"Buscan nuestra proscripción electoral"

Marea Socialista denuncia "juicio político" del CNE y el MP al servicio de la polarización MUD-PSUV

Marea Socialista denuncia que se le somete a un  "juicio político" de factores del Estado, en contra de su participación electoral y en consecuencia, de los derechos establecidos en la Constitución

Marea Socialista denuncia que se le somete a un "juicio político" de factores del Estado, en contra de su participación electoral y en consecuencia, de los derechos establecidos en la Constitución

Credito: aporrea tvi

Carcas, 27 de febrero de 2016.- El Equipo Operativo Nacional de Marea Socialista, emitió una comunicación en la que que alerta de un plan para su "proscripción electoral".  Afirman dirigentes nacionales de esta corriente del chavismo crítico,  que eso se puso en evidencia en las intervenciones de las representantes del Consejo Nacional Electoral (CNE) y del Ministerio Público (MP), durante la realización de la Audiencia de la sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), para atender el Recurso Contencioso Electotal que presentaron.  Marea Socialista reclama, protesta y solicita la anulaión de la decisión del CNE  de negarle su nombre, con lo que se impide su legalización para optar a una tarjeta electoral.

Aseguran los y las integrantes del Equipo Operativo Nacional de Marea que tras haber analizado el papel de la Fiscal del Ministerio Público que actuó en el desarrollo de la Audiencia, salieron de allí con la certeza de que se les estaba sometiendo a un juicio político, en el que dos instituciones del Estado enfilaron sus baterias contra el derecho reclamado por los recurrentes. Se quejan de que no se utilizaron argumentos jurídicos sino infundadas interpretaciones lingüisticas y valoraciones muy particulares sobre declaraciones políticas atribuidas a una de sus figuras públicas.

La Fiscal no señaló ningún impedimento legal contra la denominación de Marea Socialista -dijeron- y trató de fundamentar la negativa a la concesión del nombre a la organización, basándose en su opinión personal sobre la real condición de "socialista" de Marea, con razonamientos políticos sesgados y carentes de lógica. Así lo manifestó Gonzalo Gómez, uno de sus coordinadores nacionales, reiterando lo que declaró el día 16 de febrero 2016 al salir de la Audiencia a las puertas del TSJ: (VIDEO) Marea Socialista asistió a la audiencia en el TSJ por el caso de negación de su Tarjeta Electoral

La dirigencia nacional de MS cree que de alguna parte ha salido una decisión política de cortarle el paso a Marea Socialista y esperan que esto no afecte a la independenia del TSJ en el manejo del caso, por lo que aspiran a que se respete el derecho constitucional a libre asociación de los ciudadanos y ciudadanas con fines lícitos, así como a la participación política y electoral, en lugar de ponerle trababas y dificultades injustificadas, que en nada ayudan en situaciones de crísis como la que está atravesando el país. En el documento piden la solidaridad de las organizaciones y movimientos políticos que se proclaman revolucionarios y democráticos, tanto en el ambito nacional como a nivel internacional.

Reproducimos a continuación el texto íntegro de la declaración:

Denunciamos las arbitrariedades y el juicio político del CNE y el MP al servicio de la polarización MUD-PSUV

Buscan la proscripción electoral de Marea Socialista

 

Apelamos a la solidaridad popular, revolucionaria, democrática e internacional 

en defensa de sus derechos políticos, la legalización y participación electoral

 

Equipo Operativo Nacional de Marea Socialista

Caracas, 27 de Febrero de 2016

 

El martes 16 de febrero de 2016, militantes de Marea Socialista acudimos al TSJ para la realización de la Audiencia del Recurso Contencioso Electoral que interpusimos ante ese organismo en 2015, por la negativa del CNE a autorizar el nombre de nuestra organización para su legalización como partido político. Acompañamos a nuestro representante legal y a nuestros voceras, que tomaron la palabra en dicha Audiencia.

Las intervenciones de los representantes de Marea Socialista argumentaron contra la negativa del CNE basada en el criterio de que el nombre Marea Socialista y otras dos opciones de nombre que solicitamos (SOMOS y Marea Social), no serían un denominaciones sino frases, por lo que consideramos que  los alegatos del poder electoral no son válidos y se trata de  una decisión inmotivada, sin fundamento legal, ya que no se corresponde con ninguno de los supuestos contemplados en la Ley de Partidos Políticos, Art. 7.  Nuestra postura es que no existe ninguna justificación para negarle el nombre a la organización, ya que cumple con todos los supuestos contenidos en dicho articulo.

El abogado de MS expuso por qué el nombre Marea Socialista y los otros nombres alternativos solicitados ante el CNE no contravienen el Art. 7 de la Ley de Partidos Políticos, por cuanto no se toma el nombre de personas, ni de ningún otro partido registrado, ni de iglesias o cultos, ni contiene expresiones contrarias a la igualdad social y jurídica, ni antagónicas hacia naciones extranjeras, ni tiene relación gráfica o fonética con símbolos patrios o religiosos.

Tanto el defensor de MS como las accionantes del recurso y solicitantes del nombre que intervinieron en la Audiencia, dejaron claro que Marea Socialista existe en la realidad y así es identificada por otras organizaciones del mundo político y por los movimientos sociales, e igualmente es nombrada en los medios de comunicación y por las encuestadoras de opinión. Fue una corriente del PSUV desde el año 2007 y fue excluida antidemocráticamente por la dirección de este partido en 2014, por lo que decidió tener vida política y electoral propia. Es evidente la existencia de MS en el foro político venezolano, identificada y distinguida por tal nombre. Sin embargo se le desconoce su trayectoria y se le niega su propia identidad, junto con la participación política electoral con la decisión del CNE que rechaza el otorgamiento del nombre en torno al cual ha construido su referencia política durante todos estos años, cuya supresión lesionaría su proyección política, lograda con un esforzado trabajo de participación en el debate nacional, en la organización y actividad de todos sus militantes.

Marea Socialista interviene en actos, foros, charlas y asambleas de carácter público, realiza actividades de calle, interviene en luchas y movilizaciones, en acciones defensivas del proceso revolucionario, y actúa como espacio de ciudadanos políticamente organizados, dentro del movimiento sindical y en el movimiento popular, en las comunidades, con planteamientos, denuncias, reclamos, propuestas y aportes presentados ante las instituciones. Tiene locales y presencia, hasta el momento, en veinte estados y en sus municipios, e incluso en espacios parroquiales. También mantiene relaciones internacionales con organizaciones de izquierda y movimientos sociales de América Latina y de otras partes del mundo. Publica editoriales regularmente, realiza ruedas de prensa, sus dirigentes escriben artículos en la prensa nacional convencional y se expresan por los medios comunitarios y alternativos. Marea Socialista es tomada en cuenta por estudios que miden intención de voto y simpatías políticas.

Somos una corriente revolucionaria del chavismo crítico, anticapitalista, democrática, anti burocrática y socialista. Así nos definimos y esa es nuestra identidad. El nombre de Marea tiene una connotación clara en la política venezolana, que lo asocia a la idea de movimiento, de fuerza popular, de pueblo movilizado. El propio Comandante Chávez usó el término “marea roja”, “marea revolucionaria”, “marea bolivariana”… para describir las grandes concentraciones y movilizaciones de masas. En otros países, como España, nuevas formaciones políticas participantes en elecciones han asumido la denominación de “Mareas”. El término “marea” tiene, por consiguiente, una significación política y el agregado “socialista”, la perfila como movimiento, fuerza, de carácter socialista. Así nos presentamos, así se nos conoce  y así nos queremos seguir presentando. Impedirlo es un acto de persecución política.

Además de la negativa del CNE a conceder el nombre a MS, se han utilizado evidentes mecanismos dirigidos a entorpecer y retrasar la posibilidad de su participación electoral, con la omisión de respuestas oportunas y con el estiramiento de los lapsos administrativos establecidos por la ley. Sin embargo, otras tarjetas electorales han sido autorizadas sin que el CNE haya reparado en las particularidades de sus nombres, con una notoria inclinación discriminativa y en evidente selección sesgada, mientras adopta una actitud distinta en perjuicio de nuestra agrupación. El CNE ha aprobado nombres a los que no ha aplicado los peculiares criterios empleados para buscar la proscripción electoral de Marea Socialista, lo que nos indica la existencia de propósitos ajenos a las garantías y a los derechos.

Se trata no sólo del derecho de la militancia de Marea Socialista a postular candidaturas  e intervenir en comicios electorales. Se viola el derecho que tienen los electores que simpatizan de esta opción política a apoyar las candidaturas de Marea.

Insólita intervención de Fiscal del Ministerio Público contra Marea Socialista en concordancia con el CNE, a modo de juicio político

En la Audiencia del TSJ, la representación del poder electoral reiteró los argumentos lingüísticos, basados en la interpretación de que Marea Socialista sería una "frase” y “no denominación", defendiendo lo planteado por el CNE para tratar de justificar su rechazo. Hasta el momento en que escuchamos a la abogada del CNE, todo estuvo dentro de lo esperado; pero al final de la Audiencia, se le dio  la palabra (con ventaja de tiempo), a la Fiscal Nº 7 del Ministerio Público, cuya exposición se convirtió en un juicio político, carente de reales argumentos jurídicos basados en la ley, en función de sus interpretaciones personales sobre las supuestas posiciones de Marea Socialista, a partir de declaraciones sacadas de contexto, emitidas por uno de sus dirigentes públicos, pero que no es solicitante de la reserva de nombre ni recurrente en el caso ventilado en el TSJ.

La Fiscal dijo que le causaba suspicacia que si la resolución impugnada fue publicada el 13 de mayo de 2015 en Gaceta Oficial y si la organización que funciona de hecho, Marea Socialista,  tenía la aspiración de participar en las elecciones parlamentarias, ésta no haya hecho otra solicitud y diga entonces que se viola la democracia y se empeñe en que se le apruebe la denominación de Marea Socialista y no otra denominación. La representante del Ministerio Público cuestionó insistentemente lo que llamó “empeño” en tener el nombre de Marea Socialista. A esto respondemos que no se trata de un capricho sino de mantener una referencia, porque nuestro nombre está ligado a una historia de lucha que viene desde nuestra incorporación a la construcción del PSUV ante el llamado del Comandante Chávez y que ahora es un foco de atención para el chavismo crítico, por lo que despojarnos del nombre es una manera de disolver la memoria histórica de nuestra trayectoria y busca invisibilizarla frente al pueblo y a los electores del país; tiene un propósito político y niega nuestra existencia real y la legitimidad social y política que ya nos hemos ganado a lo largo de varios años. La pregunta sería al revés: ¿Por qué el empeño de que no nos llamemos Marea Socialista? ¿Por qué obligar a una organización ya identificada en la práctica política y social a usar un nombre desconocido y recomenzar su trabajo de promoción?

Los alegatos de esta representante de un poder público, que debería preocuparse por los derechos de los ciudadanos y no sólo por los del Estado y del partido político que lo administra, distan enormemente de argumentos apegados a la ley. Lo que hizo fue evaluar las posturas políticas de nuestra organización, a partir de citas tomadas de declaraciones de prensa y colocadas fuera de contexto. Es sorprendente y muy alarmante que en una instancia de tan alto nivel como el TSJ se pueda dar cabida a argumentos completamente subjetivos y que nada tienen que ver con la legalidad, que nos llevarían a la proscripción electoral de nuestra organización por la simple percepción de que Marea Socialista no sería socialista ni social y por lo tanto, desde el sesgado punto de vista no jurídico de la fiscal, induciría a “engaño” o “confusión” a los electores con esta opción electoral y constituiría una “manipulación”.

Con el uso de estos criterios políticos, la fiscal acabaría con la pluralidad democrática, pues ni la MUD ni el PSUV serían legales en Venezuela, ya que podríamos  argumentar que la primera no es realmente democrática y sus integrantes participaron en golpes de Estado y conspiraciones, y que al segundo ya no le queda nada de socialista, y por lo tanto no podrían utilizar esos términos en sus denominaciones. El CNE se convertiría en evaluador de las políticas y no en garante de la ley y del ejercicio de la participación democrática electoral.

El proceso de este recurso está por culminar ya que Marea Socialista está a la espera del veredicto de los jueces de la Sala Electoral del TSJ, que debería emitirse a la brevedad o a más tardar en las próximas semanas, pero nos sentimos realmente preocupados por el desarrollo de esta audiencia y por la conducta del CNE y del MP, signada por la voluntad de forzar la proscripción política electoral de un conjunto de ciudadanos y ciudadanas, en vez de favorecer las vías para el ejercicio de la democracia participativa y protagónica en el marco electoral. Percibimos que hay concierto institucional e influencias o presiones políticas externas a estos organismos con la intención de impedir que ejerzamos nuestros derechos políticos. Hemos señalado la existencia de un pacto para imponer una polarización forzosa que deje por fuera de la vida electoral a todo tipo de organización que no encaje en el bipartidismo  PSUV-MUD, como lo evidencian las declaraciones de Henry Ramos Allup de que todo lo que quedase por fuera de esas dos formaciones políticas se convertiría en “polvo cósmico y arena de playa”.

En la gravísima y peligrosa situación de crisis, enfrentamiento de poderes (AN Vs Ejecutivo y otras instituciones del Estado), desestabilización y elementos de ingobernabilidad, riesgo de convulsión social, descomposición política, extrema corrupción y avance de tramas mafiosas en la esfera política y económica, con signos preocupantes de fragilidad de la paz social, el cierre de las vías para que los grupos de ciudadanos puedan participar en los eventos electorales es una ciega forma de abonar las condiciones para la disolución de la vida democrática y llevarnos a la confrontación.

Esperamos que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) esté a la altura de su responsabilidad con la preservación de la democracia participativa, protagónica y electoral en nuestra Venezuela.

Al tiempo que se reserva la posibilidad de reclamar ante instancias internacionales la violación de sus derechos políticos, Marea Socialista apela a todos sus simpatizantes y seguidores, a las corrientes revolucionarias y democráticas, a los movimientos sociales y a los grupos de opinión de todos el país, para que defendamos juntos el derecho democrático a la participación electoral que esta siendo conculcado y extendemos este llamado a la izquierda y a los movimientos populares de América Latina, de Europa, de Estados Unidos, de África y de diversas partes del mundo con los que tenemos contacto, para que nos ayuden a reclamar respeto por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela conquistada con nuestra revolución.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 9321 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /ideologia/n286534.htmlC0http://NON-VEca = .