Terrorismo mediático: Caso incidente en el Centro Refinador de Paraguaná (CRP) AMUAY-Venezuela
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/medios/a149124.html

 

Terrorismo mediático: Es el protocolo o acción previamente diseñada en la que se utilizan los medios de comunicación nacionales e internacionales (prensa, radio, televisión, cine, Internet, redes sociales, celulares, vallas, etc.) para crear atmósferas -y/o sembrar- miedo, odio y terror en la población con el propósito de desestabilizar y/o derrocar gobiernos, destruir su economía, provocar confrontaciones violentas entre la población, guerras civiles, etc.

El terrorismo mediático es el arma de las fuerzas retrógradas, fascistas, capitalistas e imperialistas.

El terrorismo mediático incluye a periodistas y opinadores de oficio que actúan como mercenarios y sicarios mediáticos. Recurre a la mentira, manipulación, intoxicando a la opinión pública. Son verdaderas operaciones de guerra psicológica en las que se suprimen, esconden, desaparecen la verdad y/o hechos objetivos.

El terrorismo mediático no da margen a la improvisación, se caracteriza por ser un ataque masivo en el que se combinan todos los medios posibles y como se ha dicho: participan periodistas, expertos, especialistas y opinadores de oficio, quienes mantienen latente la intoxicación mediática el mayor tiempo posible.

Los medios de comunicación que participan en un ataque de “terrorismo mediático” conjugan, comparten objetivos e intereses políticos, económicos y bélicos (Bélicos al estar en el contexto de la “guerra de cuarta generación”) con las fuerzas retrógradas locales y foráneas que intentan desestabilizar y/o derrocar un gobierno, destruir su economía, etc.

Revisemos algunos ejemplos sobre el caso del “incidente” en el Centro Refinador de Paraguaná (CRP) en Venezuela, para una mayor comprensión de cómo actúa el terrorismo mediático.

La página Web del diario “El País” de España dice sobre el incendio y explosión en el Centro Refinador de Paraguaná (CRP) en Venezuela:

“El estallido se sintió como si fuera el de una bomba en una guerra”.

La redacción del diario “El País” utiliza dos palabras bélicas: bomba y guerra.

¿De donde el diario “El País” obtuvo la información?, ¿Quién en Venezuela con experiencia de guerra y bombas sintió la “explosión”?

¿El diario “El País” tenía algún corresponsal en el lugar de los acontecimientos cuando ocurrió el “estallido”?

En Venezuela no ha habido guerra, en consecuencia no se han lanzado bombas; el periódico recurre al “imaginario colectivo”, al “inconciente colectivo” en España, para intoxicar a la población asociando bombas y guerra con: Venezuela, Gobierno de Hugo Chávez y Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Además los retrógrados del diario “El País” elaboran una nota ¿informativa?, que es un compendio de ataques contra el Gobierno de Venezuela y PDVSA, y participan en el objetivo de imponer en la opinión pública mundial la “matriz” de que:

“El incidente en el Centro Refinador de Paraguaná (CRP) en Venezuela, fue producto de la falta de mantenimiento e inversión en la industria petrolera por parte del Gobierno de Hugo Chávez”.

Siguiendo en España, la Web de noticias “Público.es” sobre el incidente, titula:

“La explosión de la mayor refinería de Venezuela causa una matanza”.

Otra vez la manipulación e intoxicación mediática internacional, recurre al “inconciente colectivo” y hecha mano de la “globalización” y “homogenización” de los contenidos noticiosos.

La palabra “matanza” está asociada a asesinatos masivos, genocidios. Al igual que el diario “El País”, la Web de noticias “Público.es”, utiliza la palabra “matanza” con la clara intención de causar daño.

Europa tiene un historial de matanzas y genocidios, y el mundo recientemente ha sido sacudido con noticias como:

“Breivik, el autor de la matanza en Noruega fue condenado…”

“La matanza de mineros reabre llagas del pasado en Sudáfrica”.

“Matanza en el estreno de la nueva película de Batman en Colorado”.

Esperamos que a las lectoras y lectores les haya quedado suficientemente claro cómo trabaja el terrorismo mediático internacional.

En el caso de Venezuela, sólo destacaremos el periplo mediático realizado por José Toro Hardy, exdirector de Petróleos de Venezuela, vocero escogido por el terrorismo mediático para atacar al Gobierno venezolano y responsabilizar directamente al Presidente Hugo Chávez de los hechos ocurridos en la refinería de Amuay perteneciente al Centro Refinador de Paraguaná (CRP).

Cuando el terrorismo mediático recurre a los ¿especialistas? Lo hace con la finalidad de contaminar 

En medio del dolor que aflige al pueblo venezolano por la tragedia, José Toro Hardy, exdirector de Petróleos de Venezuela, un enfermizo opositor al Gobierno; actuando como mercenario mediático y siguiendo la matriz que intentan imponer de “falta de mantenimiento”, ha hecho un llamado público contra el Presidente Chávez en el contexto de las próximas elecciones del 7 de octubre de 2012 en Venezuela.

Eso me hizo recordar lo que permanentemente nos dice el Dr. Raimundo Kabchi -internacionalista y abogado-, en casos como estos: “El primer indiciado, es el primer beneficiado” y la oposición a través del terrorismo mediático busca beneficios electorales.

Es importante recordar el caso Globovisión y el saboteo petrolero 2002-2003.

Es importante recordar, cuando los dueños de la televisora Globovisión, junto a “Gente del Petróleo”, sometían a la población al terrorismo mediático (años-2002-2003) al “sugerir” que el tanquero petrolero “Pilín León” podía explotar con decenas de millones de litros de combustible, frente a la población del Zulia, en el Lago de Maracaibo.

La empresa privada Globovisión, su Director Alberto Federico Ravell y sus dueños Guillermo Zuloaga y Nelson Mezerhane Gosen (hoy prófugos de la Justicia) se encadenaban junto a Venevisión, TELEVEN -durante el saboteo petrolero- a las 12 del mediodía y 6 de la tarde, para transmitir el parte de guerra sicológica, y saturaban la programación de “avances de noticias” para el reforzamiento -con miedo y terror- del paro y sabotaje petrolero.

En el contexto del terrorismo mediático y saboteo petrolero, los medios ocultaban el daño que le estaban causando a la industria petrolera con perdidas superiores a los 19.000 millones de dólares y destrucción de la estructura física, como lo denunciará  el ingeniero Iván Hernández gerente de la refinería de Amuay para ese momento.

“150 unidades del centro refinador se pararon de manera inadecuada, lo cual ocasionó pérdidas tanto en la producción como en las instalaciones.

Se solidificaron tanques de asfalto, dos tanques de azufre completamente solidificados, estamos hablando de 30 mil toneladas de azufre solidificadas, que nos costó un mundo de nuevo derretir, desolidificar"

“…uno de los aspectos más difíciles fue el sabotaje de la plataforma informática, pues se quedaron sin sistema para cancelar el salario a los trabajadores”

Los medios ocultaron como la “gente de petróleo” opositores al Gobierno del presidente, les dispararon a quienes en una acción heroica rescataron y defendían la industria y llevaban gasolina al pueblo.

La época de oprobio, entrega al imperialismo y explotación del pueblo no volverá, el terrorismo será derrotado.

¡Independencia, Soberanía y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!

Articulo leido aproximadamente 2606 veces
Actualidad