La Propiedad de los medios de Producción en el Proceso Revolucionario Venezolano

Los medios de producción, son entendidos como aquellos instrumentos creados por el hombre que permiten producir los bienes de consumo indispensables para la subsistencia humana.

La propiedad privada de los medios de producción es el eje central del usufructo obsceno del que son parte los trabajadores para que los capitalistas obtengan beneficiosas ganancias. La sociedad en el capitalismo se diferencia en clases según las relaciones de propiedad con los medios de producción, aquellos que los poseen; la burguesía, y aquellos que no lo poseen; los trabajadores. A partir de esta situación, los trabajadores deben vender su fuerza de trabajo para poder contar con los recursos necesarios para sobrevivir, los capitalistas al comprarla, compran con ella el producto de su trabajo, en consecuencia los objetos que produce el trabajador no le pertenecen y no tiene ningún tipo de propiedad o control sobre ellos, les pertenecen es a aquel que le ha comprado su fuerza de trabajo; el capitalista. Este hecho distorsiona la naturaleza humana, ya el hombre no es dueño ni de su esfuerzo físico y mental, porque lo vende como fuerza de trabajo ni mucho menos de lo que produce con su esfuerzo, el producto. El ser humano comienza a utilizarse como un instrumento más en el proceso productivo, y se deshumaniza, se convierte en un autómata que pierde su subjetividad, su capacidad creadora y el trabajo se convierte en una actividad forzada, enajenante.

Desde el principio de este escrito me permito enfatizar que el problema central es la propiedad PRIVADA de los MEDIOS DE PRODUCCIÓN. No como algunas empresas privadas de comunicación se empeñan en manipular aseverando que los socialistas y los comunistas queremos que la casa, el carro, y hasta el perro sean socializados. Estas acusaciones son infundadas y absurdas, no tienen ni un ápice de veracidad, solo apuestan a generar miedo, incertidumbre y rechazo en la población. Invito a cualquiera que tenga alguna duda a que revise aunque sea someramente los postulados del socialismo y se indignara seguramente con el irrespeto que estos medios de comunicación cometen a diario contra la inteligencia humana.

Los medios de producción deben ser de propiedad social en el socialismo, debe ser la sociedad organizada la que determine la producción en función de sus necesidades. La nacionalización de algunas empresas por el gobierno revolucionario ciertamente constituye un avance: al quitarle la dirección productiva a los privados que solo buscan satisfacer el ciclo de acumulación de capital; para otorgársela al Estado que debe garantizar que la producción se oriente hacia los intereses de los trabajadores y del pueblo.

Sin embargo es imperante avanzar hacia la transformación de las relaciones sociales de producción, la dinámica debe transformarse en las empresas y fabricas socialistas, sino habremos cambiado de dueño, pero el problema estructural seguirá latente, sustituiremos la explotación y enajenación burguesa por la explotación y enajenación del Estado como sucedió en la extinta Unión Soviética, la cuál al no transformar la dinámica de producción, convirtió el capitalismo tradicional en capitalismo de Estado, este no es el camino y debemos advertirlo claramente antes de cometer tan grave error.

Son los trabajadores organizados quienes deben tomar las riendas de la producción, para orientarla hacia el beneficio colectivo. Son ellos los llamados a construir la democracia obrera y a empoderarse de los nuevos procesos económicos que el socialismo debe emprender.

La transformación de las relaciones sociales de producción, permitirá avanzar en la emancipación social, política y económica de las grandes mayorías. En este sentido se desvanecerá el mito burgués de que el capitalismo es natural, universal y eterno, falacias que se ha inventado la clase dominante para subyugar la conciencia de los oprimidos. La realidad es que el capitalismo cuenta con un tiempo histórico bastante corto (3 siglos a lo máximo) en comparación con el desarrollo milenario de la humanidad. Mejor aún es un sistema que se puede superar a través de la eliminación de la propiedad privada de los medios de producción, la conciencia de los trabajadores y excluidos, la democracia y el desplazamiento de la minoría burguesa de los espacios de poder político por el pueblo organizado.

En nuestro país es necesario avanzar en este proceso de socialización de los medios de producción, porque no podemos hablar de revolución sin interrumpir la dinámica capitalista surgida de la propiedad privada de los medios de producción, el gobierno bolivariano debe profundizar los procesos de cogestión y apoyar a los trabajadores en la toma de las empresas y fabricas, asumiendo este tema como eje fundamental del verdadero avance del proyecto socialista

Sin embargo no todo esta dicho, en la construcción del socialismo del siglo XXI es necesario un debate serio y profundo sobre la transformación de la relaciones de propiedad, es imperante comenzar a disertar sobre las distintas formas de propiedad, los instrumentos de empoderamiento obrero, los errores que se cometieron en los socialismos pasados con respecto al tema en cuestión, en fin el llamado es al debate comprometido y conciente sobre este pilar fundamental de cualquier proceso que se adjetive revolucionario, tenemos el deber ético y político de dar respuesta no solo teórica sino practica a la propiedad social que queremos construir en el socialismo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 11594 veces.