La unidad, las matemáticas y el camarada Chávez

Siempre he escuchado decir que en política dos más dos no son cuatro y no ha sido sino hasta ahora cuando caigo en cuenta que aunque la lógica de esa ciencia no permite tal algoritmo, las últimas actuaciones públicas del presidente del novedoso partido “unitario” de Venezuela, me confirman este viejo axioma de la política venezolana.

Le ha dicho nuestro camarada a sus aliados, y quizás para estas apreciaciones no consultó al oráculo del guerrero y mucho menos al también guerrero y experto en tácticas, estrategias y alianzas políticas, llamado Vladímir Ilich Uliánov, que “No tenemos nada que negociar”, “lo que están buscando es una alcaldía, una gobernación, pero no les importa la unidad. Si quieren lanzar sus candidatos que lo hagan, nosotros tenemos los nuestros electos por la base”.

Semejante apreciación en boca de uno de los más finos estrategas de la política contemporánea de nuestro país; nos obliga a preguntarnos lo mismo que un buen día, por cierto el otrora dirigente nacional del PPT y actual candidato a la Alcaldía mayor, le espetara a propósito de un escenario similar: ¡Chávez como que te fumaste una lumpia! Y no es para menos. A quien se le ocurre penalizar con tanto maniqueísmo, que los factores aliados del partido más importante de la alianza gubernamental y actores fundamentalísimos del proceso, anden en la búsqueda de una Alcaldía o Gobernación.

Será que estas organizaciones fueron fundadas con objetivos tan nobles y misericordiosos, que todos estos años de luchas, han tenido como propósito el competir con las hermanitas descalzas de la Madre Maria de San José y no nos hemos dado cuenta de ello.

Entonces dejemos los artilugios y los caminos rebuscados para esconder tanta arrogancia y espíritu antiunitario; por supuesto que el resto de los factores de la alianza, incluida la execrada y nueva organización política del camarada Luís Tascón, andan y con el mismo derecho que el PSUV tras la búsqueda de obtener Alcaldes y gobernadores, y ese objetivo táctico y estratégico a la vez, no los hace ni divisionistas, ni mucho menos contrarrevolucionarios.

Ni los sectores más recalcitrantes de la oposición y mucho menos los que acompañamos a este proceso de cambio, desconocen el hecho político de la legitimad de origen que para los efectos internos, tengan los hoy candidatos del PSUV; pero también existe una realidad, que no puede esconderse con discursos piadosos acerca de la unidad y el acto electoral, y es que la gran mayoría de esos candidatos electos por la “base”, no representaron matemáticamente hablando porcentajes significativos, para que de la noche a la mañana los vengan a ofertar como los grandes lideres regionales y municipales.

Por ejemplo, aquí en el Zulia salvo Gian Carlo Dimartino, casi el resto de los candidatos no ganaron con más del 5% de los militantes inscritos y con derecho a votar en ese proceso interno, y a esta dura realidad no escapan el resto de las regiones del país; sino, recurran al CNE y saquen bien sus cuentas.

Así las cosas, y en el mejor lenguaje de nuestro camarada Chávez, de verdad que los impolutos e inamovibles candidatos de su partido “no tendrán nada que negociar”, como nunca se negoció ni una coma, ni un articulo de la derrotada propuesta de Reforma Constitucional; pero con la diferencia que en aquella confrontación, matemáticamente dos mas dos o dos menos dos, casi siempre daba igual, porque en fin de cuentas eran simples y llanamente propuestas; pero en este combate las matemáticas no fallan, esta es una guerra de territorios y al final pudiera cumplirse la axioma que los dos más dos del PSUV, no nos darán la victoria el 23 N, y nos veremos de nuevos las caras sacando las cuentas de las erres, y concluyendo que ahora si, de forma “unitaria”, por Reincidentes, nos Revolcaron todos y vamos de nuevo a defendernos del Referéndum Revocatorio Presidencial.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2497 veces.

Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas