas o en paz y, para dársela de tiro fijo, le pregunta al ministro y presidente de PDVSA que: “¿si se estaban cumpliendo los protocolos de mantenimiento?” Y lo pone a responder un año antes en el informe de febrero de 2011 que presentó aquél a la AN y, finalmente remata el “eminente” Toro Hardy que el ministro estaba al tanto de los problemas –y si no lo estaba sería un irresponsable como lo quiere hacer ver el ponzoñoso de Toro Hardy, para después expresar: “que es inexcusable su alegato de fallas presupuestaria”. Y, finaliza: “¿Cómo justificar los cuantiosos envíos de petróleo a otras naciones como Cuba, Argentina, Nicaragua, y otras?” Y nosotros preguntamos, ¿qué tiene que ver eso con lo sucedido en Amuay? –como es verdad: Chávez los tiene locos. E imagino que él quiere el petróleo para EEUU a precio de gallina blanca y flaca.

Loa años pasan y, éstos menesterosos que andan volando bajo: se consumen por igual con ansias neoliberales que quieren el desangre patrio como buenos apátridas y ya no encuentran como babearse más de ira conservadora.

[email protected]
Articulo leido aproximadamente 2992 veces
Actualidad