Haciendo uso de la metodología marxista: La crítica social dialéctica

Un visión holística del Socialismo

Marx no solía hablar de sí mismo como filósofo, historiador o economista –pese a ser todo eso a la vez- sino como crítico de la sociedad y, por tanto, el método de investigación marxista es la crítica social dialéctica que en este artículo utilizamos para tratar el tema de una visión sistémica del socialismo.

El socialismo en contraste con las sociedades clasistas que lo preceden, debe necesariamente transmutar en integral, balanceado y balanceante los talantes fragmentario, polarizado y polarizante de éstas y, por tanto, su calificativo debe deslastrarse de la incongruencia generada por la utilización del sufijo ismo que significa partido, denota la división de algo en dos o más partes, simboliza la repartición de un todo entre varios y encarna la separación de una parte de un todo.

Para lograr el deslastre de esta incoherencia debemos necesariamente precisar su denotación recurriendo a su definición como una tendencia innovadora en el pensamiento social que toma a la sociedad como base y, en consecuencia, es la totalidad social la que se convierte en su alfa y su omega, ya que si lo fueran los seres humanos o la naturaleza, entonces no sólo se tendría que llamar humanismo o naturismo, sino que no subvertiría el carácter polarizado y polarizante de las sociedades clasistas.

Esta aclaración nos obliga a visualizar al socialismo como un subsistema envuelto, contenido y trascendido por el sistema universal del cual hereda su perenne dinámica, la omnipresencia del influjo de incontables aspectos opuestos y complementarios que subyacen en la mencionada dinámica y la unificación de dichos duplos de semblantes a través de la oscilación de la correlación de fuerzas de dichas pujanzas alrededor del punto que le garantiza la conservación de su estabilidad dinámica.

Subversión socialista que, al transformar la polarización en despolarización, se identifica con la acción de la marxista ley de la negación de la negación y con el salto cuántico de la visión holística, ya que en las sociedades clasistas, aún cuando progresivamente cambia la función de la cadena que mueve la dinámica social del esclavismo, el feudalismo y el capitalismo desde la correlación de fuerzas entre los esclavistas y los esclavos, los señores feudales y los siervos y los capitalistas y los asalariados, continúa conservándose el carácter polarizado y polarizante de dichas etapas sociales.

Salto cuántico y negación de la negación que nos obliga a retrotraer nuestra mirada hacia las sociedades originarias que, llevadas por la abrumadora superioridad del entorno, concebían al Ser Supremo, al Ser Sagrado, a Dios, como símbolos de la totalidad universal y no como alegorías que connotan la superioridad de la masculinidad humana. Visual regresiva ésta que, según el concepto del yin/yang que la filosofía oriental utiliza para simbolizar el carácter bifacético no dual del Universo en virtud del cual cada una de ellas contiene en su centro la semilla de su antagónica y suplementaria, al aplicarlo al pasado y al futuro, nos permite aprehender los principios del código social de la futura sociedad socialista, tal y como lo afirman Mariátegui y Galeano y lo establecen y practican en nuestra hermana Bolivia.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2511 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Nicolás Urdaneta Núñez


Visite el perfil de Nicolás Urdaneta Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /ideologia/a94889.htmlCUS