(contribución a la critica revolucionaria)

Chávez y el Marxismo

Algunos desde la izquierda y otros desde la seudo-izquierda se equivocan cuando intentan definir ideológicamente al Comandante Chávez. Alan Wods, intelectual y revolucionario de origen ingles, activo defensor de la Revolución Bolivariana, en una entrevista dijo que "Chávez no es marxista". Domingo Alberto Rangel (padre) desde el inicio de su absurda y radical oposición al presidente, repite lo mismo e, incluso, hace un llamado al PCV para que retiren su apoyo al presidente. Jerónimo Carrera Damas, presidente del PCV, se atrevió a comparar al Comandante Chávez con Rómulo Betancourt. En otra oportunidad, a consecuencia del revés sufrido el día 2D-2007 (por la no aprobación de la reforma), Jerónimo llegó a culpar al Presidente Chávez de pretender "jugar con el socialismo". El mismo Chávez ha repetido en varias ocasiones "no ser marxista". Incluso, ha llegado a fustigar al propio Marx, y a algunos marxistas, por sus  erradas opiniones sobre diferentes tópicos. Pero muchas veces la realidad no es como se cuenta. Veamos. 

Sobre el marxismo muchos intelectuales de todas partes del mundo han escrito innumerables tesis, cada una con infinidad de interpretaciones. Ellos han procurado utilizar las propias opiniones de Marx para estructurar sus ideas. los partidos burgueses de la ultraderecha, la derecha, de centro y centro-izquierda, hasta los partidos revolucionarios de izquierda, (sus partidarios) han cometido el mismo error de asociar algunas opiniones de Marx a la ciencia general del marxismo. Así pues, si Marx criticó de forma demoledora a Bolívar, entonces, para los “marxistas” Bolívar era un demonio. O si Marx creía necesaria la invasión a la India por el Imperio Ingles, o de México por los españoles (-por que así se desarrollarían las fuerzas productivas del país colonizado y se avanzaría más rápidamente por el camino de la revolución-), entonces, los “marxistas” deberíamos apuntalar semejante desastre.  

Pero ¿Es posible ser socialista sin ser marxista? creemos que no. Es un absurdo pensar que se puede superar al capitalismo y derrotar al capital sin contar con una herramienta científica perfecta y con el arma más eficaz que es el marxismo. 

El marxismo, como cualquier otra ciencia, no representa, de ninguna manera, la suma de las opiniones de Marx emitidas sobre los diversos temas de su época, sino, más bien, el producto histórico y científico de las interpretaciones de las teorías de Marx (desarrolladas a partir de las famosas “Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo”: la filosofía clásica alemana, la economía política inglesa y el socialismo francés). Pero también el marxismo se alimenta del aporte de muchos tantos otros pensadores de todos los tiempos (del pasado y del presente) como Gramsci, Ernesto Ché Guevara, Mariátegui, y Fidel Castro, entre otros. En resumen, el marxismo es una ciencia que se nutre de toda la obra de creación humana que le antecedió y precedió; que sitúa al hombre no sólo como centro de sus preocupaciones filosóficas, sino que propone las vías para su emancipación, proyectando la formación de un hombre nuevo. "... la esencia humana no es algo abstracto inherente a cada individuo. Es, en su realidad, el conjunto de sus relaciones sociales" Carlos Marx. 

Nosotros interpretamos las palabras del Comandante Chávez de una manera muy diferente, pues, creemos que sus críticas no se dirigen contra la ciencia del marxismo como tal, sino, más bien, contra las erradas opiniones que, como ser humano que era Carlos Marx, emitió. Pero también contra esas equivocadas interpretaciones maniatadas de muchos tergiversadores de oficio del marxismo, que tanto daño han hecho a las ideas y las banderas del socialismo, valga decir: interpretaciones “anti-marxistas” del marxismo de algunos seudo-marxistas. 

Es el absurdo dogmatismo que los esteriliza y los disocia. Para el Camarada Manuel Valladares, “estos compañeros han perdido la brújula del marxismo cuando extraviaron o echaron al basurero lo científico del marxismo: la dialéctica”.       

No inventamos la rueda cuando afirmamos que el Comandante Chávez es un auténtico marxista, que recoge lo mejor del materialismo histórico de nuestro país; interpreta de manera correcta nuestras realidades y fortalezas, e identifica las causas de las desgracias y miserias de nuestra sociedad, y plantea de forma correcta la dialéctica (unidad y lucha de contrarios) para transformarla. El Comandante  Chávez es, lo que él mismo, en una ocasión dijo ser: un radical (por eso de ir a las raíces). Pero, como ser humano al fin (-al igual que Marx-) también comete errores, y es, al igual que muchos, víctima de semejantes y falsas interpretaciones por sus ideas y propuestas. ¡Quien esté libre de errores que lance la primera piedra!  

Tampoco exageramos cuando decimos que Chávez es un marxista convencido, y uno de los mejores. No de esos que se la pasan filosofando en mitines y foros en lugar de transformar la realidad -a los que el mismo Marx tanto criticaba-. No. Chávez es un marxista práctico. Con mucho dominio de la teoría, pero es más práctico que filósofo. Aunque el mismo se niegue, es así. Porque marxista no es aquel quien milita o el que haya militado en un partido comunista; o quien se la pase haciendo citas de Marx, etc. No. Ejemplos hay muchos. Solo con estudiar a la actual dirigencia del PCV pudiéramos comprender lo que decimos (-hacemos salvedad de las bases del PCV-). Tampoco exageramos cuando decimos que existen más marxistas fuera de ese partido que dentro de él. Lo que en realidad no existe es la propiedad intelectual sobre el marxismo. 

Chávez es marxista porque es un ser cabal; consecuente en la teoría y la practica;  realista y dialéctico. Porque entiende ser el catalizador para los cambios revolucionarios y no anda a la espera de que estén dadas las condiciones (objetivas y subjetivas) para hacer la revolución; porque aplica con habilidad la "unidad y lucha de contrarios"; porque comprende y separa lo estratégico de lo táctico; porque no solo plantea superar al capitalismo, sino, más bien, acabar con el Capital y construir nuestro socialismo con base a nuestras propias particularidades, sin utilizar las herramientas mellas de lo viejo. Porque entiende que la Propiedad Social de los medios de producción es determinante para la construcción del socialismo. Porque no se puede ser guevarista sin ser marxista, y menos aun ser bolivariano, cristiano, maoista, fidelista, leninista, mariateguista, etc., sin ser marxista, y viceversa. El socialismo es también cristianismo, guevarismo, leninismo, bolivariano, marxismo, etc. 

 
Lo que más desequilibra a la seudo-izquierda es no haber podido enclaustrar bajo una orientación ideológica al Comandante Chávez. Lo catalogan de indefinido y lo acusan de impostor, revisionista, trotskista, militarista, de reformista y de apoyar a la burguesía etc., y en ocasiones se contradicen aceptando sus cualidades revolucionarias. Perdidos en sus dogmas estos compañeros no comprenderán nunca la dialéctica del verdadero revolucionario que camina sobre la tierra. 

El intelectual y teólogo de la liberación Frei Betto, (oriundo de Brasil) en una ocasión dijo que “la definición política del socialismo es el amor”. Entonces, ¡ Chávez es el mayor pregonero del amor ! 

[email protected]

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3060 veces.