¿Qué modelo socio económico se necesita para desarrollar a Venezuela como país?

En la economía capitalista, fabricas y maquinas, que son los medios de producción, están manejadas colectivamente por trabajadores, que sirven para toda la sociedad y el pueblo. En este sentido, aunque los medios de producción ya tienen un carácter social, no están bajo la propiedad social, sino poseídos por capitalista particulares que dan motivo a funcionar fabricas y la economía en busca de grandes ganancias, no por el deseo de servir para los intereses públicos.

La socialización de los medios de producción resuelve esta contradicción. Las fabricas y maquinas, que son los medios de producción, que en realidad están manejados colectivamente por trabajadores en toda la sociedad, deben estar bajo la propiedad social. Este concepto pretende promover el desarrollo racional del sistema económico de la sociedad y constituye la esencia del socialismo. Ilich Ulianov lo planteo como “socialista es aquella sociedad donde está asegurado el derecho al trabajo propio y negado el derecho de apropiación de trabajo ajeno”

Según la ONU “los bienes totales poseídos por las 358 personas mas ricas en el mundo tienen un valor neto equivalente al ingreso anual combinado de 2,3 mil millones de los mas pobres”, en el cual la diferencia entre los ricos y los pobres ha ensanchado a un punto intolerable. Un articulo escrito en el Washington Post por David J. Rothkopf (vicesecretario de comercio internacional de la administración de Clinton), menciona que “en los últimos 20 años, ha habido un incremento significativo de desigualdad en la preeminente economía capitalista, Estados Unidos. En 1981, el mas alto 1% de las familias poseía un cuarto de las riqueza de Norte America; a finales de la década de 1990 este 1% poseía mas de 38%”.

Venezuela con su identidad política, ideológica y cultural, necesita un modelo, donde se enfoque al comercio como un instrumento y no como un fin y se coloca como centro fundamental al ser humano, bajo los principios de la solidaridad, de la cooperación, de igualdad, de la complementariedad y de la soberanía de los pueblos. Se debe conciliar la necesidad de generar empresas, sin sacrificar el fin mismo de la producción, como es el ser humano; el trabajo humano no es un factor más de la producción, sino es el fin mismo de ésta.

Se necesita un modelo, donde se luche contra la pobreza y la precariedad económica, las mismas que ponen a unos individuos (los pobres) en situación de depender de otros (los ricos). De igual manera se debe luchar contra la extrema riqueza, contra las extremas concentraciones de poder económico. Cuando una gran proporción de la riqueza de una nación se concentra en manos de unos pocos magnates (empresas transnacionales y grupos minoritarios de poder local), no habrá lugar para tener republica alguna, por cuanto las condiciones de existencia de sus habitantes y de la misma nación dependerán de unos cuantos particulares que serán los que definirán, arbitraria y casi autocráticamente, qué modelo socioeconómico debe seguir el gobierno. Debido a sus intereses económicos estos grupos adoptan un modelo capital que se ha mostrado que es incapaz de dar solución a los graves problemas de la humanidad, que ha agudizando las contradicciones económicas y sociales, la depredación de recursos y el daño ecológico, el endeudamiento masivo, y la locura consumista rayana en la irracionalidad.


Se necesita un modelo socio-económico de inclusión y ajuste, en el cual los intereses de nuestros compatriotas resulten más importantes que la rentabilidad de las grandes empresas y el cumplimiento de las pautas exigidas por organismos financieros internacionales. Es fundamental plantear con firmeza un urgente cambio de prioridades, con una economía en beneficio de la producción y la integración por sobre los intereses del lucro y la especulación.

Se necesita un modelo socio-económico donde se fomente la propiedad privada del trabajador sobre sus medios de producción como condición necesaria para el desarrollo de la producción social y de la libre individualidad del propio trabajador.

Hoy con alegría revolucionaria constatamos como se desarrollan en nuestra America Latina esfuerzos y cristalizan iniciativas tendientes a buscar la unidad, el progreso socio-económico y la integración Latinoamericana como: el Mercosur, ALBA, Petrocaribe, Telesur, Banco del Sur, satélite Simon Bolivar y otros proyectos de ayuda mutua, cooperación y solidaridad. América Latina despertó, está de pie y marchando por senderos libertarios y socialista después de décadas de sojuzgamiento y dominación imperialista. Las hermanas república de: Bolivia, Ecuador, Brazil, Uruguay, Cuba, Nicaragua. Paraguay y con reservas y dudas Chile, entre otros, así como algunos países del Caribe cuentan con gobiernos progresistas que han empezado el deslinde, distanciamiento e incluso ruptura respecto a las políticas neoliberales, adoptando políticas nacionalistas y populares de defensa y rescate de los recursos y riquezas naturales y de reafirmación de su soberanía, planteándose en nuestro caso particular por el comandante presidente Hugo Chávez como el denominado socialismo del siglo XXI, que comparte principios fundamentales con el socialismo clásico, en especial la idea de la supremacía del ser humano y de su trabajo sobre el capital”.

En un borrador de La Guerra Civil en Francia (1871), Marx dijo que tardaría un tiempo bastante largo para que “las leyes de la economía social de trabajo libre y asociado, “las leyes de la economía bajo socialismo, reemplacen a las “leyes naturales del capital” y empiecen a trabajar con la “acción espontánea”. Por esta razón, es necesario seguir impulsado a paso acelerado la construcción para el siglo XXI un nuevo socialismo surgido del debate y el reencuentro de la nación, un modelo que contribuya al desarrollo del país con base en sus propias condiciones y enmarcado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

“El deber de un revolucionario es educarse y educar a los demas” Dr. Ernesto “Che” Guevara


Email: [email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 9259 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /ideologia/a69316.htmlCUS