Parte de la caravana en Catia

(VIDEO) Así fue como Catia enloqueció con Chávez

El pueblo se acomoda en las bardas

El pueblo se acomoda en las bardas

Credito: aporrea tvi

Esperando a Chávez

Esperando a Chávez

Credito: aporrea tvi

Prensa aguarda por Chávez

Prensa aguarda por Chávez

Credito: aporrea tvi

Los medios se acomodan junto a la tarima para rueda de prensa

Los medios se acomodan junto a la tarima para rueda de prensa

Credito: aporrea tvi

Hay hombres que luchan un día
y son buenos.
Hay otros que luchan un año
y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años
y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida:
esos son los imprescindibles.

Bertolt Brecht



Septiembre 20 de 2012.- El martes 17 , fue un día cálido y húmedo, típico de los últimos días del verano caribeño, que anteceden a los frescos días del equinoccio. En la tarde era la cita, comenzando con un encuentro de la prensa con el Candidato del Pueblo. El lado oeste de la ciudad estaba convertido en un hormiguero rojo, desde tempranas horas de la estación del metro de Propatria salía un río humano incesante, festivo y alegre. Con pancartas, afiches, gorras y cuanto aparato de moda electoral alusivo a la figura del Presidente.

Así llegamos a ese ambiente contagioso de fiesta, de alegría y de grandes manifestaciones de amor delirante al líder revolucionario, el hombre que batalla con grandes y poderosos enemigos. El incansable gladiador de Sabaneta, que ha logrado como ningún otro, en la historia contemporánea de este país, conmover los cimientos del colectivo nacional.

Catia, una de las parroquias más emblemáticas de la historia revolucionaria, cuna de grandes luchadores, se preparaba para recibir al candidato de la patria, Hugo Chávez Frías. Trabajadores, amas de casa, jóvenes y cientos de periodistas, esperaban el acto de la aparición, nada más importaba, ni las nubes amenazantes, ni las horas de espera, la fatiga y la sed.

Todos los medios, se organizaban con sus cámaras, unas sencillas, otras más pretenciosas, y las grandes que descollaban con sus trípodes amenazantes. Muchos reporteros internacionales,medios comunitarios combatiendo con los soberbios medios convencionales, un espacio, la posibilidad de conseguir el momento oportuno.

Como a las cinco de la tarde, en medio del rugido de la multitud, de los gritos y el paroxismo, apareció la tolvanera, cual aparición mítica, el llanero rodeado de la historia que se construye día a día. El Huracán, apareció en la escena, en medio de apretones, brazos, rostros ansiosos, lágrimas, papeles, desesperos, besos, bendiciones, gritos de su nombre y un hambre de siglos en ese pueblo que ve en aquel hombre el verdadero camino a la justicia, en el ser que depositan todas sus frustraciones y penurias, cual profeta moderno, que llevase en sus espaldas el peso de los deseos, de las enfermedades, de las casas y de tantas peticiones, que traspasan las fronteras de la voluntad de cualquier ser humano, en cualquier otra circunstancia, sólo que, con la espada del proceso social que vivimos, es la posibilidad que se concreta en el mítico ser que vino a cumplir la misión de revolucionar los torcidos de nuestra historia.

Así, llegó a la masa de reporteros, periodistas, comunicadores de medios disimiles, en sus objetivos; allí estábamos, junto a medios hermanos, como Catia Tve. Al llegar a la tarima de los medios,la histeria se hizo presente también, todos querían su atención, que escuchara la pregunta estudiada o espontánea, pero entre gritos y empellones, como una marea de músculos, micrófonos, codos y emoción, se hacía titánica la tarea, a duras penas, podía uno enunciar una pregunta coherente. En medio de tanto alboroto, Chávez, miraba con disciplina y orden a uno por uno, para no repetir a los exaltados periodistas. Al final de aquella epopéyica rueda de prensa, uno se pregunta, agotada, cómo mantiene esa serenidad, ante el desborde de las masas y es que Chávez, muestra una disciplina humana, del que ha entendido y aceptado su misión en el país y el mundo.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 8312 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /ideologia/n214548.htmlCUS