Luis Britto García: El gran capital es el cómplice del fascismo

Credito: AVN

Caracas, 02 May. AVN.- Cuando los diputados de la llamada Mesa de la Unidad sabotearon la sesión que se iniciaba el pasado martes 30 de abril en la Asamblea Nacional con gritos, pitos y cornetas, el escritor venezolano Luis Britto García acaba de responder las preguntas de esta entrevista sobre el fascismo.

La provocación opositora en el Palacio Legislativo provocó el enfrentamiento físico y hasta sillas se lanzaron contra parlamentarios chavistas. En su libro sobre las doctrinas político-económicas, Walter Montenegro, apunta que con la consigna de 'destruir el bolchevismo' en Italia los fascistas "iniciaron una campaña de violencia para adquirir el control del escenario político. Por igual se estrellaron contra los comunistas, los socialistas, los cooperativistas(...)".

Así como en 1970 los medios de comunicación censuraron el Premio Casa de Las Américas que recibió Britto García, quien fue tildado de "izquierdista" por obtener un galardón de Cuba, la prensa privada actual acalló las agresiones a las parlamentarias socialistas en aquel enfrentamiento, y poco antes había silenciado los asesinatos de chavistas que salieron a defender Centros de Integrales de Diagnóstico, creados durante la Revolución Bolivariana, ante amenazas de grupos reaccionarios después de las elecciones presidenciales.

En un acto en conmemoración del Día del Libro, el mes pasado, el autor de Rajatabla citaba algunos elementos sobre el fascismo, a propósito del pensamiento de la derecha.  "El fascismo es la colusión del poder del Estado y del gran capital financiero. Es el gran capital financiero aliado con el poder del Estado, y cuando no lo tienen tratan de buscarlo".

Entonces ¿La derecha siempre ha sido fascista porque en todo momento ha estado ligada al gran capital?

- La derecha es en cierta forma protofascista, pues subordina toda consideración ética, social o intelectual a la obtención de la ganancia por el medio que sea. Examina cualquier balance contable: solo toma en cuenta los ingresos; no hay una sola casilla que evalúe moralidad o solidaridad o calidad de la vida. Cuando la derecha busca abiertamente optimizar sus ganancias mediante la violencia política, tenemos el fascismo, el nacionalsocialismo, el falangismo, el pinochetismo.

¿A qué se puede atribuir que también la derecha use el término para adjudicárselo al Gobierno?

-El gran capital nacional e internacional financia a través de ONG, y por otras vías, a partidos políticos enteramente afines con los intereses del capital. Y el mejor recurso de un ladrón para ocultarse es gritar ¡Al ladrón! Y señalar a otro. Para saber quién es el verdadero fascista, basta saber a quien favorece su cómplice, el gran capital, y a quien apoyan sus otros cómplices, las iglesias y los imperios.

Usted relacionó a la clase media aterrorizada por convertirse en proletaria con el fascismo. ¿Cómo la clase media puede ser un elemento del fascismo?

-La clase media vive entre dos angustias: la de saber que le es muy difícil elevarse hasta la élite y muy fácil empobrecerse. Pregúntenle a las clases medias de Estados Unidos y Europa, hoy en día con altas tasas de desempleo, desalojadas de sus viviendas y sin futuro. Lo único que les resta a esas clases es la defensa de su identidad, el sentir que por mucho que se empobrezcan son distintas de la clase obrera o de los simples pobres, a los que odian. Entre los más racistas de Estados Unidos se encuentran algunos blancos pobres, obsesionados por el temor de descender a un nivel inferior: al de los hispanos o los negros. Las élites los convencen de que la violencia fascista es el único medio de evitar el desclasamiento. Las bases sociales del fascismo siempre fueron las pequeñas burguesías a quienes se aterrorizó con la amenaza de que acabarían siendo proletarias.

-El historiador Charles Maier señala que hacia 1927, 75% de los miembros del partido fascista italiano pertenecía a la clase media y media baja; sólo 15% era obrero, y 10% pertenecía a las élites, que sin embargo, por las altas posiciones que ocupaban en el partido, fijaban sus objetivos y políticas. Algo parecido sucedió con el nacionalsocialismo alemán.

¿Qué otros elementos y mecanismos considera esenciales del fascismo?

-El anticomunismo y el antisocialismo. La violencia paramilitar para destruir sindicatos u organizaciones sociales de la clase trabajadora. La violencia y el asesinato para conquistar el poder o mantenerse en él. La creación de campos de exterminio o de concentración para los opositores. El antiintelectualismo. La misoginia, pues desprecian u odian a las mujeres. El desprecio étnico y racial hacia sus opositores. El elitismo. El robo de consignas o de simbologías a movimientos populares.

¿Existen formas de fascismo en Venezuela? ¿Ha habido antecedentes importantes en el país?

-Hubo en Venezuela un movimiento fascista llamado Tradición, Familia y Propiedad al cual perteneció el candidato opositor.

¿Tiene un peso en Venezuela este término, tomando en cuenta que Europa fue la cuna del fascismo?

-Europa es la cuna de muchas pestes que se han esparcido por el mundo, como el imperialismo, el colonialismo y el racismo. De hecho, el fascismo europeo está vinculado con el intento de conquistar colonias por parte de países que llegaron tarde a la unificación nacional, como Italia y Alemania. Al intentar conquistar lo que ellos llamaban su espacio vital, fueron destruidas por otros imperios que ya se habían repartido el mundo, como el británico, el estadounidense y el francés. Muchos compatriotas que aborrecen su propio país quieren sentirse europeos; nada de raro tiene que se quieran sentir fascistas.

La palabra "fascista" ha sido bastante manoseada últimamente en el país, incluso Antonio Pasquali lo tildó a usted así por declarar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que en el país existía plena libertad de expresión. Al igual que algunos políticos de la derecha, él considera al Gobierno nacional como "totalitario" y "mentiroso" y, en consecuencia, "fascista". ¿Qué lectura tiene de ello?

-Antonio Pasquali no es más que un ignorante irrecuperable. Cada fascista juzga por su condición. Creo que es el único caso en el cual ha fracasado la misión alfabetizadora Robinson. La ignorancia es el más perfecto caldo de cultivo del fascismo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 13750 veces.

La fuente original de este documento es:
Agencia Venezolana de Noticias (AVN) (http://www.avn.info.ve)



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /ideologia/n228327.htmlCUS