El goloso mosquero electoral, putas de las elecciones


PRIMERO: El “mosquero” aparece en las elecciones, en las campañas electorales. Pululan muy campantes, seguros y rozagantes. Vuelan o revolotean sobre los candidatos del PSUV a las Alcaldías y Gobernaciones que lucen ganadores en sus respectivos estados y municipios. Son los gorrones, las prostitutas y chulos de las campañas electorales. Si no logran penetrar el entorno del futuro gobernador, se refugian en las Alcaldías (Agarrando aunque sea fallo) Eternos aduladores y jala mecates. Se anotan, calculan, y apuestan fuerte por los ganadores. Estos personajes reviven en determinado ciclo de vida -- Aparecen cada vez que hay elecciones en los municipios y estados, es decir cada cuatro años – Me ha tocado participar en comandos de campaña y los he visto hacer de proxenetas, alcahuetas y celestinos. No tienen liderazgo alguno, ni son dirigentes, ni directivos. Para ellos “patear barro” sería una ofensa, un castigo, un crimen, un horror. Calculadores de oficio, flojos y haraganes, sin embargo son estudiosos de aquellas figuras políticas que tienen posibilidades de llegar al poder. En los prolegómenos del golpe del 11 de abril, invadieron la organización “Clase media en positivo”, y hasta se organizaron en un frente de abogados bolivarianos (Lara). Se plegaron a los gobernadores chavistas y terminaron capturando las notarías (como ahora no se meten el billete de antes, aplican la moratoria, la operación morrocoy, sabotean y retardan los procesos y las decisiones), los cargos jurídicos, prefecturas, etc. Ya comienzan a rodear a Henri Falcón y a Amalia Sáez el próximo gobernador de Lara y Alcaldesa del Municipio Iribarren respectivamente. Son muy hábiles para retratarse y aparecer en los medios al lado de los candidatos. A la hora de la foto de rigor, emergen muy sonrientes en el entorno de los mismos. Puede usted darlo por seguro; logran atravesar un compacto muro de personas en donde no cabe una aguja para llegar a los candidatos, estrecharle la mano y comenzar a hacerse familiar para el aspirante. Su vida política esta marcada por una vieja militancia adeca o copeyana, aunque no falta los izquierdistas, tipo Gumersindo Rodríguez, Américo Martin, Pablo Medina o Gabriel Puerta que se cansaron de ser revolucionarios (¿Alguna vez lo fueron?), y se dejaron de “esas cosas”, porque los decepcionó el “comunismo”. Los “moscones” son peligrosos. Si se les ocurre provocarle un tema de conversación, ciertamente le dirán que fueron furibundos y aguerridos guerrilleros adoctrinados, protagonistas de legendarias hazañas de combates y heroicidades. Siempre se salen con la suya. Los verá ocupando flamantes cargos en la administración pública en donde ofenden y humillan a los empleados que tiene la desgracia de estar a sus órdenes. Vejan a los ciudadanos que solicitan los servicios de los organismos en donde ejercen la jefatura. No pierden la oportunidad de desacreditar, criticar y mal poner a la revolución bolivariana en cuanta oportunidad tienen. Son por naturaleza, golpistas, reaccionarios, racistas y fascistas, aunque lo ocultan muy bien. Son reaccionarios y contrarrevolucionarios, chismosos y manipuladores. Son la ralea humana de la política venezolana. Son como las cucarachas capaces de sobrevivir en todos los gobiernos. Cuando ven a un revolucionario verdadero, esto les produce comezón y urticaria. Son temibles por la lengua y por la falta de escrúpulos. Son como las moscas golosas del poema de Antonio Machado. Propician negocios y corruptelas. Llaman ¡Al ladrón”, pero son los peores depredadores, corruptos y saqueadores de los bienes públicos. Como será de fuerte esta revolución que ha logrado sobrevivir a semejante plaga de invasores. Todavía “se le aplica la ley a los pobres y delincuentes, y no se hace nada contra los grandes sátrapas y medradores y merodeadores del poder”. Traigamos a colación un fragmento del poema de Antonio Machado: Vosotras / las familiares inevitables golosas/ vosotras, moscas vulgares/ me evocáis todas las cosas /Yo sé que os habéis posado sobre el juguete encantado/.

SEGUNDO: Espero que el amigo Luís Daza y todos los patriotas revolucionarios, desarrollemos acciones más contundente contra estos parásitos burocráticos y oportunistas (el viejo Pedro Parada de “Los Rastrojos”, los llama “ratas de peluche”) Ellos, las “moscas” están adentro como caballo de Troya y son como el Doctor Jekyll Y Mister Hyde de Robert L. Stevenson. Es cierto, han penetrado instituciones y Ministerios. No se agazapan, son descarados e hicieron campaña abierta por el NO contra la reforma constitucional. Juegan a la caída de Chávez y a la derrota de la Revolución Bolivariana. El derrumbe de la Revolución puede comenzar si los candidatos los permiten en los comandos y en sus entornos. Así que Baygón con esas “moscas”.

[email protected]




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2951 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Antonio Fernández Lunardi


Visite el perfil de Antonio Fernández Lunardi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /ideologia/a63362.htmlCUS