Las cooperativas por la soberania productiva

I-

Venezuela acaba entrar en el Tercer Ciclo Histórico de la Revoluciona Bolivariana, del 2009 al 2019 y nuestro Líder-presidente ha planteado un gran reto como es la construcción de la Venezuela Potencia.

Eso significa que los revolucionarios y las revolucionarias tenemos que asumir, en primera instancia, las grandes tareas que establece Plan Nacional Simón Bolívar (PNSB), Primer Plan Socialista de la Nación.

En esta ocasión compartiremos con ustedes nuestro enfoque sobre el papel que debe desempeñar el movimiento cooperativista en el desarrollo del Nuevo Modelo Productivo Socialista establecido en el PNSB. A nuestro entender, el movimiento cooperativista, es el Medio de Participación, establecido en nuestra Carta Magna, con mejor definición, mayor madurez política y suficiente musculatura social para avanzar hacia la Soberanía Productiva con el pueblo como protagonista estelar.

II.

Independientemente, que el movimiento cooperativista ha pasado por momentos difíciles, intentando infructuosamente acoplarse con las viejas instituciones del Estado, hoy tenemos un conjunto de condiciones favorables para alcanzar la soberanía productiva con el trabajo creador del movimiento cooperativista. Es indiscutible lo favorable que resulta:

* El Modelo Productivo Socialista como lineamiento estratégico para fortalecer la Economía Social, que como todos sabemos, debe incluir grandes contingentes de compatriotas empobrecidos por el capitalismo.
* Los cientos de miles de cooperativas creadas a partir de 2003, como una combinación del discurso esperanzador de Chávez con la voluntad y el talento del pueblo.
* La conciencia sobre el Deber Social del Estado de promover y proteger las cooperativas en todos los campos: formación permanente, financiamiento oportuno, suficiente y flexible, infraestructura, acompañamiento y trasferencia de tecnología
* Haber identificado y cuantificado con mayor precisión, tanto necesidades sociales en la población como los recursos disponibles. Y como tal, oportunidades en las aéreas del turismo, la agricultura, la minería, la energía y la industria.
* La plena conciencia de que la revolución bolivariana impulsa un hecho productivo, que más allá de significar un espacio de procesos de transformación de materia prima y generación de servicios, significa un espacio para aprender a participar, mediante el trabajo asociado y su carácter generador de beneficios colectivos. Con esta condición solo cumplen las cooperativas.
* Contar con una serie de instrumentos jurídicos que le dan fortaleza al movimiento cooperativista como agente activo y saludable en el Nuevo Modelo Productivo Socialista.

III

Estamos hablando de una revolución productiva que aproveche todas esas ventajas, de una constituyente de productores y productoras que den el salto hacia la Cultura del Trabajo Productivo, asociado y comunitario que entierre para siempre la cultura adeca del Plan Hallaquero, por ejemplo.

Se plantea alcanzar la Soberanía Productiva sobre la plataforma del movimiento cooperativista y eso, aunque es una tarea de gran magnitud, estamos convencidos que es realizable, ya que los cooperativistas tienen talento y han demostrado un gran compromiso con la Revolución Bolivariana y con el Comandante Chávez.

Ante esta realidad proponernos que las cooperativas constituyan inicialmente algunos de los Frentes Productivos necesarios:

Frente Agrícola que produzca para abastecer Centros Permanentes de Mercal Hortalizas y Mercal Pescadería, que organice los Bancos de Insumos, semillas, maquinarias, equipos e implementos y mantenga las rutas de Café, Cacao, Azúcar, Casabe y Frutas.

Frente Turístico con una Red de Colonias Vacacionales alternativas para los trabajadores y trabajadoras, los campesinos y campesinas, indígenas y estudiantes de toda Venezuela con el apalancamiento financiero e infraestructura de PDVSA y las Empresas Básicas.

Frente Minero para abastecer las Ferreterías Comunales con: piedra, arena, bloques, tejas, ladrillos, granito, mármol, cerámica, yeso y cal, que servirían de apoyo al Plan Nacional de Vivienda.

Frente Textil de producción de hilos, telas y ropa, utilizando el algodón de las riberas del Rio Orinoco, para satisfacer las necesidades del pueblo, ejercito, las empresas del estado, los estudiantes y los hospitales.

Frente AgroIndustrial que produzca rastras, zorras, sembradoras, silos, abonos, desgranadoras, secadoras, ensacadoras, motocultores, desmalezadoras, sacos, guacales, plataformas de camión y sistemas de riego. Un frente que produzca bebidas, galletas, caramelos, mantequillas, mermeladas, mayonesas y aceites altamente nutritivos, a partir de tubérculos: ocumo, ñame, yuca; palmas: coroba y moriche; frutas: mango, lechosa, parchita, patilla, melón y cambur.

Frente Industrial para sustituir importaciones de: empacaduras, tornillos, motores eléctricos, bombas de agua, mangueras y tuberías de plástico, dosificadores de sistema de riego, maquinas de coser y bordar, filtros de aceite y aire, bandas de frenos, agujas para jeringas entre muchos.

Como pueden ver, las cooperativas son la organización popular con mejores condiciones y oportunidades para garantizar, en el corto tiempo, la construcción de la Venezuela Potencia desde la perspectiva de la Soberanía Productiva.

IV

En esta lucha de las cooperativas por la soberanía productiva, hay que vencer contra el viejo estado capitalista; sus instituciones, sus leyes, normas y procedimientos. Tambien hay que atacar la mentalidad de los funcionarios y las funcionarias que por costumbre o intereses malsanos, desconocen el derecho del pueblo a producir en cooperativas.

La creatividad, el espíritu revolucionario, la organización, la movilización y la formación socialista como elementos estratégicos, son vitales para inclinar la balanza a favor la economía popular.

Esa victoria, que en el fondo es el desarrollo del PNSB, depende del acoplamiento perfecto entre el movimiento cooperativista y las Nuevas Instituciones del Estado, lo que a su vez esta subordinado a la unión de los cooperativistas en grandes frentes de producción y de la voluntad política los servidores públicos para reconocer las cooperativas como un Agente Productivo del Siglo XXI.

Tenemos confianza en el movimiento cooperativo y con el vamos hacia la soberanía productiva de Venezuela.



(*) Egresado del Primer Diplomado en Desarrollo Endógeno-UNEG Mayo 2009.
Promotor Nacional de Moral y Luces.
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 6179 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a79653.htmlCUS