Monolitos Decorativos=Derecha Endógena

¿Solo o mal acompañado?

No deja de ser un dilema la confusión tan grande entre diferentes tendencias, corrientes, grupos, grupúsculos, grupitos, tertulias o reuniones de tres, en la variopinta y “democrática” forma de concebir la Revolución.
 
Un hecho evidente es la formación, división, nuevas formaciones y divisiones de grupos que apoyan este proyecto, unos movidos por intereses económicos, otros por su intelectualidad erudita, algunos por rebeldía, otros simplemente porque les da la gana, los menos, por convicción. ¿Qué esta pasando?
 
El PSUV, para algunos, es la continuidad de privilegios y vicios que contribuyeron a que fuese desplazado el MVR del escenario político. Los que creemos en esta Revolución como única alternativa de justicia social y el bienestar común, el PSUV es una esperanza en medio de la perversión con que se conducen muchos “líderes” (líderes hoy, brazo político y económico de la derecha endógena).
 
Las parcelas políticas están claramente demarcadas y estructuradas en el aun no naciente PSUV, lo que demuestra un bajo nivel de conciencia y preparación ideológica de los motolitos decorativos (derecha endógena) al pretender fracturar un partido que el único fin que persigue, es la unidad, distorsión que enfrenta a un colectivo con la derecha endógena para que no termine adueñándose y monopolizando a el Partido. ¡Qué vaina!
 
Todo tendría sentido pragmático si las diferencias fueran en el campo de las ideas, lamentablemente no es así, se trata de la defensa de parcelas, que les permitirían alzarse con los elegidos a gobernaciones y alcaldías, el único fin del poder político es el económico, de esta manera conciben el poder a través del Partido. Los monolitos decorativos no buscan el bien común, mientras que el otro grupo, corriente o tendencia, (la gran mayoría del pueblo venezolano que apoya este proceso) sí.
 
¿Cuantos disfraces hemos tenido que permitir aguantar en estos nueve años de lucha continua, en procura de adecentar y formar un nuevo país y una organización al servicio de todos? Mis recuerdos se pierden en el tiempo. Creo estamos muy distante de esa utopía. Después de conformado el PSUV, deberá realizarse un proceso de depuración que permita sincerar la militancia verdaderamente comprometida de la corrompida, como vía para el fortalecimiento de dicha organización. Posterior a ello deberá iniciarse un proceso de formación política e ideológica, que arme de ideas y conciencia humanista a la futura militancia, la comprensión analítica del mundo de hoy y su diversidad política. Dar herramientas necesarias para la lucha en el campo de las ideas, una ideología sencilla, que acerque al militante en su proceso de formación hacia el nuevo modelo de hombre y mujer que reclama la Patria en la construcción de ese Socialismo que denominamos del Siglo XXI. Un complemento de esa formación autodidacta que ya ha comenzado.
 
La indigente posición de grupos que se han conformado en la búsqueda de afectos a proyectos mezquinos de carácter individual, surge como respuesta al conformismo con que muchos han visto la organización del futuro partido. La apatía, producto de sentirse desplazados por los oportunitas, crea el caldo de cultivo para que estos grupos se afiancen y fortalezcan en el seno de la aun no naciente organización política, soporte organizacional de la Revolución.  La inercia política en que muchos compañeros se han sumergido después del revés del 2 de diciembre, es otra variante que condiciona el avance de estos grupos. Observar con pasividad como se desmontan nuestros sueños de vivir en un país mejor, es hacerle el juego a esta derecha endógena, y dejar completamente neutralizado y secuestrado a nuestro máximo Líder en su campo de acción.
 
Reflexión que cada de uno de nosotros debe hacerse, para de esta manera, revertir que nos ganen la partida y con ello, el sueño tan maravilloso que hoy encarna nuestro Líder fundamental, como lo es llevar la mayor suma de felicidad a todos y el bienestar y la justicia social. Debemos sincerar nuestras posiciones y fortalecer el camino que nos hemos trazado, allanar nuestra conciencia de sabiduría y enrumbarla a la derrota de quienes pretenden quitarnos nuestros sueños (monolitos decorativos=derecha endógena) y la inclusión de todos en una Patria hermosa y llena de amor.
 
No hay nada más excluyente que ser pobre.
 
Patria, Socialismo o Muerte…
Venceremos.
 
Mis bitácoras:
 

Esta nota ha sido leída aproximadamente 6546 veces.

Ricardo Abud


Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas